• mas infoSensual y divertido, el bikini es el gran amor del verano.Sensual y divertido, el bikini es el gran amor del verano.Sensual y divertido, el bikini es el gran amor del verano.
  • mas infoEl bikini nació con vocación de destapar más que de taparEl bikini nació con vocación de destapar más que de taparEl bikini nació con vocación de destapar más que de tapar
  • mas infoEl bikini nació con vocación de destapar más que de taparEl bikini nació con vocación de destapar más que de taparEl bikini nació con vocación de destapar más que de tapar
  • mas infoEl bikini nació con vocación de destapar más que de taparEl bikini nació con vocación de destapar más que de taparEl bikini nació con vocación de destapar más que de tapar
  • mas infoEl bikini nació con vocación de destapar más que de taparEl bikini nació con vocación de destapar más que de taparEl bikini nació con vocación de destapar más que de tapar
Sensual y divertido, el bikini es el gran amor del verano.El bikini nació con vocación de destapar más que de taparEl bikini nació con vocación de destapar más que de taparEl bikini nació con vocación de destapar más que de taparEl bikini nació con vocación de destapar más que de tapar

El bikini, a sus 69 años, un amor de verano

Sensual y divertido, el bikini es el gran amor del verano. Nació con vocación de destapar más que de tapar y celebra su día internacional más sexi y con menos tela que nunca.

A sus 69 años, el traje de baño de dos piezas vive una madurez en todo su esplendor. De neopreno, estilo pin up, o de coloristas estampados… hoy en día hay biquinis para todos los gustos y la mayoría de las mujeres optan por él frente al bañador.

Sin embargo, sus orígenes no fueron nada fáciles. El ingeniero francés Louis Réard, experto en automóviles, se atrevió a acortar el largo del traje de baño y provocó una gran revolución en el mundo de la moda.

Lo bautizó con el nombre de “Bikini” como el atolón ubicado en las islas Marshall, en el Pácifico, y el día de su presentación ninguna modelo se atrevió a lucirlo, tuvo que recurrir a la “vedette” Michele Vernadini.

En una sociedad que todavía trataba de asimilar el hecho de ver a las mujeres en bañador, el dos piezas cayó como una bomba. Precisamente esta es la razón por la que el biquini adoptó tan exótico nombre.

El bikini nació con vocación de destapar más que de tapar

El bikini nació con vocación de destapar más que de tapar

Aunque estuvo prohibido en países, el bikini tomo fuerza gracias a que actrices como Raquel Welch, Ursula Andress o Brigitte Bardot que lo lucieron en la gran pantalla, actrices que ayudaron a popularizar con su imagen esta prenda de lo más explosiva.

Es la prenda de baño favorita de las mujeres y, sin embargo, ellas mismas la repudiaron cuando vio la luz en 1946. La mentalidad conservadora de aquellos años hizo que ninguna se atreviese a enseñar al mundo el invento del ingeniero mecánico.

Aunque tradicionalmente Louis Réard es considerado el padre del biquini, esta prenda ya tenía su historia. Una historia perdida en el tiempo que se remonta al año 1.600 antes de Cristo y que prueban unos mosaicos de una villa siciliana donde aparece un grupo de mujeres vistiendo el dos piezas.

Los primeros trajes de baño eran un vestido corto sobre pantalones, ideados para que la mujer se refrescara en la orilla del mar a mediados siglo XIX, cuando los emperadores de Francia, Napoleón III y Eugenia de Montijo veraneaban en Biarritz.

Una mujer “decente” no podía enseñar mas de la cuenta. En 1907, la nadadora Annette Kellerman fue arrestada por exhibicionismo en Boston, su bañador era demasiado ajustado.

En los felices años 20, los bañadores evolucionaron hacia una especie de maillots a medio muslo con una sobre falda por encima de la rodilla. Unos años antes Patou lo presenta de punto elástico y en una sola pieza.Después, Coco Chanel se encargó de dinamizar el traje de baño y puso de moda el bronceado.

En los años 40, el bikini, tras pasar la censura y estar obligado a tapar el ombligo femenino, vivió un auténtico romance con el cine, prueba de ellos son las fabulosas escenas de Esther Williams en la película “Escuela de Sirenas”, así como los estupendos bañadores de braguita alta que exhibieron estrellas como Marylin Monroe, Rita Hayworth o Ava Gardner.

El bikini nació con vocación de destapar más que de tapar

El bikini nació con vocación de destapar más que de tapar

Quién le iba a decir a su creador que años después hasta la mismísima Brigitte Bardot iba a vestir encantada el dos piezas para la película “Y Dios creó a la mujer”, de 1956. La imagen de la famosa actriz francesa en plena promoción, tumbada en la playa de Cannes con gran parte de su cuerpo al descubierto atrajo las miradas de cientos de curiosos.

Todavía en los años 50 el biquini vivía arrinconado frente a unos bañadores tipo corsé, más incómodos pero que disimulaban las imperfecciones femeninas.

Para que el dos piezas consiguiese empezar a despegar, fue necesario sumar a la improvisada campaña de Brigitte Bardot la de otras grandes estrellas del celuloide como Marilyn Monroe.

Ya en los años 60, cuando las mujeres decidieron rebelarse y enseñar el ombligo, una bella Ursula Andress surgía de entre las agua con un biquini de infarto en la ‘Doctor No’ (1962), y Raquel Welch en ‘One million years B.C.’ (1966)

En los años 70 se empezó a popularizar el bikini tanga, muy relacionado a Brasil. En los años ochenta se pusieron de moda los bikinis de ganchillo. Las más atrevidas optaron por desprenderse de la parte de arriba y hacer top less.

La década de los 90 dio paso al recato con una estética de baño minimalista con modelos de bragas alta que invitaban a lucir a la mujer pierna como tantas veces lo hacían las supermodelos como Claudia Schiffer o Cindy Crawford.

Isabeli Fontana luce un  bikini.

Isabeli Fontana luce un bikini.

Otro de los bañadores más icónicos de esta década, siguiendo la misma tendencia, fue el explosivo modelo que lucía Pamela Anderson en la serie ‘Los Vigilantes de la Playa’.

En el siglo XXI, esta minúscula prenda brilla con propuestas vintage, un popurrí de todas las décadas anteriores.

Este verano, el biquini marca tendencia y se impone más sexi que nunca en tonos flúor y tejidos tan brillantes como el charol. Larga vida al bikini.

 

Tagged with:
Posted in Moda

Efe Estilo en Twitter
EFEEMPRESASEFEturPractica españolEFEagro
Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies