• mas infoIsalda, bolsos con estructuras que hablan por sí solas. EFE/Guille Sola.Isalda, bolsos con estructuras que hablan por sí solas.Isalda, bolsos con estructuras que hablan por sí solas.
  • mas infoIsalda, bolsos con estructuras que hablan por sí solas. EFE/Guille Sola.Isalda, bolsos con estructuras que hablan por sí solas. EFE/Guille Sola.Isalda, bolsos con estructuras que hablan por sí solas. EFE/Guille Sola.
  • mas infoIsalda, bolsos con estructuras que hablan por sí solas. EFE/Guille Sola.Isalda, bolsos con estructuras que hablan por sí solas. EFE/Guille Sola.Isalda, bolsos con estructuras que hablan por sí solas. EFE/Guille Sola.
Isalda, bolsos con estructuras que hablan por sí solas.Isalda, bolsos con estructuras que hablan por sí solas. EFE/Guille Sola.Isalda, bolsos con estructuras que hablan por sí solas. EFE/Guille Sola.

Isalda, la escultura que se cuelga del brazo

Isalda, una firma “made in Spain”, propone bolsos artesanales con diseños valientes, inspirados en obras de arte y fabricados con piel de alta calidad

Madrid, (EFE).- Estructuras que hablan por sí solas. Geometrías que conversan con la belleza de lo simple. Accesorios que beben del arte. Que son arte. Así son los bolsos de la diseñadora Isabel Fernández Lanza, fundadora de Isalda, una firma made in Spain que, en poco tiempo, ha encandilado a compradores de España, Inglaterra, Francia, Italia, Kuwait o China.
Su primera colección, aunque ella prefiere llamarla “edición cromática en piel de alta calidad” por su deseo de crear bolsos atemporales, es el resultado de un trabajo muy intenso de investigación que se refleja en piezas de piel en negro profundo, rojo carmín y gris hielo. Bolsos cuya producción supera las 8 horas por pieza. “No todo el mundo es capaz de apreciar este trabajo tan artesanal”, ha asegurado en una entrevista con Efe.

 

Isalda, bolsos de piel "made in Spain". EFE/Guille Sola.

Isalda, bolsos de piel “made in Spain”. EFE/Guille Sola.

Sabe que se dirige a un nicho muy concreto pero conoce bien a sus clientas. “Les enamora la exclusividad”, advierte, “el hecho de saber que otras personas les van a preguntar por el bolso que llevan”. Y es cierto que sus bolsos son diferentes a simple vista. Apetece llevarlos con un look casual o más sofisticado. Son bonitos por fuera, aunque también los envuelve un trasfondo cultural que bebe del “menos es más” de Mies van der Rohe, de la escultura o del origami japonés.

 

Isalda, una pequeña gran historia

Su trayectoria comienza en el departamento de licencias de una productora de animación, donde controlaba el merchandising desde la idea original hasta la consecución de la pieza. En este campo se fue dando cuenta de que el textil era lo suyo.“Supe que algún día tenía que hacer algo mío”, dice.

Coqueteó con el caucho y regalaba brazaletes de este material a sus amigas. Luego le entusiasmaron los bolsos de mano y fue después de un máster especializado impartido por la Fundación Loewe en Ubrique cuando se dio cuenta de que lo suyo eran los complementos.
La estructura natural de la sierra de Ubrique (Cádiz) le sirvió como fuente de inspiración y, después, la valentía y la convicción de que podía crear algo diferente hicieron el resto. Sus bolsos son una forma de expresión para ella y la vía para canalizar un mundo interior influenciado por el arte.

Isalda, bolsos personales con sello "made in Spain". EFE/Guille Sola.

Isalda, bolsos personales con sello “made in Spain”. EFE/Guille Sola.

 

Su secreto, involucrarse en cada parte del proceso de producción para que su estilo y su personalidad se reflejen en cada pliegue, en cada cremallera o en cada mínimo detalle.
“La fase de elaboración del prototipo es muy bonita ya que se inicia un diálogo muy interesante con el maestro artesano y al fin empiezas a ver tu diseño reflejado en una maqueta”, asegura. De hecho, es un proceso tan meticuloso que pueden pasar meses hasta que encuentran el volumen y el acabado preciosos. Pulir todos los matices y materializar las ideas en bolsos realmente únicos.
Sobre todo, le costó la parte de “gestión empresarial”, confiesa, ya que no tenía demasiada experiencia. El diseño, la comunicación y “la producción de una marca” eran terrenos en los que se desenvolvía con mayor soltura, confiesa.

Hasta el nombre de la firma –Isalda, combinación de Saldaña (Palencia), su pueblo natal, y su nombre, Isabel- habla de una introspección constante que se materializa en sus diseños. Al final, sus bolsos son ella misma. Sus obsesiones, como la complejidad de lo simple, sus deseos o sus referencias están muy presentes en su trabajo.
Aparentemente, sus diseños son simples. En realidad, son el producto de una investigación en formas, líneas y volúmenes que busca referentes en el arte contemporáneo o la arquitectura. Los viajes, dice la diseñadora, son su mejor momento para explorar o experimentar con materiales. “Tu mente está muy abierta”, asegura.

Prefiere no ofrecer cifras de negocio, ya que su empresa acaba de arrancar, pero sí tiene claro hacia dónde quiere dirigirse. Perfumes, gafas, pañuelos o joyas son otros accesorios que le encantaría explorar.

 

Pequeñas esculturas, al fin y al cabo, que algún podrían llegar a las manos de mujeres como la actriz Elena Anaya, a quien cita la diseñadora junto a otras personalidades como la periodista Eugenia de la Torriente (directora de Harper’s Bazaar) o la galerista África Posse. “Ellas son claros ejemplos de mujeres Isalda, de mujeres a las que les gusta ser dueñas de su propia vida”, asevera.
Los sueños no acaban con esta primera propuesta que ha llamado la atención de los expertos, sino que el camino para Isabel Fernández acaba de empezar.

Isalda, bolsos personales con sello "made in Spain". EFE/Guille Sola.

Isalda, bolsos personales con sello “made in Spain”. EFE/Guille Sola.

 

Prefiere no ofrecer cifras de negocio, ya que su empresa acaba de arrancar, pero sí tiene claro hacia dónde quiere dirigirse. Perfumes, gafas, pañuelos o joyas son otros accesorios que le encantaría explorar.
“Los accesorios son piezas fetiche que uno desea coleccionar; objetos que consiguen permanecer con el paso del tiempo y que guardan un gran valor sentimental”, explica. De momento, sus primeros diseños ya han demostrado que un bolso puede ser algo más que moda. Un ejemplo de que el arte también puede llevarse puesto. ¿En un futuro? “Me gustaría diseñar pañuelos que lleven impresas obras de arte”. Pero ese ya es el siguiente capítulo de su pequeña gran historia.

Tagged with: ,
Posted in Moda

EFEEMPRESASEFEturPractica españolEFEagro

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies