Hipsters, reinventarse o morir
Modas en peligro de extinción

Hipsters, reinventarse o morir

¿Encontrarán los ‘hipsters’ un nuevo código estético para sobrevivir?

Madrid,  dic (EFE).- Su estética les delata. Camisas de cuadros, gafas de pasta (incluso sin graduar), barbas tupidas, ropa “vintage” y tatuajes esotéricos, los “hipsters” nacieron para diferenciarse de los gustos culturales masivos, aunque su historia, crónica de una muerte anunciada, podría reinventarse a través de un nuevo estilo.

“Los hipsters reproducen los valores dominantes, son elitistas y consumistas”, dice Lenore

El típico “modernillo” de Malasaña, Chueca (Madrid) o Gràcia (Barcelona) parece estar en peligro de extinción, según el autor de “Indies, hipsters y gafapastas” (Lumen), Víctor Lenore, cuyo libro viene a decir que los “hipsters”, más que una subcultura, son una consecuencia, o un producto, del consumismo moderno.

-D-wordpress-efeestilo-wp-content-blogs.dir-2-files_mf-cache-8a533f83872d682f80a97d45a194fffe_efespeight014529

“Los ‘hipsters’ creen estar en contra de los valores dominantes, pero en realidad los reproducen, son elitistas y consumistas”, explica el periodista, quien cree que el “hipsterismo” ha llegado a su ocaso debido a una “crisis de identidad”, dice a Efe Estilo, aunque matiza que este grupo social es muy capaz de reinventarse.

Lo mismo con diferentes nombres

Pijos en los 80, “indies” en los 90 y “hipsters” con el nuevo milenio, puede que lo único que cambien sean las etiquetas, aunque no su principal motivación, “marcar una distancia social”, añade.

Los “hipsters” se desmarcan de la cultura masiva, aunque sus códigos, sobre todo estéticos, se han generalizado

Nacidos en las entrañas modernas de algunos barrios neoyorquinos, la cultura “hipster” germinó en las grandes ciudades españolas como una respuesta a la cultura masiva; así, revalorizaron música, literatura, arte y hasta hobbies desdeñados por el gusto popular.

Cultura de alto “standing”

Ven el cine de David Lynch, leen a David Foster Wallace y escuchan a Alt-J o Sufjan Stevens

El surrealismo, bello pero a veces incomprensible, del cine de David Lynch, la literatura de David Foster Wallace, un genio no apto para todos los públicos o grupos como Alt-J, Animal Collective, Sufjan Stevens o McEnroe son algunos de sus productos de culto.

Los creadores de Hipsters From Spain. EFE/ Cedida

Los creadores de Hipsters From Spain. EFE/ Cedida

Sin embargo, muchas de sus consignas, sobre todo las estéticas, “se han vuelto masivas”, según Lenore, lo que ha supuesto un varapalo para los que, en realidad, se sienten “exquisitos”, añade.

Muchos de ellos presentan un perfil profesional apto para webs como Hipsters From Spain, una página que cuenta la historia de personajes peculiares, conocidos o no, con proyectos interesantes en materia de comunicación, arte, música, moda, literatura o diseño.

“Las modas son cíclicas, nacen y mueren”, dicen desde Hipsters From Spain

El periodista Vicent Ferre y el fotógrafo César Segarra están detrás de esta iniciativa, impulsada en 2013, “que celebra el trabajo de gente a la que admiramos”, cuentan, aunque prefieren no etiquetarse como “hipsters” porque no creen en esa simplificación.

Respecto al fin del “hipsterismo” aseguran que las modas “son cíclicas, nacen y mueren”, aunque también piensan que cada tribu urbana está sujeta “a una continua evolución, según el contexto”.

A falta de un nuevo código

El “normcore” es una respuesta al “hipsterismo”: se trata de volver a una estética ‘normal’

La reinvención como supervivencia para los “hipsters” todavía no está definida con una estética, ni con un nuevo código cultural que incluya nuevos mitos a los que ‘adorar’, pero de momento ya ha generado respuestas como el “normcore” y su querencia por volver a erigir como norma una estética convencional, lo conocido como “normal”, aunque Víctor Lenore también critica su exclusividad.

“En una ciudad como Nueva York (donde nace la tendencia), el ‘normcore’ excluye las peculiaridades estéticas de las culturas que conviven allí, como la latina o la afroamericana”, argumenta.

¿Generalizar?

Los “hipsters”, con sus barbas interesantes, sus vinilos, sus bicis “vintage”, su predilección por los productos ecológicos y sus revistas de culto, como “Vice”, generan empatía y rechazo a partes iguales, por alardear, a veces, de su superioridad intelectual o cultural, algo que resulta “irritante”, según la ilustradora Raquel Córcoles, que dedica un libro de viñetas a esta ‘raza’ moderna, “Cooltureta“.

La estética es un elemento definitorio, pero para conocer a cada persona hay que asomarse más allá

El “hipster” intelectual que describe en sus ilustraciones “es el típico listillo”, un hombre con aspiración a convertirse en enciclopedia andante que intenta convencer a sus amigos ‘normales’, amantes del fútbol, de la cerveza y de los canutos, para acudir a una muestra de arte iraní o a un concierto de Supersubmarina.

Una ilustración de Raquel Córcoles. Cedida a EFE.

Una ilustración de Raquel Córcoles. Cedida a EFE.

Como siempre, los estereotipos sirven para simplificar, pero no para describir cada caso en particular.”Hipsters”, “nerds”, “punkies”, “mainstreams”, “hippies” o “del montón”, en este universo de “hashtags” sociales la estética es un elemento definitorio e imperante, pero para acercarse a cada persona, a cada mundo único cuajado de matices, hay que asomarse un poco más allá. EFE.

Posted in Tendencias

Efe Estilo en Twitter
EFEverdeEFEagroEFEempresasbanner_EFEtur300x125
Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies