Álvaro Cervantes, encarna a Carlos I de España. Javier Agustín/EFEÁlvaro Cervantes, encarna a Carlos I de España. Javier Agustín/EFE

Carlos, Rey Emperador, el lujo en el vestir del siglo XVI

La serie de televisión española, “Carlos, Rey Emperador”, atrapa a los espectadores de “Isabel”, dos series históricas que se ha encargado de vestir el diseñador de vestuario Pepe Reyes

Madrid, sep (EFE).- Rojo bermellón, amarillos intensos, delicadas sedas, exquisitos brocados, colores y texturas de los trajes que luce Isabel de Portugal, Leonor de Austria, Francisca de Foix, Francisco I de Francia y “Carlos, Rey Emperador”, el lujo del siglo XVI transita en esta serie histórica que emite Televisión Española.

Imagen de la coronación de Carlos. Javier de Agustín/EFE

Imagen de la coronación de Carlos. Javier de Agustín/EFE

Pepe Reyes, creador del vestuario de películas como “Hable con ella” y “La mala educación”, ambas de Pedro Almodóvar, o series como “La República” e “Isabel”, es quien ha diseñado el vestuario de la serie estrella de esta temporada de Televisión Española.

Confección exlusiva

Alrededor del 85 por ciento de los vestidos han sido confeccionados en exclusiva para la serie, todos creados en España, excepto el manto de la coronación de Carlos, que por “coste”, fue cosido en la India, según desvela Reyes.

Blanca Suárez interpreta a Isabel de Portugal y Álvaro Cervantes a Carlos. Javier de Agustín/EFE

Blanca Suárez interpreta a Isabel de Portugal y Álvaro Cervantes a Carlos. Javier de Agustín/EFE

Los cuadros han sido gran parte de la inspiración de sus diseños, además de los libros o incluso “la Catedral de Burgos y las esculturas de sus cornisas, además de películas anteriores sobre la época.

“Todo enriquece, aunque sea para ver lo que no tienes que hacer. Lo bonito es recrearte en el detalle. Me quedo con los libros, soy de los que les gusta llevar peso, los llevo de un lado para otro. Me gusta mirarlos y remirarlos”.

Transformar color y tejido

Reyes advierte de que el vestuario no es una reproducción exacta del de la época. “Muchas veces el tejido o el color se ha transformado con la intención de que favorezca más al actor o para mostrar una paleta de colores más diferenciada”, señala

No salirse del presupuesto también ha provocado cambios en los bordados o en la elaboración de algunos de los trajes.

A pesar de la profusión de trajes que ha tenido que confeccionar para esta serie, el diseñador asegura que supuso un reto mayor crear el vestuario de “Isabel”, la serie que como “Carlos, Rey Emperador” también realizó Diagonal TV.

Un reto

“Nunca hasta Isabel había indagado en un personaje con tanto peso histórico. Me documentaba al mismo tiempo que tenía que estar confeccionado. Aquí ya tengo un conocimientos de mi estudio anterior que me han servido de mucho”, comenta Pepe Reyes.

Sereno y satisfecho del trabajo realizado, asegura que “Carlos ha sido un reto, pero “Isabel” fue una aventura mayor”. Reconoce que nunca, hasta entonces, había profundizado tanto en la historia para crear el vestuario. Una evolución que ha dejado plasmada en los 17 capítulos que cierran este nuevo repaso a la historia de un Rey de España.

Las reinas me inspiran más. Hacer que un hombre resulte elegante es más complicado

“En “Isabel” los cambios se empiezan a ver en la tercera temporada, pero en “Carlos” ya las reminiscencias del Renacimiento son evidentes”. Algo que se refleja en la ostentación del vestuario que luce la realeza y la nobleza “capaz de arruinarse por vestir bordados, botonaduras de brillantes e hilos de oro”. La diferencia es total entre una etapa y otra, resalta el diseñador de vestuario, quien advierte, sin embargo, que los trajes en “Isabel” no era “austera, era sobria y con clara influencia morisca”.

Sedas y damascos

Pepe Reyes desvela que le resulta más difícil vestir a un rey que a una reina. “Las reinas me inspiran más. Hacer que un hombre resulte elegante es más complicado, porque su ropa no debe de ser repetitiva. Es más fácil que una mujer luzca bien, porque sus vestidos dan más juego, las joyas o los tocados, permiten más juego, incluso cuando el vestido es sobrio”.

Sedas, damascos, terciopelos, jaquares “telas que teñimos y reteñimos, hasta conseguir lo que quería”, cuenta Reyes.

Blanca Suárez interpreta a Isabel de Portugal y Álvaro Cervantes a Carlos. En la Imagen en un momento de su enlace. Javier de Agustín/EFE

Blanca Suárez interpreta a Isabel de Portugal y Álvaro Cervantes a Carlos. En la Imagen en un momento de su enlace. Javier de Agustín/EFE

Colores claros, rojo borgoñés o los dorados, “que en cuadros aparecen como amarillos”, son los tonos que más predominan.

“En Castilla he seguido con colores que van desde el granate hasta marrón, mientras que en Francia he optado por gama de los azules y blancos, para dar esa frescura que tienen los personajes y aportar sensualidad a la corte de Francia”.

Antes de saber qué actores encarnarían a los personajes principales, Reyes comenzó a trabajar en los diseños.

“Un actor no puede estar escondido tras el vestuario, debe de hacer crecer al personaje”

En las películas de época hay detalles importantes, como la altura del actor o la actriz, el óvalo de su cara o el color de su cabello que pueden hacer cambiar un diseño.

“Un actor no puede estar escondido tras el vestuario, debe de hacer crecer al personaje. Cuando pienso en un diseño lo hago pensando en el personaje histórico que conozco a través de los retratos, pero cuando llegan los actores siempre hay que dar un giro”.

Cuellos que no “agobien” ni hagan pequeño al actor; tocados que deben servir para engrandecer y no para ocultar o telas que deben acompañar “pero en las que nadie debe tropezar”.

Blanca Suárez interpreta a Isabel de Portugal Javier de Agustín/EFE

Blanca Suárez interpreta a Isabel de Portugal Javier de Agustín/EFE

“Las telas deben moverse con fluidez y los vestidos son pesados, con muchas capas”, como algunas de las prendas de Luisa de Saboya o Leonor de Austria. “A veces, hay que reconducir la moda de la época para que un actor esté cómodo y, por ejemplo, que no arrastre las mangas”.

El más laborioso, el más caro

El diseñador de vestuario explica que el elemento más laborioso, y el que se ha llevado un pellizco del presupuesto, ha sido el manto de la coronación del rey Carlos y no olvida que el vestido de boda de Isabel de Portugal, en rojo, lleva tal profusión de detalles que le dan la entidad “que una reina necesita un día como ese”, su color ha permitido que lo usara en varias ocasiones a lo largo del rodaje.

“Elegimos el rojo porque así aparece en el cuadro que su esposo encargó de ella tras su muerte, donde está retratada con un vestido de ese color”.

Uno de los aderezos que más costó conseguir fue la corona de la proclamación como emperador de Carlos. Manuel García ha sido el encargado de hacer una reproducción en la que con minuciosidad se reproducen unos cuadros religiosos esmaltados, y en la que se incluyen piedras preciosas, también.

Según Reyes, los sombreros y tocados han sido una complicación añadida al vestuario, se podía caer en el ridículo si no hacíamos pruebas suficientes con los actores. A lo largo de todo el proceso de creación se ha intentado que los tocados sean cómodos. “No podían ser exagerados ni quedar en poca cosa, nuestro objetivo ha sido ser fieles a la historia y  acompañar la interpretación del actor”, concluye Pepe Reyes.  EFE

Tagged with: ,
Posted in Cine&tv

Lo más en EFE Estilo
  • Visto
  • Nube de tags

Madrid, sep (EFE).- Rojo bermellón, amarillos intensos, delicadas sedas, exquisitos brocados, colores y texturas de los trajes que luce Isabel de Portugal, Leonor de Austria, Francisca de Foix, Francisco I de Francia y “Carlos, Rey Emperador”, el lujo del siglo XVI transita en esta serie histórica que emite Televisión Española.

Imagen de la coronación de Carlos. Javier de Agustín/EFE

Imagen de la coronación de Carlos. Javier de Agustín/EFE

Pepe Reyes, creador del vestuario de películas como “Hable con ella” y “La mala educación”, ambas de Pedro Almodóvar, o series como “La República” e “Isabel”, es quien ha diseñado el vestuario de la serie estrella de esta temporada de Televisión Española.

Confección exlusiva

Alrededor del 85 por ciento de los vestidos han sido confeccionados en exclusiva para la serie, todos creados en España, excepto el manto de la coronación de Carlos, que por “coste”, fue cosido en la India, según desvela Reyes.

Blanca Suárez interpreta a Isabel de Portugal y Álvaro Cervantes a Carlos. Javier de Agustín/EFE

Blanca Suárez interpreta a Isabel de Portugal y Álvaro Cervantes a Carlos. Javier de Agustín/EFE

Los cuadros han sido gran parte de la inspiración de sus diseños, además de los libros o incluso “la Catedral de Burgos y las esculturas de sus cornisas, además de películas anteriores sobre la época.

“Todo enriquece, aunque sea para ver lo que no tienes que hacer. Lo bonito es recrearte en el detalle. Me quedo con los libros, soy de los que les gusta llevar peso, los llevo de un lado para otro. Me gusta mirarlos y remirarlos”.

Transformar color y tejido

Reyes advierte de que el vestuario no es una reproducción exacta del de la época. “Muchas veces el tejido o el color se ha transformado con la intención de que favorezca más al actor o para mostrar una paleta de colores más diferenciada”, señala

No salirse del presupuesto también ha provocado cambios en los bordados o en la elaboración de algunos de los trajes.

A pesar de la profusión de trajes que ha tenido que confeccionar para esta serie, el diseñador asegura que supuso un reto mayor crear el vestuario de “Isabel”, la serie que como “Carlos, Rey Emperador” también realizó Diagonal TV.

Un reto

“Nunca hasta Isabel había indagado en un personaje con tanto peso histórico. Me documentaba al mismo tiempo que tenía que estar confeccionado. Aquí ya tengo un conocimientos de mi estudio anterior que me han servido de mucho”, comenta Pepe Reyes.

Sereno y satisfecho del trabajo realizado, asegura que “Carlos ha sido un reto, pero “Isabel” fue una aventura mayor”. Reconoce que nunca, hasta entonces, había profundizado tanto en la historia para crear el vestuario. Una evolución que ha dejado plasmada en los 17 capítulos que cierran este nuevo repaso a la historia de un Rey de España.

Las reinas me inspiran más. Hacer que un hombre resulte elegante es más complicado

“En “Isabel” los cambios se empiezan a ver en la tercera temporada, pero en “Carlos” ya las reminiscencias del Renacimiento son evidentes”. Algo que se refleja en la ostentación del vestuario que luce la realeza y la nobleza “capaz de arruinarse por vestir bordados, botonaduras de brillantes e hilos de oro”. La diferencia es total entre una etapa y otra, resalta el diseñador de vestuario, quien advierte, sin embargo, que los trajes en “Isabel” no era “austera, era sobria y con clara influencia morisca”.

Sedas y damascos

Pepe Reyes desvela que le resulta más difícil vestir a un rey que a una reina. “Las reinas me inspiran más. Hacer que un hombre resulte elegante es más complicado, porque su ropa no debe de ser repetitiva. Es más fácil que una mujer luzca bien, porque sus vestidos dan más juego, las joyas o los tocados, permiten más juego, incluso cuando el vestido es sobrio”.

Sedas, damascos, terciopelos, jaquares “telas que teñimos y reteñimos, hasta conseguir lo que quería”, cuenta Reyes.

Blanca Suárez interpreta a Isabel de Portugal y Álvaro Cervantes a Carlos. En la Imagen en un momento de su enlace. Javier de Agustín/EFE

Blanca Suárez interpreta a Isabel de Portugal y Álvaro Cervantes a Carlos. En la Imagen en un momento de su enlace. Javier de Agustín/EFE

Colores claros, rojo borgoñés o los dorados, “que en cuadros aparecen como amarillos”, son los tonos que más predominan.

“En Castilla he seguido con colores que van desde el granate hasta marrón, mientras que en Francia he optado por gama de los azules y blancos, para dar esa frescura que tienen los personajes y aportar sensualidad a la corte de Francia”.

Antes de saber qué actores encarnarían a los personajes principales, Reyes comenzó a trabajar en los diseños.

“Un actor no puede estar escondido tras el vestuario, debe de hacer crecer al personaje”

En las películas de época hay detalles importantes, como la altura del actor o la actriz, el óvalo de su cara o el color de su cabello que pueden hacer cambiar un diseño.

“Un actor no puede estar escondido tras el vestuario, debe de hacer crecer al personaje. Cuando pienso en un diseño lo hago pensando en el personaje histórico que conozco a través de los retratos, pero cuando llegan los actores siempre hay que dar un giro”.

Cuellos que no “agobien” ni hagan pequeño al actor; tocados que deben servir para engrandecer y no para ocultar o telas que deben acompañar “pero en las que nadie debe tropezar”.

Blanca Suárez interpreta a Isabel de Portugal Javier de Agustín/EFE

Blanca Suárez interpreta a Isabel de Portugal Javier de Agustín/EFE

“Las telas deben moverse con fluidez y los vestidos son pesados, con muchas capas”, como algunas de las prendas de Luisa de Saboya o Leonor de Austria. “A veces, hay que reconducir la moda de la época para que un actor esté cómodo y, por ejemplo, que no arrastre las mangas”.

El más laborioso, el más caro

El diseñador de vestuario explica que el elemento más laborioso, y el que se ha llevado un pellizco del presupuesto, ha sido el manto de la coronación del rey Carlos y no olvida que el vestido de boda de Isabel de Portugal, en rojo, lleva tal profusión de detalles que le dan la entidad “que una reina necesita un día como ese”, su color ha permitido que lo usara en varias ocasiones a lo largo del rodaje.

“Elegimos el rojo porque así aparece en el cuadro que su esposo encargó de ella tras su muerte, donde está retratada con un vestido de ese color”.

Uno de los aderezos que más costó conseguir fue la corona de la proclamación como emperador de Carlos. Manuel García ha sido el encargado de hacer una reproducción en la que con minuciosidad se reproducen unos cuadros religiosos esmaltados, y en la que se incluyen piedras preciosas, también.

Según Reyes, los sombreros y tocados han sido una complicación añadida al vestuario, se podía caer en el ridículo si no hacíamos pruebas suficientes con los actores. A lo largo de todo el proceso de creación se ha intentado que los tocados sean cómodos. “No podían ser exagerados ni quedar en poca cosa, nuestro objetivo ha sido ser fieles a la historia y  acompañar la interpretación del actor”, concluye Pepe Reyes.  EFE

Efe Estilo en Twitter
Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies