• mas infoLola Flores, genio y figura. EFELola Flores, genio y figura. EFELola Flores, genio y figura. EFE
  • mas infoEn la romería del Rocío junto a Paquita Rico. EFElola floresEn la romería del Rocío junto a Paquita Rico. EFE
  • mas infoJunto a su marido, sus hijos Lolita y Antonio y la recién nacida Rosario. EFElola floresJunto a su marido, sus hijos Lolita y Antonio y la recién nacida Rosario. EFE
  • mas infoJunto a su marido, El Pescaílla, saludando a la Reina Sofía. EFElola floresJunto a su marido, El Pescaílla, saludando a la Reina Sofía. EFE
  • mas infoEn plena actuación, toda energía. EFElola floresEn plena actuación, toda energía. EFE
Lola Flores, genio y figura. EFEEn la romería del Rocío junto a Paquita Rico. EFEJunto a su marido, sus hijos Lolita y Antonio y la recién nacida Rosario. EFEJunto a su marido, El Pescaílla, saludando a la Reina Sofía. EFEEn plena actuación, toda energía. EFE

Lola Flores, un “doodle” con mucho arte

“Ay, pena, penita pena, pena de mi corazón”, cantaba Lola Flores, un torbellino de mujer, que Google homenajea con un ‘doodle’ al cumplirse 93 años de su nacimiento.

“Ay, pena, penita pena, pena de mi corazón”, cantaba la artista jerezana Lola Flores, un torbellino de mujer que se inventó a sí misma y que hoy cumpliría 93 años, fecha que Google recuerda con un bonito doodle, que se verá en más de veinte países como Argentina, Chile o Japón, entre otros.

Vivió a su manera y fue enterrada como ella quería, con la gente cantando la Zarzamora. Lola Flores se marchó de este mundo arropada por las palmas y los olés de más de 150.000 personas y un séquito de doce furgonetas cargadas de coronas y ramos que dejaron a las floristerías de Madrid sin una flor.

lola flores

Roquera Lola. EFE

Han pasado más de veinte años desde que un cáncer se llevara por delante a “La Faraona” la madrugada del 16 de mayo de 1995. Pero como decía el tango de Carlos Gardel, “veinte años no es nada” y hoy su genio, arte y temperamento siguen vivos.

Así era Lola Flores. Una mujer irrepetible, de carácter arrollador, genial, espontánea, atrevida, excesiva, moderna y una madre coraje, incluso una leona que defendía con celo a sus cachorros.

“Si me queréis, irse! gritó Lola Flores

Prueba de ello es su famosa frase “Si me queréis, irse! gritó Lola Flores el 25 de agosto desde el altar de la iglesia de la Encarnación de Marbella a las cinco mil personas que se colaron en el templo donde se casaba su hija Lolita con Guillermo Furiase.

Ese afán por proteger a sus hijos, le llevo a cuidar al máximo a Antonio por su adicción a las drogas, incluso le construyó una casa de madera en el jardín de su casa, El Lerele, para tenerlo más cerca.

Reconocida y aclamada

Con una voz rota y a golpe de tacón, Lola Flores, con esfuerzo y talento logró ser conocida y aclamada en medio mundo. “No sabe cantar, no sabe bailar, pero no se la pierdan”, decía la crítica del New York Times cuando hablaba de la primera actuación de esta andaluza en la Gran Manzana en 1953.

Lola Flores empezó en el mundo del espectáculo siendo una niña con la intención de sacar de la miseria a sus padres. María de los Dolores Flores Ruiz, conocida como Lola Flores (1923), nació en Jerez de la Frontera (Cádiz).

Imparable Lola Flores

Su padre, Pedro Flores “El Comino”, regentó varias tabernas jerezanas, mientras que su madre, Rosario, cuidaba del hogar. Con apenas diez años, la joven ya cantaba por los bares de Jerez y, con quince, por los pueblos cercanos.

En esa época entró en la compañía de variedades de “Mary Paz” y con ella recorrió la provincia gaditana. En 1940, Lola convenció a su padre para que vendiera el bar y se trasladara con su familia a Madrid.

lola flores

Lola Flores en su casa de Marbella junto a su hijo Antonio y su hija Rosario. EFE

En la capital la contrataron para cantar una copla en la que sería su primera película, “Martingala”, de Fernando Mignoni. Por esta pequeña intervención le pagaron 12.000 pesetas.

En Madrid asistió a la academia del maestro Quiroga, quien la protegió y ayudó económicamente. Con él aprendió a desenvolverse en los escenarios, a cantar, bailar y moverse.

Su arte era intuitivo y en él volcaba todo su temperamento, personalidad y facultades. Con su peculiar estilo y fuerza, Lola Flores ha pasado a la historia como una de las grandes del arte flamenco.

El amor en su vida

En el Paralelo de Barcelona, cantando los éxitos de Estrellita Castro, conoció al que más tarde sería su marido, el guitarrista gitano Antonio González “El Pescaílla”, con quien en 1957 contrajo matrimonio en la Basílica del Monasterio de El Escorial.

Antes, en 1944 presentó con Manolo Caracol, a quien conocía desde años atrás, la obra musical “Zambra”, llevada con éxito por toda España, una relación profesional que se extendió también al terreno sentimental.

Para muchos, Caracol fue un personaje de gran importancia en la carrera de Lola Flores. El cantante modeló a la artista y supo sacar de ella muchas de sus posibilidades, pero su fuerte temperamento motivó la ruptura de la pareja.

Una serie de hechos marcaron, a comienzos de los años 50, el definitivo camino artístico de Lola, entre ellos que el productor de cine Cesáreo González la contratara por 6 millones de pesetas -cifra astronómica para aquellos tiempos- para rodar seis películas en un par de años y llevarla de gira por América. A partir de ese momento, su carrera fue todo un éxito.

Lola Flores, madre por encima de todo

Madre de tres hijos, Lolita, Antonio (que murió catorce días después que su madre) y Rosario, la Faraona compagino su maternidad con su carrera artística, continuó grabando discos y protagonizando películas.

En la década de los setenta su actividad artística disminuyó, aunque cabe destacar que actuó en el Madison Square Garden de Nueva York con su hija Lolita.
En 1987, cuando su carrera artística sufría un bajón, aparecieron sus problemas con Hacienda, que la reclamaba 45 millones de pesetas.

Su atrevimiento, le llevo en la década de los 80 a posar desnuda para la revista “Interviú”. Aunque se decía que había cobrado 5 millones por la exclusiva, ella lo negó y aseguró que simplemente la habían sorprendido en “top-less” en la playa. Nadie la creyó.

El 1989 fue su año maldito. Junto a sus problemas con Hacienda, el 21 de enero falleció su madre y, ese mismo mes, la cantante fue operada de vesícula.

lola flores

Lola Flores, genio y figura. Cantando con su hija Lolita EFE

Presentadora de televisión

En su última etapa laboral también trabajó para televisión en programas como “Sabor a Lolas”, “El tablao de Lola” o “Ay Lola, Lolita, Lola”, cuyos últimos capítulos acabó poco antes de su fallecimiento, el 16 de mayo de 1995, en Madrid, a consecuencia de un cáncer que padecía desde hacía más de dos décadas y por el que fue hospitalizada en varias ocasiones.

Aparte de su conocida devoción por la familia y el trabajo, a Lola Flores le gustaban las fiestas flamencas, el “guisquito”, veranear en Marbella y pintar.

Lola Flores fue una mujer moderna para su época, pese a su querencia por lo familiar y tradicional. Su vida fue un prolongado cortejo de pretendientes que agrupó a bailarines, flamencos, futbolistas, toreros y cineastas, un reguero de hombres con los que no reprimió el torrente de sus deseos.
“Es un terremoto incandescente, un jaleo rebelde, un derrame constante”, así definía el escritor Terenci Moix a Lola Flores, la “Lola” de España.

Tagged with: ,
Posted in Personajes

Efe Estilo en Twitter
EFEverdeEFEagroEFEempresasEfe salud
Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies