Alejandro Aravena, Premio Pritzker 2016Alejandro Aravena, Premio Pritzker 2016

El chileno Alejandro Aravena, Pritzker 2016

El arquitecto de 48 años se lleva el premio más importante de arquitectura por sus edificios sostenibles y por solventar problemas de habitabilidad como los provocados por catástrofes naturales como el terremoto y el tsunami de Chile en 2010

Chicago (EE.UU.), 13 ene (EFE).- La arquitectura comprometida del chileno Alejandro Aravena ha sido merecedora del Premio Pritzker 2016, que reconoce así su trabajo para solventar cualquier problema de habitabilidad, incluidos los de los afectados por catástrofes naturales, como el terremoto y el tsunami de Chile en 2010.

Aravena ha sido galardonado por una arquitectura que “conjuga hábilmente la responsabilidad social, las necesidades económicas y el diseño de hábitats humanos”, que ha dado “obras excelentes” tanto en el ámbito público como el privado, según señala el fallo del jurado, anunciado hoy en Chicago (Estados Unidos).

 

Innnovation Center, diseño de Alejandro Aravena, Premio Pritzker 2016

Innovation Center, diseño de Alejandro Aravena, Premio Pritzker 2016

Esta arquitectura ha sido desarrollada principalmente a través del colectivo ELEMENTAL, que él dirige en Santiago y que se centra en proyectos de impacto social e interés público.

Este grupo recibió en 2008 el León de Plata de la Bienal de Arquitectura de Venecia por su empeño en el uso de la arquitectura para “resolver los problemas del mundo real, como son el ambiente, la pobreza y los conflictos sociales”.

Esta labor comprometida está especialmente reflejada en la labor de reconstrucción de la ciudad de Constitución, una de las más devastadas por el terremoto y el tsunami que el 27 de febrero de 2010 sacudió Chile y dejó medio millar de muertos y unos 800.000 damnificados.

 

Architecture School, diseño de Alejandro Aravena, Premio Pritzker 2016

Architecture School, diseño de Alejandro Aravena, Premio Pritzker 2016

La reconstrucción incluye trabajo de emergencia, la elaboración de un plan maestro, el desarrollo de Villa Verde y la construcción del Centro Cultural Constitución.

Pero más allá de su país natal, Aravena (Santiago de Chile, 1967) ha realizado otros proyectos destacados en Estados Unidos, México, China y Suiza, tanto en el ámbito público como privado, como destacó hoy en Chicago el presidente de la Fundación Hyatt, Tom Pritzker.

 

Siamese Tower, diseño de Alejandro Aravena, Premio Pritzker 2016

Siamese Tower, diseño de Alejandro Aravena, Premio Pritzker 2016

A sus 48 años, Aravena se convierte en el cuarto arquitecto latinoamericano en ganar el prestigioso Pritzker, considerado el Nobel de esta disciplina, tras el mexicano Luis Barragán (1980) y los brasileños Oscar Niemeyer (1988) y Paulo Mendes da Rocha (2006).

Su trabajo “da oportunidades económicas a los menos privilegiados, mitiga los efectos de desastres naturales, reduce el consumo de energía y proporciona espacios públicos de bienvenida. Innovador e inspirador, muestra cómo la mejor arquitectura puede mejorar la vida de la gente”, señala el fallo.

“Ningún logro es individual. La arquitectura es una disciplina colectiva. Por eso pensamos, con gratitud, en todas las personas que han contribuido a dar forma a una enorme diversidad de fuerzas en juego”, afirmó Aravena al serle comunicado el galardón.

 

Mathematics-School, diseñado por Alejandro Aravena.Cedida/EFE

Mathematics-School, diseñado por Alejandro Aravena.Cedida/EFE

“El prestigio, el alcance, el peso del premio es tan grande que esperamos usar este momento para explorar nuevos territorios, hacer frente a nuevos desafíos y adentrarnos en otros terrenos de acción”, agregó el arquitecto, en nombre del colectivo ELEMENTAL, que él dirige en Santiago y que se centra en proyectos de impacto social e interés público.

Tras lograr el Pritzker, “el camino no está escrito”, por lo que su plan “es no tener un plan, esperar lo incierto, estar abiertos a lo inesperado”, aseguró Aravena, que también reconoció que tanto él como sus colaboradores están “abrumados, extasiados y felices”.

  Tras lograr el Pritzker, “el camino no está escrito”, por lo que su plan “es no tener un plan, esperar lo incierto, estar abiertos a lo inesperado”, aseguró Aravena, que también reconoció que tanto él como sus colaboradores están “abrumados, extasiados y felices”

El jurado del Pritzker, presidido por Lord Peter Palumbo, destacó los edificios diseñados por Aravena para la Universidad Católica de Chile, en Santiago.

Entre ellos, el Centro de Innovación UC – Anacleto Angelini (2014), las Torres Siamesas (2005), la Facultad de Medicina (2004), la Facultad de Arquitectura (2004) y la Facultad de Matemáticas (1999).

Se trata de unos edificios energéticamente eficientes que responden al clima local de forma innovadora, con fachadas y plantas que proporcionan luz natural a los usuarios y agradables lugares de reunión.

Otro edificio destacado en el fallo es uno que Aravena está construyendo actualmente en Shanghái, de oficinas, para la compañía Novartis, y que cuenta con diferentes espacios para trabajo individual, colectivo, formal e informal.

Una arquitectura de sensaciones

Cuando los miembros del jurado visitaron los proyectos de Aravena, experimentaron una sensación de “maravilla y revelación”. Entendieron que tenía una forma innovadora de crear gran arquitectura y que lo mejor está aún por llegar, explicó Palumbo.

Otros de los edificios diseñados por el arquitecto, formado en la Universidad Católica de Chile y miembro del jurado del Pritzker entre 2009 y 2014, son la residencia de la Universidad de St. Edwards, en Austin (Texas), o una serie de viviendas particulares en Monterrey (México).

Unas casas que se inscriben en el concepto de “la mitad de una buena casa”, que consiste en que el diseño deje espacio para que los residentes completen sus hogares, una idea de ELEMENTAL, que ya ha construido así más de 2.500 unidades de alojamientos sociales de bajo coste.

Aravena dirige desde 2001 este colectivo, un ‘Do Tank’, en oposición a los ‘think tank’, que cuenta como socios con Gonzalo Arteaga, Juan Cerda, Victor Oddó y Diego Torres.

También han diseñado el Paseo Metropolitano, aún en construcción, y el Parque Bicentenario de la Infancia (2012) en Santiago.EFE

Tagged with: , ,
Posted in Personajes

Efe Estilo en Twitter
EFEverdeEFEagroEFEempresasEfe salud
Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies