Diez películas para la canícula

Diez películas para la canícula

Una selección de títulos con los que combatir el sopor veraniego

Madrid, 17 jul (EFE).- La ola de calor que ha invadido la península ha convertido las ciudades en escenarios fantasmas, las horas se dilatan, y la televisión y el aire acondicionado son los mejores aliados hasta que caiga el sol. Estas diez películas veraniegas harán buena compañía en el sopor estival.

– “Cocktail” (1988). La película que encumbró a Tom Cruise no ha aguantado muy bien el paso del tiempo, pero siempre es una ocasión para recordar los inicios del apasionado devoto de la Cienciología. Su carisma natural y una buena dosis de acrobacias cocteleras, le convirtieron en el actor más prometedor de Hollywood, aunque ahora sea más conocido por sus excentricidades.

 – “Dirty Dancing” (1987). Una buena manera de recordar al desaparecido Patrick Swayze y de revisitar una de las películas del género romántico por excelencia. Su historia sobre el despertar sexual de una joven, su banda sonora y el salto final, ha cosechado muchos imitadores y adictas como Kate Middelton, que lo utilizó como tema para su despedida de soltera.

– “Tiburón” (1975). Quizás no es la más sugerente de las opciones si uno se encuentra de vacaciones es en la playa, pero el clásico de Steven Spielberg es una de las reposiciones obligadas de cine de verano, y sus efectos especiales de cartón piedra continúan aterrorizando a mayores y pequeños.

– “Vacaciones en Roma” (1953). Un escaso presupuesto, una Vespa para pasear entre monumentos y el amor entre una princesa y un periodista, fueron suficientes para cautivar al público. El trabajo de Audrey Hepburn fue tan espectacular, que aunque era una completa desconocida, Gregory Peck pidió que su nombre fuera delante de él en los títulos de crédito, sabía que sería toda una estrella, y no se equivocó.

– “Las bicicletas son para el verano” (1983) Ahora que las bicis están tan de moda, es la excusa perfecta para rescatar esta película que habla sobre el terror de la guerra a través de la figura de un joven Gabino Diego. Una mirada atrás y una obra maestra del cine español.

– “Torrente” (1998-2014) No hay nada para eliminar complejos en verano que el policía más casposo, escatológico y descastado del cine español, que ha sobrevivido a cinco entregas como la saga más taquillera del cine español. Una opción no apta para todos los públicos, ni sensibilidades.

– “Lucía y el sexo” (2001). Sus imágenes teletransportan al espectador a la paradisiaca Formentera, un escenario ideal para el verano, en el que Paz Vega, Tristán Ulloa, Najwa Nimri y Elena Anaya, protagonizan una de las más famosas películas de Julio Medem, que conseguirá subir aún más la temperatura.

 – “El talento de Mr Ripley” (1999). Un viaje por la costa italiana y el “dolce far niente” sin moverse del sofá, que recorre los límites de la amistad, la mentira y la psicología límites del ser humano encarnado por Matt Damon, Jude Law y Gwyneth Paltrow.

– “Mi chica” (1991). La muerte, el paso de la niñez a la adolescencia y el verano se mezclan en esta cinta, en la que Macaulay Culkin preserva el halo de inocencia que le encumbró a la fama, hasta que a los 14 años dejó la actuación, y hoy lidera un grupo de música que promulga las virtudes de… la pizza.

 – “Grease” (1978). Las bondades del musical, la nostalgia del fin del verano y un alta concentración de tupés y gomina, convirtieron este filme en un éxito generacional gracias a Danny Zuko (John Travolta) y Sandy Olsson (Olivia Newton-John). Una historia artificial y edulcorada perfecta para el sopor veraniego.

Tagged with:
Posted in Cine&tv

Lo más en EFE Estilo
  • Visto
  • Nube de tags

Madrid, 17 jul (EFE).- La ola de calor que ha invadido la península ha convertido las ciudades en escenarios fantasmas, las horas se dilatan, y la televisión y el aire acondicionado son los mejores aliados hasta que caiga el sol. Estas diez películas veraniegas harán buena compañía en el sopor estival.

– “Cocktail” (1988). La película que encumbró a Tom Cruise no ha aguantado muy bien el paso del tiempo, pero siempre es una ocasión para recordar los inicios del apasionado devoto de la Cienciología. Su carisma natural y una buena dosis de acrobacias cocteleras, le convirtieron en el actor más prometedor de Hollywood, aunque ahora sea más conocido por sus excentricidades.

 – “Dirty Dancing” (1987). Una buena manera de recordar al desaparecido Patrick Swayze y de revisitar una de las películas del género romántico por excelencia. Su historia sobre el despertar sexual de una joven, su banda sonora y el salto final, ha cosechado muchos imitadores y adictas como Kate Middelton, que lo utilizó como tema para su despedida de soltera.

– “Tiburón” (1975). Quizás no es la más sugerente de las opciones si uno se encuentra de vacaciones es en la playa, pero el clásico de Steven Spielberg es una de las reposiciones obligadas de cine de verano, y sus efectos especiales de cartón piedra continúan aterrorizando a mayores y pequeños.

– “Vacaciones en Roma” (1953). Un escaso presupuesto, una Vespa para pasear entre monumentos y el amor entre una princesa y un periodista, fueron suficientes para cautivar al público. El trabajo de Audrey Hepburn fue tan espectacular, que aunque era una completa desconocida, Gregory Peck pidió que su nombre fuera delante de él en los títulos de crédito, sabía que sería toda una estrella, y no se equivocó.

– “Las bicicletas son para el verano” (1983) Ahora que las bicis están tan de moda, es la excusa perfecta para rescatar esta película que habla sobre el terror de la guerra a través de la figura de un joven Gabino Diego. Una mirada atrás y una obra maestra del cine español.

– “Torrente” (1998-2014) No hay nada para eliminar complejos en verano que el policía más casposo, escatológico y descastado del cine español, que ha sobrevivido a cinco entregas como la saga más taquillera del cine español. Una opción no apta para todos los públicos, ni sensibilidades.

– “Lucía y el sexo” (2001). Sus imágenes teletransportan al espectador a la paradisiaca Formentera, un escenario ideal para el verano, en el que Paz Vega, Tristán Ulloa, Najwa Nimri y Elena Anaya, protagonizan una de las más famosas películas de Julio Medem, que conseguirá subir aún más la temperatura.

 – “El talento de Mr Ripley” (1999). Un viaje por la costa italiana y el “dolce far niente” sin moverse del sofá, que recorre los límites de la amistad, la mentira y la psicología límites del ser humano encarnado por Matt Damon, Jude Law y Gwyneth Paltrow.

– “Mi chica” (1991). La muerte, el paso de la niñez a la adolescencia y el verano se mezclan en esta cinta, en la que Macaulay Culkin preserva el halo de inocencia que le encumbró a la fama, hasta que a los 14 años dejó la actuación, y hoy lidera un grupo de música que promulga las virtudes de… la pizza.

 – “Grease” (1978). Las bondades del musical, la nostalgia del fin del verano y un alta concentración de tupés y gomina, convirtieron este filme en un éxito generacional gracias a Danny Zuko (John Travolta) y Sandy Olsson (Olivia Newton-John). Una historia artificial y edulcorada perfecta para el sopor veraniego.

Efe Estilo en Twitter
Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies