El Burgo de Osma (Soria) (EFEAGRO).- Maxim Huerta ofició de pregonero de estas jornadas, declaradas fiesta de interés turístico nacional y que, organizadas por el restaurante Virrey Palafox, se celebra todos los fines de semana hasta el 9 de abril con la previsión de sentar en la mesa a cerca de 9.000 comensales.

El periodista y escritor aseguró que no entiende las críticas a la tradición de las matanzas, y ni se las plantea, “salvo que seas vegano”.

Se trata de “un sabor y una comida” que probamos todos; no es una tradición negativa”, defendió.

El periodista y escritor aseguró que no entiende las críticas a la tradición de las matanzas, y ni se las plantea, “salvo que seas vegano”

El periodista, que confesó tener “buen saque”, sucede como pregonero de las jornadas al cocinero Pepe Rodríguez, en un listado donde también han oficiado Camilo José Cela, Luis del Olmo, Chumi Chumez, Javier Pérez de Andrés o Fernando Sánchez Dragó.

Maxim Huerta y el valor de una tradición como comer cerdo

Los comensales de esta jornada inaugural pudieron presenciar el primer ritual de la matanza del 2017 y después, en la mesa, disfrutar de un menú de veintidós platos relacionados con el mundo del cerdo, con una fusión de los fogones tradicionales y la cocina más moderna.

El jefe de cocina del restaurante, Francisco de Gregorio, aseguró que cada fin de semana se sirven en la mesa mil kilogramos de carne de cochino, sacando provecho a sus diferentes texturas, y con alguna novedad todos los años.

Este año se consumirán entre 15.000 a 20.000 kilogramos de cochino durante las jornadas.

A grandes cifras, cada persona puede comer una media de dos kilos en la comida, cuando un estómago medio se puede llenar con tres.

Este evento gastronómico ha sentado en la mesa, en toda su historia, a cerca de 400.000 comensales.

Jornadas gastronómicas de la Matanza

La idea de crear unas jornadas gastronómicas de la Matanza surgió en 1974, cuando el Virrey Palafox convocó un concurso de cocina sobre platos típicos sorianos y comprobó que muchos de ellos tenían al cerdo y sus derivados como ingredientes principales, en una época donde la matanza domiciliaria empezaba a estar en regresión.

Un año después, y con la ayuda del entonces cronista oficial de Soria y director de la desaparecida cabecera “Campo Soriano”, Miguel Moreno, se puso en marcha la primera edición.

MAXIM HUERTA DEFIENDE EL SABOR DE LA COCINA DE TRADICIÓN COMO LA MATANZA

EFE/WIFREDO GARCÍA

Desde entonces, este restaurante, que regenta la familia Martínez Soto, ha sabido mantener un ambiente familiar, con la música de fondo de los gaiteros, uno de los secretos del mantenimiento de esta tradición, según el director de las jornadas, Armando García.

En la apertura de estas jornadas rito-gastronómicas, se entregó el diploma de “Matancero de honor” al director del Museo Arqueológico Regional de la Comunidad de Madrid, Enrique Baquedano, “por ejercer de soriano y defender la provincia allí donde ha estado”.

También recibió este reconocimiento el escritor leonés Julio Llamazares, vinculado desde siempre con el mundo rural, y el coworking El Hueco de Soria, “por apoyar y fomentar iniciativas y emprendimientos basados en ideas transformadoras” y al músico Fernando Óscar Pérez, “por su labor de divulgación de la cultura.popular”.EFEAGRO

 

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.