• Las mujeres invisibles de la moda
  • mas infoFRANCIA EFESTILO MODA:ETL27. PARÍS (FRANCIA), 02/07/2013-. Una modelo se prepara para desfilar una creación de la colección de alta costura de otoño-invierno 2013/2014 de la casa de moda 'Defined Moment' hoy, martes 2 de julio de 2013, durante la Semana de la Moda de París (Francia). Las presentaciones de las colecciones de alta costura comenzaron el 30 de junio e irán hasta el 5 de julio. EFE/ETIENNE LAURENT
  • mas infoMODISTILLAS: Madrid, hacia 1934.- Modistas cosiendo en el bancón de un taller de costura madrileño. EFE/nr
  • mas infoCHINA OLIMPISMO :XIN04 KASHGAR (CHINA) 17/06/08.- Fotografía facilitada hoy martes 17 de junio de una muchacha mientras cose una prenda en Kashgar, en el límite occidental de la región autónoma de Xinjiang Uighur, ayer. El pueblo islámico Uighur es el mayor grupo minoritario residente en la región. Xinjiang, que significa "Nueva Frontera" en chino, es también conocida como el Turkestán chino e históricamente ha sido una zona políticamente sensible para el gobierno chino debido al sentimiento separatista existente entre la población. La antorcha olímpica llegó hoy a Xinjiang y se prevé que mañana llege a Kashgar, antiguamente un centro comercial importante de la Ruta de la Seda. EFE/Michael Reynolds
Las mujeres invisibles de la moda
DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER

Las mujeres invisibles de la moda

“Vidas a puntadas” es una exposición que, en el Día Internacional de la Mujer, reivindica el papel invisible de la población femenina a lo largo de la historia de la moda.

Madrid, mar (EFE).- “Yo soy modista y diseñador”, precisaba Balenciaga. Un discreto homenaje a la mujer por parte del más grande de los creadores españoles, que resume la invisibilidad que ha padecido a lo largo de la historia de la moda, a pesar de ser la artífice de las labores textiles desde el origen de los tiempos.

Desde las primeras recolectoras que empezaron a experimentar con fibras en el paleolítico, hasta las bordadoras e hilanderas medievales o las modistillas que atendían a domicilio el siglo pasado, el mundo de lo textil “siempre ha estado en manos de mujeres“, defiende Lucina Llorente ante las vitrinas de la exposición comisariada por ella, Vidas a puntadas“, que puede verse desde hoy y hasta el 18 de mayo en el Museo del Traje, en Madrid.

Mujer trabajando en un antiguo telar/ Imagen cedida por el Museo del Traje/EFE

Mujer trabajando en un antiguo telar/ Imagen cedida por el Museo del Traje/EFE

Ruecas versus Singer

Ruecas de hilado centenarias junto a bolillos, bastidores, máquinas Singer, reconocibles números de Burda o el vetusto “Manual de la Moda Elegante” (1878) son algunas de las piezas que se pueden contemplar en esta exposición, y dan prueba de una “realidad social y económica” eminentemente femenina, que ha perdurado a lo largo del tiempo, y que está claramente relacionada con la producción y difusión de la moda, añade Llorente.

Hoy en día sigue siendo así, la mayor parte de las profesiones inscritas en el mundo de la moda siguen estando desarrolladas por mujeres. Diseñadores como Karl Lagerfeld o Raf Simons, a cargo de las todopoderosas Chanel y Dior, cuentan con un auténtico ejército de costureras que crean, puntada a puntada, los preciosos trajes que suben a la pasarela.

Aún así las cabezas visibles de las firmas suelen ser hombres. “En el mundo de la moda hay tantos hombres como mujeres, pero como en toda actividad económica que implica dinero y poder, los hombres son los que despuntan”, explica a Efe Estilo Magdalena Suárez Ojeda, miembro del Consejo del Instituto de Investigaciones Feministas de la Universidad Complutense de Madrid.

Las razones de esta “invisibilidad” obedece a varias de razones: hasta hace poco las mujeres “estaban relegadas al ámbito doméstico” mientras que las relaciones de poder han estado “tradicionalmente ligadas a lo masculino”, detalla Suárez, quien cree que “la realidad es tozuda” a pesar de los muchos avances en materia de igualdad que se han realizado.

Esta experta en política de género fue además parte del jurado del Premio Nacional de Diseño de Moda que se concedió este año a Amaya Arzuaga, una “rara avis” del panorama nacional, que desfila en París y en Madrid, exporta el 80 por ciento de su producción a 37 países, y que es la primera mujer en recibir este premio en España.

De costurera anónima a empresaria

Uno de los arquitectónicos y vanguardistas vestidos de la burgalesa forma parte de la exposición del Museo del Traje, expuesto en conjunto con una austera camisola hecha a mano y un vestido de Flora Villareal, una de las modistas que vistió a la alta sociedad española de mediados del siglo y que copiaba entre otros, diseños de Christian Dior -aunque sus clientas aseguraban que su confección era superior a las casas francesas-.

El objetivo de este apartado es mostrar la evolución de la mujer en las labores textiles a lo largo del tiempo, desde la costurera anónima pasando por la diseñadora que comienza a poner su nombre a los diseños, hasta la actual empresaria que controla “todo el proceso de producción”, desde la creación hasta las finanzas, señala Lucina LLorente, responsable de textiles del Museo del Traje.

“No hay que olvidar que la costura es el primer trabajo con el que está socialmente aceptado que la mujer salga a trabajar fuera de casa”, detalla.

Máquina de coser del siglo pasado/ Imagen cedida por el Museo del Traje/EFE

Máquina de coser del siglo pasado/ Imagen cedida por el Museo del Traje/EFE

Las habilidades textiles no hace tanto estaban consideradas como “una virtud de la mujer casadera”, un oficio heredado de madres a hijas, que cultivaron desde la legendaria Penélope hasta la autoritaria, y más real, Isabel I de Inglaterra, de la que se conservan espectaculares bordados.

Este tipo de actividad típicamente femenina ha legado a la historia de las familias y la artesanía magníficos ajuares de manteles, colchas y juegos de sábanas, que acumulan cientos y cientos de horas de trabajo manual, y de la que se encuentran maravillosos ejemplos en la muestra del museo madrileño.

Un trabajo “infravalorado” por estar desarrollado históricamente por mujeres y que ha relegado la artesanía textil a una categoría de segunda, fuera de los museos, más allá de los especializados en moda, explica.

Pero el futuro se revela en cierto modo “esperanzador”, según Suárez Ojeda, las aulas de las principales escuelas de moda están llenas de mujeres, en el caso del ISEM Fashion Business School, de la Universidad de Navarra, el porcentaje se sitúa en un 75 por ciento de mujeres frente al 25 de hombres.

Poco a poco también se van derribando estereotipos, así “Vidas de puntadas” cierra su recorrido expositivo con una instalación de “Tejelaaraña“, un dúo de arte callejero que utiliza el ganchillo para reivindicar la ciudad y que está formado por un hombre y una mujer.EFE

Posted in Sin categoría

EFEDATA
Efe Estilo en Twitter
Máster de Periodismo de Agencia
  • Visto
  • Nube de tags

Madrid, mar (EFE).- “Yo soy modista y diseñador”, precisaba Balenciaga. Un discreto homenaje a la mujer por parte del más grande de los creadores españoles, que resume la invisibilidad que ha padecido a lo largo de la historia de la moda, a pesar de ser la artífice de las labores textiles desde el origen de los tiempos.

Desde las primeras recolectoras que empezaron a experimentar con fibras en el paleolítico, hasta las bordadoras e hilanderas medievales o las modistillas que atendían a domicilio el siglo pasado, el mundo de lo textil “siempre ha estado en manos de mujeres“, defiende Lucina Llorente ante las vitrinas de la exposición comisariada por ella, Vidas a puntadas“, que puede verse desde hoy y hasta el 18 de mayo en el Museo del Traje, en Madrid.

Mujer trabajando en un antiguo telar/ Imagen cedida por el Museo del Traje/EFE

Mujer trabajando en un antiguo telar/ Imagen cedida por el Museo del Traje/EFE

Ruecas versus Singer

Ruecas de hilado centenarias junto a bolillos, bastidores, máquinas Singer, reconocibles números de Burda o el vetusto “Manual de la Moda Elegante” (1878) son algunas de las piezas que se pueden contemplar en esta exposición, y dan prueba de una “realidad social y económica” eminentemente femenina, que ha perdurado a lo largo del tiempo, y que está claramente relacionada con la producción y difusión de la moda, añade Llorente.

Hoy en día sigue siendo así, la mayor parte de las profesiones inscritas en el mundo de la moda siguen estando desarrolladas por mujeres. Diseñadores como Karl Lagerfeld o Raf Simons, a cargo de las todopoderosas Chanel y Dior, cuentan con un auténtico ejército de costureras que crean, puntada a puntada, los preciosos trajes que suben a la pasarela.

Aún así las cabezas visibles de las firmas suelen ser hombres. “En el mundo de la moda hay tantos hombres como mujeres, pero como en toda actividad económica que implica dinero y poder, los hombres son los que despuntan”, explica a Efe Estilo Magdalena Suárez Ojeda, miembro del Consejo del Instituto de Investigaciones Feministas de la Universidad Complutense de Madrid.

Las razones de esta “invisibilidad” obedece a varias de razones: hasta hace poco las mujeres “estaban relegadas al ámbito doméstico” mientras que las relaciones de poder han estado “tradicionalmente ligadas a lo masculino”, detalla Suárez, quien cree que “la realidad es tozuda” a pesar de los muchos avances en materia de igualdad que se han realizado.

Esta experta en política de género fue además parte del jurado del Premio Nacional de Diseño de Moda que se concedió este año a Amaya Arzuaga, una “rara avis” del panorama nacional, que desfila en París y en Madrid, exporta el 80 por ciento de su producción a 37 países, y que es la primera mujer en recibir este premio en España.

De costurera anónima a empresaria

Uno de los arquitectónicos y vanguardistas vestidos de la burgalesa forma parte de la exposición del Museo del Traje, expuesto en conjunto con una austera camisola hecha a mano y un vestido de Flora Villareal, una de las modistas que vistió a la alta sociedad española de mediados del siglo y que copiaba entre otros, diseños de Christian Dior -aunque sus clientas aseguraban que su confección era superior a las casas francesas-.

El objetivo de este apartado es mostrar la evolución de la mujer en las labores textiles a lo largo del tiempo, desde la costurera anónima pasando por la diseñadora que comienza a poner su nombre a los diseños, hasta la actual empresaria que controla “todo el proceso de producción”, desde la creación hasta las finanzas, señala Lucina LLorente, responsable de textiles del Museo del Traje.

“No hay que olvidar que la costura es el primer trabajo con el que está socialmente aceptado que la mujer salga a trabajar fuera de casa”, detalla.

Máquina de coser del siglo pasado/ Imagen cedida por el Museo del Traje/EFE

Máquina de coser del siglo pasado/ Imagen cedida por el Museo del Traje/EFE

Las habilidades textiles no hace tanto estaban consideradas como “una virtud de la mujer casadera”, un oficio heredado de madres a hijas, que cultivaron desde la legendaria Penélope hasta la autoritaria, y más real, Isabel I de Inglaterra, de la que se conservan espectaculares bordados.

Este tipo de actividad típicamente femenina ha legado a la historia de las familias y la artesanía magníficos ajuares de manteles, colchas y juegos de sábanas, que acumulan cientos y cientos de horas de trabajo manual, y de la que se encuentran maravillosos ejemplos en la muestra del museo madrileño.

Un trabajo “infravalorado” por estar desarrollado históricamente por mujeres y que ha relegado la artesanía textil a una categoría de segunda, fuera de los museos, más allá de los especializados en moda, explica.

Pero el futuro se revela en cierto modo “esperanzador”, según Suárez Ojeda, las aulas de las principales escuelas de moda están llenas de mujeres, en el caso del ISEM Fashion Business School, de la Universidad de Navarra, el porcentaje se sitúa en un 75 por ciento de mujeres frente al 25 de hombres.

Poco a poco también se van derribando estereotipos, así “Vidas de puntadas” cierra su recorrido expositivo con una instalación de “Tejelaaraña“, un dúo de arte callejero que utiliza el ganchillo para reivindicar la ciudad y que está formado por un hombre y una mujer.EFE

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies