Alex Rovira invita en su último libro a Alex Rovira invita en su último libro a "des-cubrir" la Alegría que llevamos dento. EFE/ unsplash

Alex Rovira invita en su último libro a “des-cubrir” la Alegría que llevamos dentro

Alegría (Zenith-Planeta), el nuevo libro de Álex Rovira que explora las dimensiones de la alegría, un estado de ánimo “alcanzable” que todos llevamos dentro

Madrid, oct, 2017 (EFE).- Álex Rovira, en su nuevo libro Alegría (Zenith-Planeta), que ha escrito junto al periodista Francesc Miralles, explora las dimensiones de la alegría, un estado de ánimo “alcanzable” que “todos llevamos dentro”, aunque “a veces se encuentra tan escondido que somos incapaces de verlo”, según explica en la obra.

alegria

Alex Rovira invita en su último libro a “des-cubrir” la Alegría que llevamos dentro. EFE

Álex Rovira nos invita a descubrir la alegría

El libro, de autoayuda, comienza con una cita del poeta y novelista árabe Kahlil Gibran que dice así: “Cuando te sientas feliz, mira al fondo de tu corazón, y verás que lo mismo que te dio dolor, te está dando alegría. Cuando te sientas triste, mira otra vez dentro de tu corazón, y verás que en verdad estás llorando por aquello que te había dado placer”.

Un punto de partida en el que vincula alegría y felicidad, dos “muy distintas”, según Rovira, porque mientras la felicidad es “compleja e individual”, la alegría es “sencilla, directa, evidente y está al alcance de todos”.

La alegría es una de las emociones “más básicas” del ser humano, que “siempre está ahí” independientemente de las difíciles situaciones a las que nos enfrentemos, un “secreto abierto tan obvio que lo obviamos, tan evidente que no la vemos”, explica en las páginas de “Alegría”.

30 cartas hacia un “querido amigo” que lo está pasando mal

“querido amigo…”

El libro se compone de un total de treinta cartas escritas y firmadas bajo las iniciales Y.M y dirigidas a un arquetipo de amigo que vive desmotivado, desilusionado y rozando la depresión.

alegria

treinta cartas a “mi querido amigo”. EFE/ unsplash

Para Rovira, las preocupaciones, prejuicios, miedos, complejos, deseos innecesarios y vanidad minan la alegría, por ello propone al final de cada capítulo un ejercicio práctico a modo de entrenamiento, “una rehabilitación para recuperar la alegría”.

La alegría de las pequeñas cosas

La alegría de las pequeñas coasa. EFE/ unsplash

Uno de los ejercicios que propone es hacer “nuestro propio inventario de la alegría”, y cita, como ejemplo, la célebre lista de pequeñas cosas que al poeta Brecht, le proporcionaban dicha y placer:

“La primera mirada por la ventana al despertarse,

el viejo libro vuelto a encontrar,

rostros entusiasmados,

nieve,

el cambio de las estaciones,

el periódico,

el perro,

la dialéctica,

ducharse,

nadar,

música antigua,

zapatos cómodos,

comprender,

música nueva,

escribir,

plantar,

viajar,

cantar,

ser amable”

“¿Te has planteado, querido amigo, qué cosas despiertan en ti esa euforia? ¿Has hecho ya tu inventario de la alegría?”, se pregunta el autor.

Rovira explica lo “paradójico” que resulta que en ” nuestra búsqueda incansable” de la felicidad, rara vez se encuentren los elementos de los que hablaba Brecht, las cosas “simples” que nos aportan alegría.

La alegría en nuestro entorno

alegria

La alegría de nuestro entorno. EFE/ unsplash

El autor de “La buena suerte” parafrasea el dicho popular “dime con quién vas y te diré quién eres” para explicar que el entorno afecta directamente en la vida y el estado de ánimo de las personas, por ello, propone a su “depresivo amigo” analizar a las 5 personas “más cercanas” y anima a “dar de lado” a todas aquellas que no le aporten “nada bueno”.

Habla de la importancia de las relaciones personales, del “peso” de un abrazo o de una caricia, y de que el “verdadero” valor de la amistad y del amor se encuentra en la libertad.

Afirma que “no hay felicidad ni alegría si no nos sentimos libres” y sobre esta cuestión menciona las palabras de Fritz Perls, creador de la Gestalt:

“Yo no estoy en el mundo para cumplir tus expectativas, tú no estás en el mundo para cumplir las mías”, es una invitación a “tomar responsabilidad” sobre la propia alegría sin atender a exigencias que proceden de fuera.

La alegría de aprender a mirar

alegria

La alegría de aprender a mirar. EFE/ unsplash

El escritor revela que la clave para “des-cubrir” la alegría es tan “simple” como aprender a mirar desde una óptica distinta porque “nuestra forma de mirar es la que afea la belleza que nos rodea”.

Nuevamente bajo las iniciales Y. M propone a su “desconsolado destinatario” un proceso de transformación que propone salir de la zona de confort, aceptar los posibles fracasos, intentar conquistar lo que le parece “imposible” pero, sobre todo, “no dejar de hacer camino”.

“Desconozco mi futuro, pero quiero lograrlo. Puede que fracase, pero la vida me entregará todos los regalos mientras camine. Vale la pena, literalmente, y te va la vida en ello. Recibe un abrazo transformador” Y.M

Alegría del presente. EFE/ unsplash

El pasado y el futuro en el proceso de transformación

 

Durante el proceso de transformación, el autor habla del miedo como una emoción “natural” que aparece pero que “no debemos permitir que nos frene” y expone dos situaciones “habituales” que teme no poder cambiar.

Habla del pasado y del futuro

y de que no vivimos el momento presente

“Intuyo amigo mío, que la tristeza está contigo porque no estás presente, saca de tus ojos la venda del pasado y del futuro porque en ninguno hallarás jamás la alegría. Existió en el pasado, obviamente, existirá en el futuro, quizás, pero ahora son solo recuerdos y fantasías que se alejan de la realidad”.

Elimina las piedras de la vida

Muy próximo al final del libro, Rovira propone eliminar las piedras de la vida que “se nos van colando en el calzado y que llegan a dañarnos si no nos descalzamos y ponemos remedio”.

alegria

Piedras en el zapato. EFE/ unsplash

Con la metáfora de “las piedras en el zapato” el autor evidencia que las personas actúan “dejando pasar” determinadas situaciones con la intención de que estas se resuelvan con el paso del tiempo, cuando en la “mayoría” de ocasiones esa actitud “perezosa o testaruda” hará de las piedras verdaderos problemas emocionales “tóxicos y asfixiantes”.

Por ello, es necesario “hacer limpieza” y quitar todo aquello que sobra y que impiden seguir el camino con comodidad y amabilidad.

Planta propósitos

planta propósitos. EFE/ unsplash

Una vez suprimido aquello que hiere es necesario germinar nuevos propósitos, proyectos y semillas, “sembrar a diario las oportunidades de crear experiencias nuevas, así como, prepararnos para que cuando florezcan esas oportunidades, seamos capaces de ver la ventana abierta hacia ese nuevo mundo al que tanto esfuerzo hemos dedicado”.

Y vuela con las alas de la confianza

Para finalizar, el autor parafrasea al poeta León Felipe e invita a “dejar atrás” el miedo al fracaso para poder abrir “las alas de la confianza”.

alegria

Vuela con las alas de la confianza. EFE/ fuente unsplash

“Aguardad vuestro turno con paciencia y con fe, que hay más estrellas que hombres y hay alas para todos”.

En resumen, “la alegría no se puede buscar, no se puede comprar, no te la puede dar nadie, porque la alegría tiene una puerta que solo puede ser abierta por ti y desde dentro”, afirman con rotundidad Álex Rovira y Francesc Miralles.

EFEverdeEFEagroEFEempresasEfe salud

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies