• La La "youtuber" Adelita Power. Cedida
  • Un fotograma de "soy pijo", una parodia musical de Zorman. Cedida
  • Zorman, Adelita Power, Tiparraco y los chicos de Lag, en el taller de youtube. EFE/Lara Barreiro
  • Tiparraco, en una de sus bromas. Cedida
La Un fotograma de "soy pijo", una parodia musical de Zorman. CedidaZorman, Adelita Power, Tiparraco y los chicos de Lag, en el taller de youtube. EFE/Lara BarreiroTiparraco, en una de sus bromas. Cedida
Cómicos en la red

De mecánico a “youtuber”

Jóvenes y graciosos, una nueva generación de informáticos, mecánicos o estudiantes españoles se han convertido en cómicos “autónomos” que, sin horarios, graban sus propios vídeos, los suben a la red, acumulan “likes” y monetizan risas en una experiencia “Youtuber”, que se ha convertido en su modo de vida

Madrid, may (EFE).- La comedia reina en Youtube. Solo los canales sobre videojuegos, que ocupan los primeros puestos de la lista que ordena las cuentas más seguidas en España, son capaces de arrebatarle a la comedia el trono de “lo más visto” en la red.

Aún así, “muchos de los canales de este tipo derivan hacia el humor, un ingrediente esencial para triunfar”, cuenta a Efe Estilo, Melanie Parejo, Gerente de Alianzas de Youtube, que ha reunido a varios de estos cómicos “online” en un taller en Madrid, para celebrar los diez años de la plataforma que ahora paga las facturas de cientos de jóvenes.

Parejo recuerda el caso del El Rubius, el “youtuber” más seguido de España, que “comenzó haciendo “gameplays” -videos de jugadas comentadas- para luego hacer ‘sketches’, bromas, y hacerse con once millones de seguidores al ofrecer “puro entretenimiento” a una audiencia que cualquier programa en prime-time envidiaría.

El camino inverso ha seguido el sevillano que se esconde bajo el alias de Zorman (270.000 seguidores) que, en 2012, vio su vida cambiar en cuestión de días cuando uno de sus vídeos empezó a correr como la pólvora.

Su vídeo “Yo soy cani”, el tercero que subía a la red, hizo que ganase miles de seguidores en una semana: “No es lo mismo que los seguidores vayan llegando gradualmente a tener que asimilar esto de golpe”, explica Zorman, quien ahora ha abierto otro canal para comentar videojuegos, que se suma al oficial.

Avalancha de “likes”

Informático de formación, subió su primera parodia a Youtube, “Yo soy gótico”, para aprender sobre producción de vídeo y edición musical, y “agrandar” su currículum porque “no encontraba trabajo”.

Sus vídeos humorísticos sobre diferentes tribus urbanas le han proporcionado fama, “pero también amenazas”, explica Zorman, que “nunca se consideró el graciosillo del grupo” y que, de hecho, utiliza la apatía y un hablar lacónico como “arma” a la hora de hacer humor.

Aunque la red de redes permita conectar personas donde quiera que estén, paradójicamente, muchos de los creadores de contenido más conocidos de la red acaban mudándose a grandes ciudades.

“Barcelona y Madrid son el epicentro de los ‘youtubers’, porque el contacto con la comunidad atrae más promociones y se conoce a mucha gente,” explica Zorman.

Miles de bromas

A Tiparraco, la mente que está detrás del canal de bromas más importante de España, con 500 mil suscriptores, la fama de internet también lo ha llevado a Madrid.

En su caso, la población más limitada de su Zaragoza natal hacía que lo reconociesen “por lo que la broma no era creíble”, cuenta Tiparraco, quien añade que “el carácter de la gente es más abierto en la capital”, aunque eso no le ha evitado algún enfrentamiento por alguna broma mal llevada.

Adelita Power:  “La mayoría de los ingresos vienen de las promociones que ofrecen las marcas, y no directamente de Youtube”

Después de haberse “buscado la vida desde los 16 años”, cuando empezó como mecánico, probó diversos trabajos, hasta que abandonó su empleo como gerente en una tienda de telefonía para dedicarse por completo a provocar risas en la red, aunque, sin embargo, asegura que de Youtube, “se vive, a secas”.

“Todo depende de la gente que muevas, es muy variable”, explica Tiparraco, aunque se apresura a señalar que, “la mayoría no son ricos”, explicando que el sueldo no le llega para contratar a un cámara profesional, por lo que paga “con cenas” al amigo que lo ayuda a grabar sus vídeos.

Sobre su futuro, nada puede decir, porque “el mundo de Youtube cambia muy rápido”, cuenta el bromista, aunque seguirá en ello “mientras pueda”.

A Adelita Power (180 mil suscriptores) le gustaría trabajar toda su vida en Youtube. “Es hacer lo que me gusta”, explica Abigaíl Frías, el cerebro tras del histriónico personaje de Adelita.

Frías, que abandonó sus estudios universitarios para dedicarse íntegramente a su carrera “online”, explica que “la mayoría de los ingresos vienen de las promociones que ofrecen las marcas, y no directamente de Youtube”.

Y después, ¿la televisión?

Algunas firmas piden que se elabore “un canción sobre ellas, otras que se mencione un concurso o que simplemente se ponga su producto a la vista en la habitación”, cuenta la videobloguera.

“Se podría pagar una hipoteca con los ingresos de Youtube”, opina, aunque “sería algo muy arriesgado, porque es un mundo que cambia muy rápido” y, al depender de la publicidad, tampoco “se cobra igual todos los meses”.

“Casi todos los días tengo que hacer algo de Youtube”, explica la joven, que “cuelga” en la red al menos dos vídeos a la semana, y acaba de crear un canal donde comparte grabaciones de su mascota, un erizo.

Los creadores del canal “Lag”, sin embargo, son “youtubers”, pero no a tiempo completo. Jules, Albert, David y Laura son profesionales del sector audiovisual y han utilizado la plataforma para darse a conocer, lo que les ha proporcionado contratos de colaboración con Sony o el grupo A3media.

“Nos preocupamos mucho por la iluminación, los guiones y la postproducción”, explican los cuatro jóvenes que comparten un sueño: “dedicarse a la ficción, en Youtube o en la plataforma que sea”.

El siguiente nivel, saltar permanentemente a la televisión, o quedarse en la red y ser más grandes, “al final lo deciden las audiencias”, explica la gerente de alianzas de Youtube.

Sacarle partido al click

Hasta el momento, los “youtubers” que han sido fichados por diferentes cadenas no han logrado sobrevivir mucho tiempo en la pequeña pantalla, como sucedió con la videobloguera Isabel Llano, más conocida como Isasaweis, cuyo programa sobre trucos de belleza duró 12 ediciones.

Lo mismo ocurrió con los “youtubers” Loulogio, Bolli y Roc, que aparecieron en el programa Fiesta Suprema en La 2, pero que se dejaron a sus seguidores en la red, de la que continúan viviendo.

“Para obtener dinero de Youtube, el sistema es el siguiente: un creador recibe un correo electrónico invitándolo a monetizar su contenido, puedes firmar un contrato con otra empresa, o incluso solicitarlo directamente”, explica Parejo, que añade que “a parte, están los acuerdos a los que pueden llegar los ‘youtubers’ con otras empresas para anunciar promociones en sus vídeos”.

Para pasar a compartir las ganancias de la inserción de publicidad con la mayor plataforma de vídeos “online”, “se tienen en cuenta las visualizaciones, pero también la cantidad de personas que a las que les gusta el vídeo”, matiza la gerente. Al final, el público es quién decide en un mundo efímero.EFE

Tagged with: ,
Posted in Tendencias

Efe Estilo en Twitter
EFEverdeEFEagroEFEempresasbanner_EFEtur300x125
Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies