• La despampanante Anita Ekberg protagonizó una de las escenas más memorables del cine en La despampanante Anita Ekberg protagonizó una de las escenas más memorables del cine en "La dolce vita". EFE
  • mas infoITALY OBIT DINO DE LAURENTIIS:epa02442401 A black and white photograph dated on 08 February 1958 shows from (L-R), producer Dino De Laurentiis, Italiam film director Federico Fellini, unidentified woman and Italian actress Giulietta Masina posing for a photograph at an Italian movie awards ceremony in Italy. According to media reports De Laurentiis died in Los Angeles, USA on 11 November 2010, aged 91. EPA/ANSA ARCHIVEFellini junto a su mujer y otros amigos. EFE
La despampanante Anita Ekberg protagonizó una de las escenas más memorables del cine en Fellini junto a su mujer y otros amigos. EFE
La mujer en el cine felliniano

Fellini y las mujeres, pura obsesión

El director italiano, de cuya muerte se han cumplido 20 años, dibujó en sus películas distintos perfiles de mujer, como prostitutas, esposas fieles, payasas y feministas

Madrid, oct (EFE).- Las mujeres de las películas de Federico Fellini, de cuya muerte hace ya 20 años, reflejan la percepción del director sobre el universo femenino. Voluptuosas, ingenuas o descaradas, las féminas de sus películas dan fe de sus obsesiones.

La exageración y la deformidad de sus personajes contribuyeron a liberar algunos complejos que atormentaban a Fellini (1920-1993) , como “estar flacucho” . Las mujeres de sus películas, entre lo circense y lo popular, proyectan la ambigua y mutante personalidad del “maestro” italiano, fallecido el 31 de octubre de 1993 en Roma.

Anita Ekberg protagoniza la famosa escena en la que "Sylvia" se baña en la Fontana de Trevi. EFE

Anita Ekberg protagoniza la famosa escena en la que “Sylvia” se baña en la Fontana de Trevi. EFE

Cuidado, que vienen curvas

La complejidad de cada perfil impide marcar una pauta general a la hora de clasificar los papeles femeninos del cine “felliniano”, aunque el cineasta guardaba una especie de fetiche con las mujeres con curvas y entradas en carnes, a veces muy maternales.

En la mayoría de sus cintas participa una actriz oronda y sin complejos, como la memorable intérprete María Antonieta Beluzzi, la grandiosa estanquera que en “Amarcord” (1973) protagoniza una escena erótica en la que casi ahoga con uno de sus grandes pechos a un joven inocente que se dispone a comprar una cajetilla de tabaco.

La estanquera de “Amarcord” representa el tipo de mujer que constituía el fetiche del italiano: oronda, con grandes pechos y un toque maternal

Los sueños introspectivos se entrelazan magistralmente con temas sociales en el pertubador mundo de Fellini, quien refleja en sus cintas demonios y tormentos personales a través de caricaturas e hipérboles narrativas que desembocan en historias profundas y bien definidas sobre el papel de la mujer en la soledad del hombre.

Hombre y mujer, condenados a buscarse

El genio italiano esgrime la tesis de que ambos son un complemento; el hombre se busca a si mismo y en el camino se encuentra con una mujer que es su reflejo. Ese es el argumento vital de los seres humanos, encontrarse y amarse.

La falta de amor es, precisamente, la carencia más aciaga que persigue a la prostituta protagonista de “Las noches de Cabiria” (1957), uno de los retratos femeninos mejor conseguidos de Fellini.  Su mujer en la vida real, Giulietta Masina, da vida a esta pobre infeliz que se ve traicionada una y otra vez.

Sin duda, “Giulietta de los espíritus” (1965) es el tributo de Fellini a la personalidad real de su cónyuge. “En la película, Giulietta es una dama burguesa y ociosa que lucha por comprenderse a sí misma y por liberarse de sus obsesiones”, según se explica en el libro “Federico Fellini, el domador de sueños” (Taschen).

La musa de Fellini era a la vez su esposa, Giulietta Masina, quien intervino en la mayor parte de sus películas

Masina se convierte en la musa de Fellini e interviene en varias películas de su marido. El magnetismo de la pareja traspasa la vida íntima y penetra en el terreno profesional, donde la complicidad física y emocional del matrimonio queda latente en películas como “Almas sin conciencia” (1955), “La Strada” (1954), o “Ginger y Fred” (1985).

Giulietta Masina en una foto de madurez, fue la musa indiscutible de Fellini. EFE

Giulietta Masina en una foto de madurez, fue la musa indiscutible de Fellini. EFE

Sin embargo, la exuberancia de otra mujer, la actriz sueca Anita Ekberg, consigue una mayor resonancia en el imaginario colectivo con “La dolce vita” (1960); la protagonista, “Sylvia”, se baña en las aguas de la Fontana de Trevi ante un enmudecido y embriagado Marcello Mastroianni, el “alter ego” de Fellini en la Gran Pantalla.

Fellini nació en Rímini y caricaturizó a través del cine todo aquello que marcó su infancia, como la religión, el sexo y el desencanto. Personajes de la cultura popular, repudiados e incomprendidos, pusieron el tinte autobiográfico en algunas cintas.

Su obra más personal es “Ocho y medio” (1963) y, en esta película, también las mujeres confeccionan esa tela de araña onírica y surrealista en la que se refugia un director afectado por una crisis creativa. De igual forma, en “La ciudad y las mujeres” (1979) los sueños se convierten en una morada peligrosa y sorprendente.

Una vez más, Mastroianni intenta lidiar con un universo feminista que algunos críticos consideran mal concebido, desacertado y lleno de incongruencias. “La ciudad y las mujeres” constituye para buena parte de la crítica una película machista y desmesurada.

Madres, payasas, prostitutas, esposas fieles, feministas enardecidas e iconos sexuales, las mujeres de las películas de Fellini son tan multiformes como el trabajo del propio artista: a veces moderado (pocas) y, otras (la mayoría), desquiciado, hilarante, revelador y próximo al paroxismo. EFE.

Tagged with: , , ,
Posted in Cine&tv

Lo más en EFE Estilo
  • Visto
  • Nube de tags

Madrid, oct (EFE).- Las mujeres de las películas de Federico Fellini, de cuya muerte hace ya 20 años, reflejan la percepción del director sobre el universo femenino. Voluptuosas, ingenuas o descaradas, las féminas de sus películas dan fe de sus obsesiones.

La exageración y la deformidad de sus personajes contribuyeron a liberar algunos complejos que atormentaban a Fellini (1920-1993) , como “estar flacucho” . Las mujeres de sus películas, entre lo circense y lo popular, proyectan la ambigua y mutante personalidad del “maestro” italiano, fallecido el 31 de octubre de 1993 en Roma.

Anita Ekberg protagoniza la famosa escena en la que "Sylvia" se baña en la Fontana de Trevi. EFE

Anita Ekberg protagoniza la famosa escena en la que “Sylvia” se baña en la Fontana de Trevi. EFE

Cuidado, que vienen curvas

La complejidad de cada perfil impide marcar una pauta general a la hora de clasificar los papeles femeninos del cine “felliniano”, aunque el cineasta guardaba una especie de fetiche con las mujeres con curvas y entradas en carnes, a veces muy maternales.

En la mayoría de sus cintas participa una actriz oronda y sin complejos, como la memorable intérprete María Antonieta Beluzzi, la grandiosa estanquera que en “Amarcord” (1973) protagoniza una escena erótica en la que casi ahoga con uno de sus grandes pechos a un joven inocente que se dispone a comprar una cajetilla de tabaco.

La estanquera de “Amarcord” representa el tipo de mujer que constituía el fetiche del italiano: oronda, con grandes pechos y un toque maternal

Los sueños introspectivos se entrelazan magistralmente con temas sociales en el pertubador mundo de Fellini, quien refleja en sus cintas demonios y tormentos personales a través de caricaturas e hipérboles narrativas que desembocan en historias profundas y bien definidas sobre el papel de la mujer en la soledad del hombre.

Hombre y mujer, condenados a buscarse

El genio italiano esgrime la tesis de que ambos son un complemento; el hombre se busca a si mismo y en el camino se encuentra con una mujer que es su reflejo. Ese es el argumento vital de los seres humanos, encontrarse y amarse.

La falta de amor es, precisamente, la carencia más aciaga que persigue a la prostituta protagonista de “Las noches de Cabiria” (1957), uno de los retratos femeninos mejor conseguidos de Fellini.  Su mujer en la vida real, Giulietta Masina, da vida a esta pobre infeliz que se ve traicionada una y otra vez.

Sin duda, “Giulietta de los espíritus” (1965) es el tributo de Fellini a la personalidad real de su cónyuge. “En la película, Giulietta es una dama burguesa y ociosa que lucha por comprenderse a sí misma y por liberarse de sus obsesiones”, según se explica en el libro “Federico Fellini, el domador de sueños” (Taschen).

La musa de Fellini era a la vez su esposa, Giulietta Masina, quien intervino en la mayor parte de sus películas

Masina se convierte en la musa de Fellini e interviene en varias películas de su marido. El magnetismo de la pareja traspasa la vida íntima y penetra en el terreno profesional, donde la complicidad física y emocional del matrimonio queda latente en películas como “Almas sin conciencia” (1955), “La Strada” (1954), o “Ginger y Fred” (1985).

Giulietta Masina en una foto de madurez, fue la musa indiscutible de Fellini. EFE

Giulietta Masina en una foto de madurez, fue la musa indiscutible de Fellini. EFE

Sin embargo, la exuberancia de otra mujer, la actriz sueca Anita Ekberg, consigue una mayor resonancia en el imaginario colectivo con “La dolce vita” (1960); la protagonista, “Sylvia”, se baña en las aguas de la Fontana de Trevi ante un enmudecido y embriagado Marcello Mastroianni, el “alter ego” de Fellini en la Gran Pantalla.

Fellini nació en Rímini y caricaturizó a través del cine todo aquello que marcó su infancia, como la religión, el sexo y el desencanto. Personajes de la cultura popular, repudiados e incomprendidos, pusieron el tinte autobiográfico en algunas cintas.

Su obra más personal es “Ocho y medio” (1963) y, en esta película, también las mujeres confeccionan esa tela de araña onírica y surrealista en la que se refugia un director afectado por una crisis creativa. De igual forma, en “La ciudad y las mujeres” (1979) los sueños se convierten en una morada peligrosa y sorprendente.

Una vez más, Mastroianni intenta lidiar con un universo feminista que algunos críticos consideran mal concebido, desacertado y lleno de incongruencias. “La ciudad y las mujeres” constituye para buena parte de la crítica una película machista y desmesurada.

Madres, payasas, prostitutas, esposas fieles, feministas enardecidas e iconos sexuales, las mujeres de las películas de Fellini son tan multiformes como el trabajo del propio artista: a veces moderado (pocas) y, otras (la mayoría), desquiciado, hilarante, revelador y próximo al paroxismo. EFE.

Efe Estilo en Twitter
Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies