• Ikebana y flores: arte y meditación a través de plantas
  • ikebana flores
Ikebana y flores: arte y meditación a través de plantas

Ikebana y flores: arte y meditación a través de plantas

Este arte centenario japonés sobre los arreglos florales era practicado antiguamente por los Samurais. Para saber más sobre este rito antiguo debes leer este artículo.

Madrid, 14 oct (EFE).- Un centro floral hecho utilizando la técnica del ikebana, una disciplina centenaria japonesa, puede parecer insulso a ojos profanos, pero sus adeptos lo utilizan como arte de meditación y de conexión con la naturaleza.

“Ikebana es el arte con el que se aprende la fuerza vital de las plantas y flores. Si aprendemos de su fuerza, esto nos ayudará a aprender cómo vivir nosotros”, indica el maestro japonés Ichiba Ashida a Efe Estilo.

Este maestro, que comenzó a cultivar este arte a la tierna edad de seis años, dirige en Japón la Escuela Enshu de Ikebana, con más de cuatro siglos de vida que lleva ligada a su familia desde hace siete generaciones.

Ikebana – flores: simbolizan el universo

ikebana flores

Un centro de Ikebana realizado por un alumno de la Escuela Enshu en España/ CELIA SIERRA/EFE

A la hora de confeccionar un centro floral con esta técnica es necesario concebir una disposición triangular con el objetivo de evocar las tres partes espirituales del Universo simbólico japonés: el Cielo, el Hombre y la Tierra, el primero “alimenta la tierra, esta lo recibe y lo transmite a los seres humanos”, indica.

Las plantas que se suelen utilizar en estos centros florales deben pertenecer a las “estaciones” correspondientes, así en primavera se utiliza flor de cerezo o lirios; mientras que en verano, la preferida es el loto y, en otoño, rojizas hojas de arce, señala el nipón.

El tiempo necesario para dominar este complejo arte floral -que en sus inicio practicaban los guerreros samuráis- es difícil de responder justo por su vertiente ascética, el maestro japonés apunta como clave: “Es un arte espiritual, no es solo técnica, el objetivo es el propio camino“.

“Para escalar una montaña hay muchos caminos, y correr cuesta arriba es uno de ellos, pero no siempre es el mejor, todo dependerá del objetivo de cada uno y del maestro que le guíe”, añade en clave mística.

Ante todo, concentración

La concentración debe ser tal a la hora de abordar los arreglos florales que la experta Masako Ishibashi, directora y profesora de la escuela de Ikebana Enshu en España, obliga a sus alumnos a ponerse contra la pared y a permanecer en silencio durante toda la clase.

“Hay sitios en los que los alumnos solo van a clase para hablar y pasar un buen rato, pero el objetivo del ikebana no es ese”, argumenta esta maestra japonesa que lleva más de 40 años dando clase en España.

Y es que el ikebana tiene un fuerte componente espiritual por encima del estético, que hace que sus arreglos puedan simbolizar cuestiones tan complejas como la esperanza.

De hecho, recientemente el Ateneo de Madrid organizó la muestra “Mensaje Floral para la Esperanza”, una exposición que pretendía lanzar un mensaje de esperanza en España contra la crisis económica y a Japón, en la reconstrucción “de la zona damnificada” por el tsunami.

.-Efeestilo

Posted in Tendencias

Efe Estilo en Twitter
EFEverdeEFEagroEFEempresasbanner_EFEtur300x125
Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies