• Inge Morath, Golden Nugget, Las Vegas, Nevada, 1960 © Inge Morath/Magnum PhotosInge Morath, Golden Nugget, Las Vegas, Nevada, 1960 © Inge Morath/Magnum Photos
  • Justine Kurland, Claire, 8th Ward, 2012 © Justine Kurland, Courtesy Mitchell-Innes & Nash Gallery, New York
  • Bernard Plossu, Phoenix, 1980 © Bernard Plossu, Courtesy of the Artist and Eaton Fine Art, West Palm Beach, FL
Inge Morath, Golden Nugget, Las Vegas, Nevada, 1960 © Inge Morath/Magnum PhotosJustine Kurland, Claire, 8th Ward, 2012 © Justine Kurland, Courtesy Mitchell-Innes & Nash Gallery, New YorkBernard Plossu, Phoenix, 1980 © Bernard Plossu, Courtesy of the Artist and Eaton Fine Art, West Palm Beach, FL
Carretera y manta

El mundo desde la ventanilla de un coche

“En la carretera. Viajes fotográficos a través de Norteamérica” (La Fábrica) refleja la vida a un lado y a otro de las carreteras estadounidenses

Madrid,  oct (EFE).- Viajar por carretera se convirtió en símbolo de la cultura americana después de la Segunda Guerra Mundial, y aún hoy las luces de neón, las gasolineras, los bares y los viajeros que flanquean el camino sirven de inspiración en el cine, el arte, la literatura y, muy especialmente, en la fotografía.

“En la carretera. Viajes fotográficos a través de Norteamérica” (La Fábrica) supone una crónica en imágenes de las carreteras y caminos míticos de Estados Unidos desde los años 50 hasta la actualidad, como la Ruta 66, y de toda una iconografía del viaje materializada en curiosos viajeros, señales de tráfico, moteles, puestos de comida rápida o los bellos paisajes que se dejan atrás.

Bernard Plossu, Phoenix, 1980 © Bernard Plossu, Courtesy of the Artist and Eaton Fine Art, West Palm Beach, FL

Bernard Plossu, Phoenix, 1980 © Bernard Plossu, Courtesy of the Artist and Eaton Fine Art, West Palm Beach, FL

La llegada del automóvil, explica a Efe el prologuista de la obra, David Campany, “otorgó libertad” a todos aquellos que consideraban el mundo como un lugar más amplio que merecía la pena recorrer y descubrir, kilómetro a kilómetro, aventura tras aventura.

América moderna, América de viajes

Danny Lyon fotografía moteros en la carretera; William Eggleston hace una radiografía social de los 60 con el objetivo de su cámara

“La modernidad en América es sinónimo de industrialización y viaje”, explica el escritor, quien valora a lo largo del libro el trabajo de los 19 fotógrafos que componen este mapa de carreteras gráfico compuesto por 200 imágenes, diferentes pero reveladoras del mismo secreto: de dónde venimos, y, sobre todo, hacia dónde vamos.

Algunas resaltan más la potencia de un rostro -humanizan el camino-, como Danny Lyon y sus retratos de moteros, o William Eggleston y su radiografía social de mediados de los 60.

Robert Frank, dice Campany, posee una “rara habilidad para transformar los momentos menos prometedores en nuevos símbolos”

Robert Frank abre esta guía gráfica con “Los Americanos“, un trabajo en el que el tiempo y el espacio se detienen en un profundo concepto que trata de desmitificar la imagen de seguridad, confort e igualdad que se pretendía proyectar desde Estados Unidos.

Frank, explica David Campany, fue un fotógrafo “con una rara habilidad para transformar los momentos menos prometedores en nuevos símbolos“.

Fotógrafos con historia

El retratista Jacob Holdt recorrió la carretera haciendo autostop: llegó incluso a vender su sangre a cinco dólares la extracción

La historia particular de cada fotógrafo, descrita junto a cada selección de fotografías, revaloriza algunas estampas, como en el caso del retratista Jacob Holdt, quien pasó varios años haciendo autostop por las carreteras americanas, llegando incluso a vender su plasma sanguíneo por cinco dólares la extracción.

Los trapicheos, el racismo y el tráfico de drogas componen el telón de fondo de sus imágenes, que más bien actúan como testimonios gráficos -a veces desgarradores- de esa América que Holdt consideraba un el lugar “que no permite a ningún humano ser humano“.

No solo la fisonomía de la tierra cambia con el tiempo, también la sociedad, la cultura y los personas que la habitan evolucionan bajo el objetivo de una cámara fotográfica, capaz de congelar, aun desde la ventanilla de un coche en movimiento, el momento más fugaz y escurridizo, protagonizado por un “hippie”, un turista desconcertado o un joven desinhibido, protagonistas de este libro.

recortadaportada1

La carretera, ese nexo de unión entre lugares y almas, ha sido el hilo de grandes películas, que la han empleado como metáfora de la evolución interior de sus protagonistas.

Un viaje exterior enmarca una transformación interior que permite al protagonista (re)descubrirse a sí mismo: esa es la esencia de una “road movie” (película de carretera), un género con raíces literarias.

El viaje es el destino

“Vivir es fácil con los ojos cerrados” versa sobre la necesidad de perseguir los sueños

Es el caso de “París, Texas” (1984), un film que versa sobre la importancia de las segundas oportunidades acogiéndose a la historia de un hombre que aparece perdido en pleno desierto de Texas.

En muchas películas de este género, que probablemente despegaría con “La odisea”, de Homero, subyace la necesidad de la huida, la redención del camino, y, en algunos casos, el cumplimiento de un sueño, como en el caso de “Vivir es fácil con los ojos cerrados” (2013), de David Trueba, donde un profesor de inglés emprende un viaje para conocer a su Beatle favorito, John Lennon.

El asfalto antecede un horizonte tenebroso, peligroso e inquietante en cintas como “La carretera” (2009), basada en la famosa novela homónima de Cormac McCarthy; en otros casos, es la vía de escape donde vivir la sed de libertad, los excesos, la juventud y el amor, como “En la carretera” (2012), basada en la novela de Jack Kerouac.

“Sucedió una noche” (1934); “Con la muerte en los talones (1959); “Bonnie y Clyde” (1967); “Dos en la carretera” (1967), “Telma y Louis” (1991); “Easy Ryder” (1969) y “Las uvas de la ira” (1940) son otras grandes películas vinculadas con la carretera, esa representación física y alegórica de un camino (de una Ítaca) que, al final, resulta más instructivo, o constructivo, que el propio destino. EFE

Tagged with:
Posted in Tendencias

Efe Estilo en Twitter
EFEverdeEFEagroEFEempresasbanner_EFEtur300x125
Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies