EFE./ANGEL DIAZEFE./ANGEL DIAZ

Jay Gatsby y Donald Trump, protagonistas en MBFWM 2018

Ailanto y Ana Locking han desfilado en la tercera jornada de la Semana de la Moda de Madrid, dos firmas con ADN totalmente diferenciable, pero que han mirado en la misma dirección para sus colecciones de primavera/verano 2018: Los Estados Unidos de América

Madrid, sep 2017 (EFE).-  La nueva fuente de inspiración de estos creadores, que han tomado como referencia el feliz pasado de “los locos años 20”,  en el caso de Ailanto, y la incertidumbre del presente, provocada por la presidencia de Donald Trump, cuyo reconocible rostro ha presidido el desfile de Ana Locking en una colosal escultura fracturada de su rostro.

Los hermanos Muñoz, cabezas pensantes de la firma Ailanto, han convertido la pasarela de Mercedes-Benz Fashion Week Madrid en un espacio onírico lleno de pavos reales y cacatúas, un jardín de ensueño que bien podría formar parte de la mansión de Jay Gatsby, protagonista de la romántica novela de Fitzgerald “El Gran Gatsby”.

GATSBY

EFE./ANGEL DIAZ

Y es que el desfile de Ailanto, decorado con grandes espejos estampados colgando del techo, parecía un cóctel de la clase pudiente neoyorquina de los años 20, reunida para dar la bienvenida a la primavera y homenajear las obras de Jessie Arms Botke, una artista norteamericana que alcanzó la fama gracias a sus minuciosos estudios sobre las aves exóticas.

Aves que ahora han migrado a la Semana de la Moda de Madrid, donde han cambiado sus plumas por tejidos etéreos y con mucho vuelo, que sólo parecían posarse en el cuerpo de las modelos gracias a los trabajados estampados, entre los que destaca un jardín en tonos verdes, hecho con distintos tejidos, escaneados y mezclados en una especie de collage de plumetti, lentejuelas y encaje.

Jay Gatsby y Donald Trump, motivo de creatividad

Este motivo se entremezclaba en la pasarela con estampados de flores que imitan los dibujos de libros de botánica antiguos, telas blancas con pequeñas aplicaciones de purpurina plateada, y caftanes de rayas de terciopelo en tonos mostaza y verde mar, que aportaban ese punto masculino tan característico de las colecciones de Ailanto, en las que prima la feminidad tratada con sencillez y delicadeza.

gatsby

MERCEDES-BENZ FASHION WEEK MADRID. Pase diseñadora Ana Locking,.EFE. ANGEL DIAZ

El punto de fantasía lo han aportado los complementos, igual de elaborados, entre los que han destacado los pendientes: pequeñas palas de remar, de metacrilato mate y brillante, que recordaban a las tardes de recreo en un lago; y los accesorios para el pelo, como unas horquillas en forma de alas hechas con semillas de roble tintadas de blanco. Para los pies, los diseñadores han optado por unas sencillas sandalias planas o de tacón, desflecadas y en tonos rosas, verdes y mostaza nacarados, al igual que los bolsos, que en su mayoría han sido sacos de mano y sobres.

gatsby

EFE./ANGEL DIAZ

Ana Locking nos ha transportado de vuelta al futuro con “Preachers and believers” – predicadores y creyentes- , una colección que habla de la inestabilidad política, social y religiosa que tanto ha calado en las sociedades actuales, y que potencia la necesidad de”creer en algo”,  una situación que tiene su máximo exponente en E.E.U.U., que la diseñadora ha rebautizado como “Divided States of America” – Estados Divididos de América- , cuyo presidente, Donald Trump, se corona en la colección de Locking como un predicador experto en ganarse el favor de los creyentes.

Locking ha representado ambos papeles con dos líneas muy marcadas: prendas sobrias cargadas de simbolismo, como trajes y túnicas de color dorado, azul imperial y blanco, lucidas por los oradores, y otras inspiradas en el estilo del lejano oeste, con mayor variedad de cortes y colores, que representan al grueso de los creyentes.

gatsby

MERCEDES-BENZ FASHION WEEK MADRID. Pase diseñador Ailanto,.EFE. ANGEL DIAZ

Una propuesta luchadora con la que la creadora sigue demostrando su ímpetu por reflejar el panorama social sobre la pasarela, donde ha sorprendido con “looks” tejanos en tonos vivos cubiertos de purpurina, combinados con accesorios que reflejaban la versión más urbana de Texas, como pañuelos en la cabeza, cubiertos por gorras, y unos zapatos de tacón que son la actualización femenina de unas botas de cowboy.

Junto a ellos han desfilado trajes masculinos que sacan a la luz la versión más ostentosa de Donald Trump, y vestidos túnica hasta los pies, en tonos crudos, con los que la diseñadora ha vestido a los Jesucristos modernos, que han afianzado el manifiesto leído ayer durante el desfile de Ulises Mérida, y es que la moda es ropa, pero también industria y arte, y como tal, tiene la capacidad de reflejar el devenir de la sociedad. EFE

 

 

Tagged with: , ,
Posted in Blogs

Efe Estilo en Twitter
Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies