La actriz Charlize Theron luce un vestido de Dior con insectos bordados en el cuello. EFE/Nina PrommerLa actriz Charlize Theron luce un vestido de Dior con insectos bordados en el cuello. EFE/Nina Prommer

Bichos en la piel, la tendencia más animal de la temporada

Los insectos se han convertido en el nuevo símbolo fetiche para la primavera, avalados por pasarelas internacionales y artistas como Charlize Theron.

Madrid, (EFE).- Los motivos florales han sido destronados como reyes de los estilismos de primavera, un puesto para el que tienen un claro sucesor, los insectos, bordados o en forma de broches, que ya han subido a las pasarelas internacionales y algún que otro “photocall”, y que no tardarán en llegar a la calle.

La tendencia de los coleópteros apareció por primera vez a principios del siglo XX, en los modelos de la diseñadora italiana Elsa Schiaparelli, que incorporó en sus creaciones elementos oníricos propios del surrealismo, bajo la influencia de artistas de ese movimiento, como Salvador Dalí, con quien llegó a colaborar en varias ocasiones.

Chanel

Uno de los diseños de broches de insectos del desfile “Dollhouse” de Chanel. EFE/Ian Langsdon

Ojos, langostas o insectos se convirtieron en la seña de identidad de Schiaparelli, que transformó estos pequeños animales en estampados o complementos, unas propuestas transgresoras y rupturistas con los cánones de belleza de la época, y que le otorgaron un gran reconocimiento internacional.

Los insectos, la nueva tendencia internacional

Un siglo después, moscas, abejas, arañas y mariposas han reconquistado las pasarelas, en desfiles como Chanel “Dollhouse”, la colección de Karl Lagerfeld para la pasada temporada primavera-verano, donde los insectos, brillantes broches de plata y oro, se posaron en los hombros de las modelos; o el de Valentino, que los bordó en sus prendas con colores vibrantes.

En la misma semana de la moda, libélulas y demás insectos treparon por las mangas de las chaquetas y los bajos de las faldas de Dior, que dio vida a estos pequeños inquilinos utilizando abalorios y piezas brillantes de formas geométricas.

Rabat

Diseño de anillo de Rabat, de su colección “Oda a la naturaleza”. EFE/Cedida por: Equipo singular

Precisamente, a esa línea de la casa francesa pertenece el “look” con el que Charlize Theron dio el pistoletazo de salida a la fiebre de los insectos, un vestido negro de tirantes con una gasa de color “nude”, por la que desfilaba una hilera de arañas y moscas de lujo, en tonos marfil, ocre y oro viejo, que la actriz lució durante la première de la película “El cazador y la reina de hielo”.

Unos días antes, la rapera estadounidense Chanel West Coast se presentó a los premios MTV Movie Awards con un collar formado por tres piezas trapezoidales, transparentes, que actuaban como base para unas abejas moradas y verdes, una muestra de que la tendencia se ha hecho con todo el armario, desde la ropa hasta los accesorios.

Los complementos insectiles fueron los protagonistas del último desfile de alta costura de Dior que, fiel a la tendencia iniciada por Schiaparelli, vistió el cuello de las modelos con grandes mariposas en tonos cobrizos.

El lenguaje de los insectos, en moda y en política

La moda española tampoco se ha mantenido al margen de esta tendencia, abrazada, entre otras, por la casa de joyería Rabat, que a principios de este año presentó su “Oda a la naturaleza”, una colección de anillos, pulseras, pendientes y colgantes donde, además de flores, las libélulas y las mariquitas tienen un lugar privilegiado.

Madeleine Albright

Madeleine Albright utilizaba los broches como un complemento con doble sentido. EFE/EPA Photo Lusa/Inacio Rosa/ir/kr

Así, la calle se ha hecho con una tendencia que ha demostrado no sólo ser estética, sino también comunicativa, y es que a principios de siglo, Madeleine Albright, entonces Secretaria de Estado de Estados Unidos, hizo del reino animal su aliado gracias a los broches con los que completaba sus “looks”.

Uno de los más famosos es su escarabajo, que lució en una reunión con las autoridades rusas, después de que se descubriera a un agente del país realizando escuchas al Departamento de Estado americano mediante un micrófono oculto, que en la tierra de Albright llamaban “bug” (bicho), un guiño que, aunque no todo el mundo reconozca, reinará en las calles con la llegada del buen tiempo.EFE

Tagged with: ,
Posted in Moda

Efe Estilo en Twitter
EFEEMPRESASEFEturPractica españolEFEagro
Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies