Una modelo luce un conjunto de la colección Primavera-Verano 2016 de la firma española DELPOZO, presentada el penúltimo día de la Semana de la ModUna modelo luce un conjunto de la colección Primavera-Verano 2016 de la firma española DELPOZO, presentada el penúltimo día de la Semana de la Moda.

Delpozo y su apasionada mujer

Las mujeres del “Romancero gitano” de Federico García Lorca y la musa del pintor austríaco Gustav Klimt, Emilie Flöge, son los puntos de partida para el diseñador catalán para Delpozo

La firma española Delpozo, con el prisma hipersensible de Josep Font, presentó en la Semana de la Moda de Nueva York su propuesta primavera/verano 2016, que mezcla influencias tan dispares como Lorca y Klimt, y compartió jornada con un Hugo Boss dado a la asepsis y un democrático Michael Kors.
“Son mujeres apasionadas con muchas personalidad que en su momento no fueron entendidas del todo, pero que hoy en día serían musas inspiradoras para todo el mundo”, explicó a Efe Font, con una parroquia cada vez más extensa y más adinerada en Nueva York.
Como siempre, las referencias son puntos de partida para que sobre ellas Font añada capas y capas de universo propio, de creación orgánica y de exquisitez textil.

Una modelo luce un conjunto de la colección Primavera-Verano 2016 de la firma española DELPOZO, presentada el penúltimo día de la Semana de la Moda.

Una modelo luce un conjunto de la colección Primavera-Verano 2016 de la firma española DELPOZO, presentada el penúltimo día de la Semana de la Moda.

Apenas queda un rasgo nacional español, aunque se ven unos volantes a la inversa (comienzan en la cintura y se disuelven conforme baja la falda) y ese pan de oro brocado en pantalones, que comparten la cultura gitana y los cuadros de Klimt.
“El tema español siempre me tira, por la riqueza que tiene en sus trajes regionales y su artesanía maravillosa. Hay pocos en el mundo que tengan algo como España”, dice el diseñador que dio un nuevo brío a la marca tras la muerte de Jesús del Pozo.
En su apuesta siempre hay mucho riesgo volumétrico y esta no es una excepción. “El nuevo volumen (de esta colección) es el volumen ánfora”, explica, mientras que en cuestión de colores no discrimina y en materiales sigue fiel a la organza, las gasas de seda y los linos.
De lo gitano, entonces, queda algo de itinerante o incluso de circense, y el desfile estuvo acompañado de un vals al acordeón y el contrabajo. De Klimt, los vestidos abarrotados de motivos repetidos.

Una modelo luce un conjunto de la colección Primavera-Verano 2016 de la firma española DELPOZO, presentada el penúltimo día de la Semana de la Moda.

Una modelo luce un conjunto de la colección Primavera-Verano 2016 de la firma española DELPOZO, presentada el penúltimo día de la Semana de la Moda.

Trajes que juegan a las transparencias intermitentes como si fueran mujeres en un juego de prestidigitación descuartizadora, o explosión de gasas con cuadros vichy negros y marrones, un guiño harapiento entre los ecos de la Alta Costura.
La mujer de Delpozo va tan llena de apliques y abalorios que cascabelea como una zíngara y carga consigo voluminosas prendas que parecen piezas de macramé.
Los lunares se sofistican, el bombacho se hace arquitectónico. El juego de dimensiones incluye una falda que parece un telón de cabaré y vestidos que saben a nube de azúcar.
Un carrusel de diseños que, con referencias pedestres, se elevan hacia la mística atemporal y viajera de Font, que deja en su primavera todavía un rastro gélido, bien para dejar un copo de nieve estampado en uno de sus palabras de honor o para cerrar el desfile con un espectacular modelo (de lo mejor visto en esta edición) que encierra flores escarchadas color azul hielo.
Fría en sentimientos, no tanto en temperaturas, es la colección de Jason Wu para Hugo Boss, netamente fiel al espíritu aséptico de la marca: una primavera de mujeres de sensualidad de acero, rectilíneas y esterilizadas.
Aunque invocan al fleco, no tiene nada que ver con la bohemia, sino que la influencia confesa es la arquitectura de la Bauhaus, fascinante en su geometría y en su sobriedad germánica.
Las modelos parecen salidas de un laboratorio: cruces de texturas, micropliegues, transgénesis en los tejidos y estampados pixelados. Hay alguna flor, pero está solo delineada.
El desfile, muy por encima de la media de marcas tan comerciales como Hugo Boss, cerró con un traspiés nocturno: dos palabra de honor negros “esmoquinizados” demasiado rígidos para superar la incomodidad e inspirar clase o glamour.
Finalmente, Michael Kors, el superventas de la moda estadounidense, dispara indiscriminadamente a todo tipo de mujer en su nueva colección, que tuvo como maniquí estrella a Kendall Jenner.

Una modelo luce un conjunto de la colección Primavera-Verano 2016 de la firma española DELPOZO, presentada el penúltimo día de la Semana de la Moda.

Una modelo luce un conjunto de la colección Primavera-Verano 2016 de la firma española DELPOZO, presentada el penúltimo día de la Semana de la Moda.

Flores en todas sus versiones (apliques, estampados o bordados, blancas, negras, azules o verdes), volantes, flecos, cinturones, lazos… No falta de nada.
Desde la que quiere una primavera ingrávida vistiendo lino blanco a la que se protege de la lluvia con una gabardina caqui, pasando por la que vive una revolución apasionada. Todas las mujeres caben en la primavera de Kors y todas pasarán por caja.

Tagged with: ,
Posted in Moda

Efe Estilo en Twitter
EFEEMPRESASEFEturPractica españolEFEagro
Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies