EFE/PAUL BUCKEFE/PAUL BUCK

Kirk Douglas, un “duro” con parejas (cinematográficas) masculinas

Kirk Douglas, que el próximo 9 de diciembre cumple 100 años, ha sido una fuerza de la naturaleza, un actor de energía desbordada y un físico espectacular

Madrid (EFE).- De hecho, la primera imagen que evoca oír su nombre es la del esclavo sobrehumano “Spartacus”.  Kirk Douglas fue “el hombre duro”, que, curiosamente, se midió más veces en el cine con parejas masculinas que con femeninas.

Su implicación emocional con los atormentados e impulsivos personajes a los que dio vida le labraron a Douglas su fama de “duro”; es histórico su enfrentamiento (casi siempre, muerto de celos) con Burt Lancaster, con quien rodó siete cintas, las más memorables “Seven Days in May” (1964) y “Gunfight at the O.K. Corral” (1957).

Kirk Douglas reconocía haberse librado de Burt Lancaster, entre sus parejas en el cine

Douglas, que reconocía ese complejo, escribió en su web tras la penúltima película rodada con el acróbata: “Por fin me he librado de Burt Lancaster. Mi suerte ha cambiado para mejor. Ahora trabajo con chicas guapas”.

Entre la primera, “I Walk Alone” (1948), y la última, “Tough Guys” (1986) que rodaron juntos, ambos actores ensayaron una amistad, a decir de quienes les rodeaban, fingida, que sin embargo contribuyó a reforzar el mito.

A partir de “Gunfight at the O.K. Corral”, un western en el que Lancaster era Wyatt Earp y Douglas, Doc Holliday, el mujeriego, viril y arrogante Issur Danielovitch Demsky, hijo de inmigrantes judíos analfabetos (Douglas eligió este apellido artístico por su adorado Douglas Fairbanks), el actor comenzó a coleccionar “duelos” cinematográficos masculinos que ya han quedado para la historia.

El siguiente fue con Anthony Quinn en “Lust for Life”; con Tony Curtis se midió en “The Vikings” (1958) y en 1959 hizo “The Devil’s Disciple”, donde volvía a coincidir con Lancaster, aunque la escena más recordada es precisamente el juicio en el que Douglas se enfrenta, en un diálogo lleno de cinismo, a sir Laurence Olivier.

 

el centenario kirk douglas fue un duro en el cine y se midió con grandes parejas como Burt Lancaster

EFE/PAUL BUCK

 

Al año siguiente, Douglas se emparejó con Kim Novak en “Strangers When We Meet”, pero solo fue un respiro para su “duelo” definitivo, el más sólido, coral: el que marcaría el resto de su vida y su carrera.

En 1960, Douglas se convirtió en productor, actor y casi en director de “Spartacus”, una película que comenzó a rodar Anthony Mann, pero que pasó a manos de Stanley Kubrick, ante las presiones del “jefe”.

Kirk Douglas y Stanley Kubrick en Spartacus

Kubrick, por entonces un joven treintañero, vio cómo el poderío de Douglas daba al traste con sus ambiciones cinematográficas: “Yo era el director -dijo, sobre el rodaje de “Espartaco”-, pero mi voz sólo era una de las que escuchaba Kirk”.

La película, que tuvo un presupuesto colosal (doce millones de dólares, equivalente a una producción actual de más de cien) era, aparentemente, un filme histórico, pero su mensaje progresista, que enfatizaba la sublevación del gladiador contra la Roma del año 73 a.C., hizo que Hollywood le mirase de otra manera.

De hecho, Douglas basó la cinta en una novela de un escritor comunista cuya adaptación corrió a cargo de Dalton Trumbo, una de las principales víctimas de la caza de brujas.

Pero lo más notable fue la elección del reparto.

“Era una película hermosa. Además de a mí, la historia atrajo a Laurence Olivier, Charles Laughton, Peter Ustinov, Jean Simmons y Tony Curtis. Había una escena maravillosa con Laurence y Tony en la piscina, pero había un trasfondo de homosexualidad y no permitieron que la escena se exhibiera”, recordaba Douglas en su web.

Y siguió “Lonely Are The Brave” (1962), el filme en el que años más tarde se inspiraría la película “First Blood”, es decir, el personaje de Rambo.

Kirk Douglas, de duelo en duelo

El duelo, en este caso, era prácticamente consigo mismo, aunque tiene escenas memorables con el sheriff Walter Matthaw y con su amigo encarcelado Michael Kane.

Con John Wayne rodó “In Harm’s Way” (1965); la bélica “Cast a Giant Shadow” (1966), donde también coincidió con Frank Sinatra, y el western “The War Wagon” (1967).

En “Paris brûke-t-il?” (1967), la histórica cinta sobre la ocupación alemana de la capital francesa en 1944 sobre la novela de Larry Collins y Dominique Lapierre, que fue adaptada por los guionistas Francis Ford Coppola y Gore Vidal, Douglas mantiene el tipo frente a Orson Welles, Jean Paul Belmondo y Charles Boyer.

Ese mismo año rodó con Robert Mitchum y Richard Widmark “The Way West”, y, en 1970, “There was a Crooked Man..”, el único western dirigido por Joseph L. Mankiewicz, con el “malote” Douglas midiéndose al “modosito” Henry Fonda.

Después fueron Yul Brynner, “The Light at the Edge of the World” (1971); Johnny Cash, “A Gunflight” (1971); Giuliano Gemma “Un uomo da rispettare” (1972) John Cassavetes “The Fury” (1978) y rozando los 80 (en este caso, una pareja para olvidar), con Arnold Schwarzenegger “The Villain”. EFE

Tagged with: , ,
Posted in Personajes

Efe Estilo en Twitter
EFEverdeEFEagroEFEempresasEfe salud
Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies