• Cócteles de cine recuperan destilados nacionales
Cócteles de cine recuperan destilados nacionales
Vuelven a estar de moda cócteles como el old fashioned o el ramos fizz

Cócteles de cine recuperan destilados nacionales

Reinventan conocidos cócteles con dos bebidas tan españolas como el anís y el brandy

Madrid, 26 jun (EFE).- James Bond enseñó a pedir el dry martini, mezclado, no agitado; Tom Cruise puso de moda la coctelería “flair” haciendo malabarismos en “Cocktail” (1988) y, ese mismo año, Mel Gibson y Michelle Pfeiffer popularizaron el tequila sunrise con el filme del mismo nombre, que en España se tituló “Conexión Tequila”.

 

Esta estrecha conexión entre combinados y cine ha llevado a una conocida destilería a reinventar conocidos cócteles con dos bebidas tan españolas como el anís y el brandy, inspirándose en películas y con el objetivo de recuperar la mixología a la hora del aperitivo, más allá de la cerveza y el vino.

 

Los encargados de diseñarlos han sido los cocteleros Sergio Freile y Pedro Martínez, de la Asociación de Barmans de Madrid, quienes defienden el uso de esos destilados nacionales y la recuperación del cóctel como aperitivo.

 

“La función del aperitivo es abrir el apetito. Por eso suele ser un trago corto, generalmente con alcohol, que por su amargor y acidez preparan el estómago para la comida. La cerveza no es recomendable porque empacha”

 

“La función del aperitivo es abrir el apetito. Por eso suele ser un trago corto, generalmente con alcohol, que por su amargor y acidez preparan el estómago para la comida. La cerveza no es recomendable porque empacha”, ha explicado hoy a Efe Pedro Martínez, al frente de la barra del madrileño Beber de Cine.

 

La inspiración ha venido del séptimo arte -“en cuántas películas hemos visto al protagonista tomar un cóctel mientras espera a su pareja”, apunta- y en la tendencia “retro” que marca la mixología actual.

Están de moda cócteles como el old fashioned o el ramos fizz

“Vuelven a estar de moda cócteles como el old fashioned o el ramos fizz, que saltaron de las barras a las pantallas y se popularizaron. Como en el cine y en el cómic, esa línea ‘retro’ llega ahora a la coctelería”, explica Martínez.

 

De ahí el uso de bebidas como el anís y el brandy, que buscan su protagonismo en la que antaño se conoció como la “hora del vermú”. Destilados que imprimen su personalidad a los cócteles y que son “aptos para todos los públicos si se presentan de una forma sugerente y atractiva”.

 

 “La coctelería actual está muy asociada a la alta cocina y puede pensarse que es cara. Pero con el anís y el brandy se consiguen combinados muy asequibles”

 

“La coctelería actual está muy asociada a la alta cocina y puede pensarse que es cara. Pero con el anís y el brandy se consiguen combinados muy asequibles”, asegura.

 

Por ello, basándose en el popular margarita que creó un camarero de Tijuana en honor de Rita Heyworth -Margarita Carmen Cansino antes de su salto a Hollywood- propone el anís sweet & dry, una combinación con anís seco, sour mix y sirope de chocolate, “muy apropiado para tomar antes de zambullirse en la piscina o en el mar”.

 

También el anís sunrise, donde el tequila se sustituye por el destilado nacional, mezclado con zumo de naranja y granadina. “Refrescante para el verano por sus matices cítricos”, explica Pedro Martínez.

 

Vuelve el brandy

 

El coctelero Sergio Freile, también sumiller de Comer de Cine (Madrid), es un férreo defensor del brandy en los combinados, porque “frente a la neutralidad de la ginebra o el vodka, este destilado de uva, de gran calidad, aporta muchos matices”, refiere a Efe.

 

Convencido de que Pedro Almodóvar o Carlos Saura popularizarían los cócteles con anís o brandy con sus películas, como hicieron directores estadounidenses con el bourbon y el whisky, aboga por el protagonismo de los combinados en el aperitivo, “como pasa en Italia con el negroni”, ya que debe ser una bebida “que abra el apetito y en la que el azúcar no transtorne las papilas gustativas”.

 

Entre sus propuestas están el “cóctel aperitivo por excelencia”, una revisión del old fashioned, el primero del que se tiene referencia escrita, en 1806, y puesto al día “al estilo Don Drapper en la serie ‘Mad Men'” con brandy, azúcar mascabado, angostura, soda y piel de naranja, ha detallado.

 

También un brandy fizz basado en el clásico ramos fizz que ayudaba a inspirarse a Teneesse Williams, donde el destilado de vino sustituye al bourbon y se mezcla con sour mix (limón y azúcar), nata líquida, clara de huevo, agua de azahar y soda.

 

“El brandy es algo muy nuestro y no lo estamos explotando como se debiera en coctelería, porque aporta más color, pero también un sabor más complejo”, sostiene.

 

La iniciativa de recuperar la coctelería en un “Verano de Cine” parte del Grupo Osborne, que comercializa marcas como Magno, amparada bajo la denominación específica Brandy de Jerez, y Anís del Mono, entre otras. EFE

 

 

 

Tagged with: ,
Posted in Gourmet

Efe Estilo en Twitter
EFEturbanner_practica-español-300x125EFEempresas
Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies