• Una de las ilustraciones del libro. Cedida por PlanetaUna de las ilustraciones del libro. Cedida por Planeta
  • La ilustradora Elena Pancorbo. Cedida por PlanetaLa ilustradora Elena Pancorbo. Cedida por Planeta
  • Una de las chicas de Elena Pancorbo. Cedida por PlanetaUna de las chicas de Elena Pancorbo. Cedida por Planeta
  • Una de las chicas de Elena Pancorbo. Cedida por PlanetaUna de las chicas de Elena Pancorbo. Cedida por Planeta
Una de las ilustraciones del libro. Cedida por PlanetaLa ilustradora Elena Pancorbo. Cedida por PlanetaUna de las chicas de Elena Pancorbo. Cedida por PlanetaUna de las chicas de Elena Pancorbo. Cedida por Planeta

Las chicas nostálgicas de Elena Pancorbo viajan al papel

Las chicas melancólicas de la joven Elena Pancorbo saltan desde las redes sociales a las páginas de “Antes de que te vayas quiero decirte” (Cross Books) con una historia de desamor ilustrado donde conviven largas melenas, coloridos tatuajes y espesas barbas plasmadas con lápices y ceras pastel

Una de las chicas de Elena Pancorbo. Cedida por Planeta

Una de las chicas de Elena Pancorbo. Cedida por Planeta

Con más de nueve mil seguidores en Facebook y veinte mil en Instagram, Elena Pancorbo pertenece a esa ola de ilustradoras -como Sara Herranz o Paula Bonet- que triunfan en las redes sociales, unas plataformas que cada vez surfean más editoriales en busca de talento.

Cuando a Pancorbo la “descubrieron” en Facebook, miles de seguidores ya habían disfrutado de sus ilustraciones, donde las jóvenes mujeres copan todo el protagonismo.

La figura femenina es lo que más me gusta, lo que me es más cotidiano y conozco más, pero no descarto centrarme en la figura masculina, en un futuro”, explica la ilustradora jaenense, quién, cada año que pasa, vislumbra más cosas que el cuerpo femenino puede expresar.

En “Antes de que te vayas quiero decirte” también aparecen hombres, pero son las diferentes mujeres quienes llevan el peso de contar las diferentes etapas de una historia de amor -o desamor- que empieza por el final: la ruptura.

elena pancorbo

Elena Pancorbo.Cedida por Planeta

“Me dieron mucha libertad y plasmo en las imágenes mi gusto personal, siempre busco alejarme de una imagen comercial, que igual entra más por el ojo, e intento que se vea mi esencia, que se me reconozca cuando se vea un dibujo mío”, cuenta Pancorbo.

Tatuajes de papel

Ese estética propia se dibuja en los pequeños tatuajes de paraguas o corazones que adornan las manos de las chicas de las páginas del libro, una característica que comparten con las manos de la chica que las dibuja.

Una de las chicas de Elena Pancorbo. Cedida por Planeta

Una de las chicas de Elena Pancorbo. Cedida por Planeta

Su personalidad también se encuentra impresa en los dibujos de las virutas de lápiz, una especie de firma que cuela, por ejemplo, en los tatuajes de las chicas con el corazón roto.

“Un día me sorprendí dibujando las virutas casi sin querer, es algo que llevo viendo desde la infancia y ahí se han quedado como una señal en mis dibujos”, explica la joven.

La ilustradora, que usa de forma preferente la técnica pastel, experimenta en el libro con el dibujo a lápiz, ante la buena acogida que está teniendo entre sus seguidores.

Los chicos también tienen presencia en el libro. Cedida por Planeta

Los chicos también tienen presencia en el libro. Cedida por Planeta

Pancorbo cree que el “boom” de jóvenes artistas está favorecido por las redes sociales, principalmente Instagram -desde donde le llegan la mayoría propuestas de trabajo- pero que el talento de la nueva generación no es nada desdeñable.

Talento en la red

“No creo que el interés por la ilustración vaya a pasar, como una moda, todo lo contrario, hay muchísima gente que siempre ha dibujado pero no lo ha mostrado tanto como ahora“, argumenta Pancorbo, quien también opina que la profesionalización de otras ilustradoras populares, provenientes de las redes sociales, animan a otras personas que “lo veían como un hobby” a considerar el dibujo como una actividad laboral.

La joven dibuja desde de que tiene uso de razón, pero nunca había pensado seriamente en dedicarse al mundo de la ilustración o del arte, hasta que vio las reacciones y el interés de la gente por su trabajo, y se dio cuenta de que, además de una afición, el dibujo y la pintura eran una posibilidad de futuro.

Una de las ilustraciones del libro. Cedida por Planeta

Una de las ilustraciones del libro. Cedida por Planeta

Pancorbo compagina sus estudios de Bellas Artes con su trabajo como “freelance”: “Es un mundo que se centra mucho en el producto autónomo, lo que guste a la gente, o lo que las editoriales identifiquen con potencial para gustar“, explica.

Entre sus proyectos que se publicarán próximamente se encuentra el trabajo de ilustración del libro “Cartas a ninguna parte” de Ane Santiago, una joven escritora cuyas poesías también siguen en Instagram miles de personas.

Aunque no se plantea retos de futuro, a Pancorbo le gustaría sacar un libro en el que se vea reflejado únicamente su trabajo: “Es a lo que aspiramos todos los ilustradores”, comenta, aunque de momento, no tiene queja.EFE

Tagged with: ,
Posted in Tendencias

Efe Estilo en Twitter
EFEverdeEFEagroEFEempresasbanner_EFEtur300x125
Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies