play EFE/BALLESTEROSEFE/BALLESTEROS

Dani Rovira, maestro de ceremonias con tacones

La 31 edición de lo premios Goya ha transcurrido en un tono “blanco roto”, como el humor que ha practicado Dani Rovira, que ha reivindicado el papel de la mujer en el cine calzando unos zapatos rojos de aguja, en una noche en la que “Tarde para la ira” se ha llevado el Goya a la mejor película

Madrid (EFE).-  Un Dani Rovira que se ha unido a todos los comentarios que muchas actrices han lanzado en la alfombra roja al entrar a la gala como la madrileña Cuca Escribano que lució un chal que llevaba bordado el mensaje “mas personajes femeninos”, una idea que ha subrayado Ruth Díaz, María León, Candela Peña, Carmen Machi, Bárbara Lennie.

Así como la directora de Nely Requera, el vicepresidente de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas, Mariano Barroso y que ha apostillado la propia Ana Belén, cuando ha recogido su Goya de Honor, vestida con un elegante traje azul cielo diseñado por Josep Font, director creativo de Delpozo, firma transformada de la que fue alma máter el fallecido Jesús del Pozo, amigo y diseñador de cabecera de la actriz.

Ana Belén, una de las actrices más respetadas del cine español, con cerca de 50 películas en su haber, ha tenido un discurso emotivo y de recuerdo a todos los que le han acompañado en su trayectoria, y ha tenido al final palabras contundentes: “Salud y trabajo para esta profesión que no se merece tanto desprecio de sus gobernantes”, ha dicho.

Dani Rovira, con tacones y comedido

Rovira, simpático, ágil, tierno y dominado el escenario, se ha vestido también de Superman, pero no ha sido nada irreverente, ya que se ha andado con “pies de plomo” toda la noche, como ya dijo, no sea que luego en twitter, como ocurrió el año pasado, que le persiguieron con críticas muy duras e irrespetuosas.

Aunque, eso sí, ha justificado con humor su tercer año consecutivo como presentador, le ha dicho a Donal Trump que cine se escribe “con i latina”, y ha tenido también alguna pullita contra los políticos, a los que ha espetado que les iba a dedicar el mismo tiempo que ellos habían dedicado al cine, esto es nada, porque pasó de inmediato a otro asunto.

Unos políticos; por cierto, todos vestidos con chaqué, como el ministro de Cultura, Iñígo Méndez de Vigo, el líder de Ciudadanos, Albert Ribera; de Podemos, Pablo Iglesias o de IU; Alberto Garzón vestidos de riguroso chaqué negro.

DANI ROVIRA CONDUCE LA GALA CON TACONES ROJOS

EFE/BALLESTEROS

En contraste con el glamour de las actrices que, en su mayoría, han vestido de color blanco, al que han seguido los rojos y los negros, como el vestido de Penélope Cruz, un diseño de Versace de alta costura,

Con tanta preocupación para que no se alargara la gala, como ya señaló la presidenta de la Academia,Yvonne Blake quien deseaba que durase dos horas y media (ha durado casi tres),la Film Symphony Orquestra ha interpretado en directo diferentes temas de películas marcando los tiempos.

Pero esa presencia de la orquesta también ha dejado el escenario más pequeño y sin mucha emoción, sin coreografías y sin toques de humor, ya que solo se ha visto cantar a los actores en dos ocasiones.

Una de ellas ha sido Manuela Vellés y Andrían Lastra, de la serie de Televisión, Velvet y en otra ocasión a Dani Rovira. Aunque Silvia Pérez Cruz, que se ha llevado a el Goya 2017 a la mejor canción, si ha subido un poco la temperatura con una canción dedicada los desahucios.

Emociones para todos los gustos

Emotivo también ha estado Daniel Gúzman, quien ha recordado que solo el 8 por ciento de los actores vivían de su trabajo, una idea que ha vuelto ha recacalar Emma Suárez, algo escandalizada, mientras que José Antonio Bayona ha reclamado la cultura como un bien necesario.

En la terna de los premiados el actor y director Raúl Arévalo también se ha hecho con el Goya a la mejor dirección novel. Aunque el filme de Jose Antonio Bayona “Un monstruo viene verme” ha logrado nueve goyas, entre ellos, a la mejor dirección.

Y Emma Suárez ha hecho doblete con el Goya a la mejor actriz protagonista por “Julieta” y la estatuilla a la mejor actriz de reparto con “La próxima piel”, un hecho que solo se produjo con Verónica Forqué, en 1988.

Unos estatuillas que han puesto el broche final a una gala, que Dani Robira dice que no se ha arrepentido presentar, aunque ha precisado que cerraba su twitter, y en la que una película de baja producción “Tarde para la ira”, el debut de Raúl Arévalo, deja una buena leyenda, se puede luchar y vencer a los poderosos.-EFE

 

Tagged with: , ,
Posted in Cine&tv

Lo más en EFE Estilo
  • Visto
  • Nube de tags

Madrid (EFE).-  Un Dani Rovira que se ha unido a todos los comentarios que muchas actrices han lanzado en la alfombra roja al entrar a la gala como la madrileña Cuca Escribano que lució un chal que llevaba bordado el mensaje “mas personajes femeninos”, una idea que ha subrayado Ruth Díaz, María León, Candela Peña, Carmen Machi, Bárbara Lennie.

Así como la directora de Nely Requera, el vicepresidente de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas, Mariano Barroso y que ha apostillado la propia Ana Belén, cuando ha recogido su Goya de Honor, vestida con un elegante traje azul cielo diseñado por Josep Font, director creativo de Delpozo, firma transformada de la que fue alma máter el fallecido Jesús del Pozo, amigo y diseñador de cabecera de la actriz.

Ana Belén, una de las actrices más respetadas del cine español, con cerca de 50 películas en su haber, ha tenido un discurso emotivo y de recuerdo a todos los que le han acompañado en su trayectoria, y ha tenido al final palabras contundentes: “Salud y trabajo para esta profesión que no se merece tanto desprecio de sus gobernantes”, ha dicho.

Dani Rovira, con tacones y comedido

Rovira, simpático, ágil, tierno y dominado el escenario, se ha vestido también de Superman, pero no ha sido nada irreverente, ya que se ha andado con “pies de plomo” toda la noche, como ya dijo, no sea que luego en twitter, como ocurrió el año pasado, que le persiguieron con críticas muy duras e irrespetuosas.

Aunque, eso sí, ha justificado con humor su tercer año consecutivo como presentador, le ha dicho a Donal Trump que cine se escribe “con i latina”, y ha tenido también alguna pullita contra los políticos, a los que ha espetado que les iba a dedicar el mismo tiempo que ellos habían dedicado al cine, esto es nada, porque pasó de inmediato a otro asunto.

Unos políticos; por cierto, todos vestidos con chaqué, como el ministro de Cultura, Iñígo Méndez de Vigo, el líder de Ciudadanos, Albert Ribera; de Podemos, Pablo Iglesias o de IU; Alberto Garzón vestidos de riguroso chaqué negro.

DANI ROVIRA CONDUCE LA GALA CON TACONES ROJOS

EFE/BALLESTEROS

En contraste con el glamour de las actrices que, en su mayoría, han vestido de color blanco, al que han seguido los rojos y los negros, como el vestido de Penélope Cruz, un diseño de Versace de alta costura,

Con tanta preocupación para que no se alargara la gala, como ya señaló la presidenta de la Academia,Yvonne Blake quien deseaba que durase dos horas y media (ha durado casi tres),la Film Symphony Orquestra ha interpretado en directo diferentes temas de películas marcando los tiempos.

Pero esa presencia de la orquesta también ha dejado el escenario más pequeño y sin mucha emoción, sin coreografías y sin toques de humor, ya que solo se ha visto cantar a los actores en dos ocasiones.

Una de ellas ha sido Manuela Vellés y Andrían Lastra, de la serie de Televisión, Velvet y en otra ocasión a Dani Rovira. Aunque Silvia Pérez Cruz, que se ha llevado a el Goya 2017 a la mejor canción, si ha subido un poco la temperatura con una canción dedicada los desahucios.

Emociones para todos los gustos

Emotivo también ha estado Daniel Gúzman, quien ha recordado que solo el 8 por ciento de los actores vivían de su trabajo, una idea que ha vuelto ha recacalar Emma Suárez, algo escandalizada, mientras que José Antonio Bayona ha reclamado la cultura como un bien necesario.

En la terna de los premiados el actor y director Raúl Arévalo también se ha hecho con el Goya a la mejor dirección novel. Aunque el filme de Jose Antonio Bayona “Un monstruo viene verme” ha logrado nueve goyas, entre ellos, a la mejor dirección.

Y Emma Suárez ha hecho doblete con el Goya a la mejor actriz protagonista por “Julieta” y la estatuilla a la mejor actriz de reparto con “La próxima piel”, un hecho que solo se produjo con Verónica Forqué, en 1988.

Unos estatuillas que han puesto el broche final a una gala, que Dani Robira dice que no se ha arrepentido presentar, aunque ha precisado que cerraba su twitter, y en la que una película de baja producción “Tarde para la ira”, el debut de Raúl Arévalo, deja una buena leyenda, se puede luchar y vencer a los poderosos.-EFE

 

Efe Estilo en Twitter
Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies