EFE/SERGIO BARRENECHEAEFE/SERGIO BARRENECHEA

La baronesa Thyssen cuenta su pasión por el arte americano del S.XIX

El Museo Thyssen-Bornemisza viaja al Oeste y lo hace a través de uno de los terrenos de su colección más inexplorados y al que se quiere poner en valor, en la exposición “La ilusión del lejano Oeste”

Madrid, 2 nov (EFE).- El barón Hans Heinrich Thyssen fue el primer coleccionista europeo que apostó por los artistas americanos del siglo XIX que se adentraron en los territorios del Oeste norteamericano y mostraron sus paisajes, así como unas formas de vida que estaban en proceso de desaparición.

Las del barón, gran aficionado a la literatura y al cine del Oeste, son las únicas obras que existen en España de este periodo. Entre ellas destaca la carpeta de grabados de Karl Bodmer, así como obras de Henry Lewis, George Catlin o Thomas Cole.

A los gustos de Han Heinrich Thyssen se unen los de Carmen Thyssen, quien en la presentación de la exposición ha recordado que, durante su matrimonio con el actor norteamericano Lex Barker, quien participó en varias películas del Oeste, coleccionó obras de arte y objetos pertenecientes a este capítulo de la Historia del arte.

A los gustos de Han Heinrich Thyssen se unen los de Carmen Thyssen, quien en la presentación de la exposición ha recordado que, durante su matrimonio con el actor norteamericano Lex Barker, quien participó en varias películas del Oeste, coleccionó obras de arte y objetos pertenecientes a este capítulo de la Historia del arte

Poseer esta colección es, en opinión de Guillermo Solana, director artístico del museo, un privilegio, aunque ha lamentado que esté “un poco olvidada”, ya que en Europa es muy poco conocida “y desde América no nos piden prestamos por cuestión de lejanía”.

EFE/SERGIO BARRENECHEA

EFE/SERGIO BARRENECHEA

En esta situación “de relativo olvido”, este proyecto “encaja perfectamente” en el programa del museo.

Muestra, a modo de los antiguos gabinetes de curiosidades del Renacimiento, pinturas, fotografías, esculturas, objetos etnográficos, libros, cómics, carteles de cine, penachos de plumas, objetos utilizados por los indios, entre otras piezas que dan vida a las leyendas sobre el Lejano Oeste.

La exposición tiene algo de “refrescante y rejuvenecedora” frente a las planteadas por algunos museos, “que son lisas, uniformes y con una relato que casi siempre es el mismo”, según Solana, quien reivindicó la unión entre arte y naturaleza. “Se habla de la quiebra y la escisión entre un territorio natural y una cultura que sufrió la invasión y el choque de civilizaciones”.

 La exposición tiene algo de “refrescante y rejuvenecedora” frente a las planteadas por algunos museos, “que son lisas, uniformes y con una relato que casi siempre es el mismo”, según Solana, quien reivindicó la unión entre arte y naturaleza. “Se habla de la quiebra y la escisión entre un territorio natural y una cultura que sufrió la invasión y el choque de civilizaciones”.

Por ello, “La ilusión del lejano Oeste” es como “una medicina que trata de ofrecer un tratamiento terapéutico para tratar esa escisión entre el hombre y el arte con la naturaleza”.

EXPOSICIÓN SOBRE PINTURA AMERICANA DEL SIGLO XIX

EFE/SERGIO BARRENECHEA

Una escisión que ha tratado el comisario Miguel Ángel Blanco al seleccionar obras de esos artistas que contribuyeron a crear desde muy pronto una “ilusión” del lejano Oeste, combinando el entusiasmo romántico y la admiración genuina con los tópicos, prejuicios y expectativas que enturbiaban la mirada del hombre blanco.

 La exposición, que comienza en los jardines del museo en los que se ha colocado una gran tienda india como introducción, muestra obras de artistas como Karl Bodmer, George Catlin, Henry Lewis, Albert Bierstadt, Edward S. Curtis o Carleton E. Watkins, entre otros.

 La aportación española

En el planteamiento del recorrido también ha sido importante para Miguel Ángel Blanco mostrar, a través de documentos, mapas y otros objetos, la aportación que tuvieron los españoles y su presencia en los territorios de Norteamérica durante más de tres siglos. “El único tratado de la historia de Estados Unidos que duró largo tiempo fue el que hicimos los españoles con los comanches”.

Así, la exposición se inicia con un prólogo dedicado a los exploradores españoles que establecieron los primeros contactos con las tribus, ya desde el siglo XVI.EFE

 

 

 

 

Posted in Personajes

Efe Estilo en Twitter
EFEverdeEFEagroEFEempresasEfe salud
Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies