BARRY FEINSTEIN/EFEBARRY FEINSTEIN/EFE

Diez cosas que no sabes sobre Steve McQueen

Sus penetrantes ojos azules, su talento para aguantar la cámara en silencio y su eterno rictus de chico duro convirtieron a Steve McQueen (Groove Beach, 1930 – Ciudad Juárez, 1980) en uno de los grandes actores del siglo XX

París, 15 jul (EFE).- Dejó para el recuerdo películas como “Bullitt”, “La gran evasión”, “Papillon”, “Los siete magníficos” o “El coloso en llamas”, pero también una biografía salpicada de curiosidades.

Con ocasión de la exposición fotográfica “Unseen McQueen” que organiza la galería parisina “L’instant” con instantáneas del difunto Barry Feinstein hasta el próximo 16 de septiembre, Efeestilo recopila diez insólitos detalles sobre “el rey del cool”.

 1.- Nació durante la Gran Depresión y su padre les abandonó a él y a su madre a los seis meses. Se crió en la granja de un tío abuelo en Missouri hasta que a los 12 años se mudó a California con su madre y su marido, que le pegaba. Steve, que siempre andaba metido en líos, terminó internado en un reformatorio, donde su madre nunca le visitó.

2.– Steve McQueen era disléxico y parcialmente sordo de un oído. A los 17 años se fue de casa. Probó varios empleos como camarero o estibador, hasta que ingresó en el cuerpo de marines.

 3.- Cuando salió del ejército, a los 20 años, se fue a Nueva York para convertirse en actor. Mientras se formaba, se ganaba la vida compitiendo en carreras de motos en Long Island City Raceway y trabajando como mecánico en un garaje de Nueva York. Una vez reparó una motocicleta de James Dean.

steve mcqueen

BARRY FEINSTEIN/EFE

 4.– Steve McQueen, un loco de los deportes de motor, fue quien le sugirió al director John Struges que incluyera una persecución en moto en “La Gran Evasión”, escena que terminaría por convertirse en el emblema de aquella película, estrenada en 1963.

 5.– Durante mucho tiempo se pensó que fue el propio Steve McQueen el que rodó para esa cinta el famoso salto en moto por encima de una alambrada de metal. La estrella rodó todas las escenas en moto salvo esa, a cargo del especialista Bud Ekins, montado en una Triumph TR6 Trophy 650cc modificada. En esas escenas, pidió al director que le dejara vestirse de nazi para perseguirse -de incógnito- a sí mismo.

6.- Su nombre estuvo en la “lista de la muerte” de Charles Manson y el adulterio le salvó la vida. McQueen, que había tenido romances con Sharont Tatel, la esposa de Roman Polanski asesinada por Manson y su “familia” de iluminados, iba a acudir a la mansión de Beverly Hills en la que fueron asesinados la actriz, embarazada, y otras cuatro personas en agosto de 1969. No fue porque una amante le propuso un plan a dos.

 7.– McQueen pudo haber sido “Harry el sucio”, que finalmente interpretó Clint Eastwood. También le ofrecieron el papel de capitán Willard en “Apocalipsis Now”, para el que Francis Ford Coppola contrató a Harvey Keitel, quien finalmente sería sustituido por Martin Sheen. Tampoco quiso interpretar “Dos hombres y un destino”, que rechazó por disputas sobre quién debía tener más relevancia en la película, Paul Newman o McQueen. El papel fue para Robert Redford.

steve mcqueen

BARRY FEINSTEIN/EFE

 8.- La gustaban las drogas, pero era un deportista disciplinado. Además de tener siempre un cigarrillo en los labios, dentro y fuera de la gran pantalla, McQueen era aficionado a la juerga y a las mujeres. El fotógrafo William Claxton aseguraba que el actor fumaba marihuana a diario y, según el biógrafo Marc Eliot, consumía también cocaína y drogas alucinógenas como LSD o peyote, que le compraba a los indios navajos. A pesar de esas prácticas disolutas, el actor dedicaba dos horas diarias al gimnasio.

steve mcqueen

Nuestro bloguero en París, Javier Albisu/Hugo Pasarello

 9.- Parte de su entrenamiento físico lo dedicaba a las artes marciales, otra de sus pasiones. Era amigo de Bruce Lee y Chuck Norris, con quienes entrenaba a menudo. También era cinturón negro de tang soo do, una disciplina precursora del karate. Steve McQueen fue uno de lo s encargados de llevar el féretro de Bruce Lee en su funeral, en 1973.

 10.– Aunque a McQueen lo criaron como católico, no era religioso. Al menos hasta el final de su vida, cuando abrazó la fe enfermo de cáncer. Murió con una Biblia en las manos. EFE

Tagged with:
Posted in Blogs

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies