Alberto Morillas, la nariz con más prestigio internacional. EFE. Alberto Morillas, la nariz con más prestigio internacional. EFE.

Alberto Morillas: El perfume de la reina Letizia sería único con glamur real

Alberto Morillas considera que el perfume de la reina Letizia debe ser “único”, con “mucha calidad”, que aúne “simplicidad elegante y glamur real”

Madrid,  (EFE).- Detrás de fragancias de gran éxito y aromas que seducen allá por donde pasan, se encuentra una de las narices más sagaces del mundo, el perfumista, Alberto Morillas, quien considera que el perfume de la reina Letizia debe ser “único“, con “mucha calidad“, que aúne “simplicidad elegante y glamur real“.
“Como solo conozco a la Reina por su imagen pública de representación, haría un perfume totalmente especial y único que combine la simplicidad elegante con glamur real y, sobre todo, mucha calidad”, explica en una entrevista a EFE Alberto Morillas, la nariz con más prestigio internacional.
Este sevillano, de sonrisa fácil y trato amable, añade que si tuviera que aconsejar a una reina sobre cómo debe ser su perfume, “lo veo como un sueño intangible e inmortal”.
Y es que este andaluz, que siendo un niño emigró a Suiza, donde su pasión por los aromas le llevó hasta Firmenich, empresa en la que se formó y en la que aún continúa cosechando éxitos desde hace más de treinta y cinco años, es un trabajador infatigable, al que le mueve la creatividad.
Los tiempos cambian, y los perfumes, también. Ya no existe “fidelidad” a un perfume, ahora se utilizan en función del estado de ánimo, del lugar a dónde se vaya o dependiendo de con quién se quede.

Alberto Morillas, la nariz más prestigiosa

Como en la moda, en los perfumes también existen tendencias. “Ahora se llevan las notas frutales, las florales exóticas, las de vainilla y caramelo son tendencias de máxima actualidad, pero también hay muchísimas que conviven con las actuales”, dice este perfumista que no se olvida del olor del azahar y del incienso sevillano.
Su vida son las fragancias, los aromas y olores que han crecido junto a él, como “el jabón Heno de Pravia, el jazmín de Sevilla o la ropa recién lavada y colgada al sol”, asegura este perfumista que tiene entre manos muchos proyectos.
Proyectos que son “secretos” mientras no están lanzados, y entre ellos, algunas nuevas fragancias que van a sorprender a los amantes de los perfumes.

Alberto Morillas, la nariz con más prestigio internacional.

Alberto Morillas, la nariz con más prestigio internacional.EFE

Después de una trayectoria de tantos trajes aromáticos a medida para firmas de todo el mundo, no siente “vértigo” ante un nuevo encargo, sino “alegría y entusiasmo, hacer perfumes es mi pasión”, dice Morillas, quien vive en Ginebra y ha pasado por Madrid para recibir un premio por ser elegido como uno de los diez iconos de “The Passion behind Perfection by Tanqueray No.TEN”.

Reconoce que la inspiración le viene de muchas fuentes bien sea una obra de arte, una escultura, un paisaje o un viaje

Son muchas las fórmulas aromáticas que ha escrito a lo largo de su carrera, aromas que ha traducido en perfumes como el olor de la flor con agua, pero su última pasión la ha encontrado en nuevas notas de vetiver y en el cedro de Alaska.
Con trabajo y tesón ha conseguido formular aromas que tenía en la pituitaria desde su niñez, como el olor que la lluvia deja en Andalucía, “aunque no es fácil, la elaboración de un perfume nuevo es muy larga, puede llevar dos años”.
Reconoce que la inspiración le viene de muchas fuentes bien sea una obra de arte, una escultura, un paisaje o un viaje, “en la India descubrí el jazmín de Sambac, de una calidad excepcional, también el sándalo”, cuenta Morillas, quien asegura que también le seducen las especias, la cultura y la comida hindú.
Pero ante un nuevo perfume, se refugia en la formulación y encuentra la inspiración en la propia marca, “su fuerza de creación, lo mejor de sus valores, su imagen y, por su puesto, su nombre”.
Su mayor éxito ha sido CK One de Calvin Klein, con el que disfrutó dando a conocer al mundo entero sus recuerdos de su infancia sevillana. “Este perfume me ha dado muchas alegrías, lo hice interpretando el frescor de Andalucía para una marca universal y que ha tenido mucho éxito”.

 

“En todas mis creaciones hay un poco de mí”

Considera que existe la fórmula mágica para que un perfume tenga reconocimiento, y recuerda la creación de 212 de Carolina Herrera, “un aroma en el que transcribí en perfume la fuerza de Nueva York en ese momento, su vibrante energía, su atractiva y seductora personalidad”.
Por ahora, Morillas continúa trabajando para firmas importantísimas, aún no tiene pensado crear su propio perfume porque “en todas mis creaciones hay un poco de mí”.
Es capaz de reconocer miles de aromas, de componer miles de fragancias, pero sabe que un perfume tiene que tener alma, “eso que no se ve ni se huele, pero lo hace único y especial. EFE

Tagged with:
Posted in Personajes

Efe Estilo en Twitter
EFEverdeEFEagroEFEempresasEfe salud
Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies