Con sensibilidad y elegancia, la americana Louise Dahl-Wolfe modernizó la fotografía de modaCon sensibilidad y elegancia, la americana Louise Dahl-Wolfe modernizó la fotografía de moda

Louise Dahl-Wolfe, la elegancia a golpe de “click”

Louise Dahl-Wolfe tuvo una mirada muy especial para la moda, fue una de las primeras en hacer fotografía en localizaciones exteriores.

Madrid, (EFE).- Con sensibilidad y elegancia, la americana Louise Dahl-Wolfe modernizó la fotografía de moda gracias a sus fabulosas localizaciones exteriores, además de retratar a actores de Hollywood envueltos en un halo cercano y dulce, un trabajo que en su día influyó en Richard Avedon y que ahora brilla con luz propia.

louise-dahl-wolfe

Con sensibilidad y elegancia, la americana Louise Dahl-Wolfe modernizó la fotografía de moda.

Coetánea de Irvin Penn o Edward Steichen, esta norteamericana, que llegó a la fotografía tras un intento frustrado de dedicarse a la pintura, “experimentó con las imágenes de moda en blanco y negro y en color, y creó su propio estilo”, explica a EFE Oliva María Rubio, comisaria del libro “Louise Dahl-Wolfe, con estilo propio”, editado por La Fabrica.

“Sacó del estudio a las modelos y las llevo a lugares exóticos, además de incorporar la historia del arte en su obra”.

Dahl-Wolfe tuvo una mirada muy especial para la moda, fue una de las primeras en hacer fotografía en localizaciones exteriores. “Sacó del estudio a las modelos y las llevo a lugares exóticos, además de incorporar la historia del arte en su obra”.
Hija de inmigrantes noruegos, esta americana, testigo del cambio social, quiso reflejar lo que ocurría, era el momento en que las mujeres eran más activas, viajaban y lucían prendas más cómodas. “De ahí que cobren protagonismo las fotografías que muestran mujeres tomando el sol, fumando, montando en bicicleta, posando con un mapa de carreteras o paseando por las calles de París”, recuerda la comisaria, fotografías que se podrán ver desde el 1 de junio al 31 de agosto en la Sala Goya del Círculo de Bellas Artes de Madrid.

Louse Dahl Wolfe

Con sensibilidad y elegancia, la americana Louise Dahl-Wolfe modernizó la fotografía de moda

Si en su obra en blanco y negro, las modelos nunca miran a la cámara, “están absortas en lo que hacen, ajenas al objetivo”, en sus fotografías de color se aprecia una sinfonía de color y una bella armonía con las combinaciones más sorprendentes.
“Louise Dahl-Wolfe venía del arte, tenía formación en pintura lo que le permitió trabajar con la composición y los colores con gran maestría, era capaz de mezclar y armonizar los colores más sorprendentes”, asegura.

Hollywood, al natual

En una época en la que imperaban los retratos de estudio que respiraban glamur y construían estrellas inalcanzables a base retoques y focos, Dahl-Wolfe “apostó por fotografiar a las estrellas de Hollywood con luz natural y en localizaciones exteriores, quiso plasmar a los actores en cuerpo y alma, no dioses imposibles de alcanzar”.
Su objetivo atrapó la esencia, personalidad y carácter de Bette Davis, Marlene Dietrich, Orson Welles, Veronica Lake, Orson Welles, Dolores del Río, Vivien Lale o Yves Montand, entre otros artistas.
El retrato, un género que la artista comenzó a cultivar en Tennenessee, donde tuvo la oportunidad de conocer de cerca la vida rural y la pobreza, lo trabajó a lo largo de su carrera y tuvo encargos de políticos, dramaturgos, escritores o poetas, además de inmortalizar a Coco Chanel, Christian Dior o Madeleine Vionnet.

En la revista Harpers’s Bazaar  llegó a publicar más de 600 fotografías en color, 86 portadas y miles de imágenes en blanco y negro

Delicados y sensuales resultan sus desnudos, no pasan por alto unas bellísimas imágenes en el desierto de California o un autorretrato en la piscina, “fue pionera en mostrar la sensualidad y la delicadeza de la mujer”, destaca la comisaria.

Lousie Dahl Wolfe

Dahl-Wolfe apostó por fotografiar a las estrellas de Hollywood con luz natural y en localizaciones exteriores.

Esta fotógrafa, que desarrolló su carrera junto a la editora Carmel Snow en la revista Harpers’s Bazaar, donde durante dos décadas llegó a publicar más de 600 fotografías en color, 86 portadas y miles de imágenes en blanco y negro, “nunca se consideró una artista”, dice Oliva María Rubio, que recuerda que fue ejemplo para artistas posteriores.
“Ella era la vara de medir para todos nosotros”, decía Richard Avedon, alumno de esta mujer, una gran investigadora de la fotografía al aire libre que supo plasmar la elegancia a golpe de “click”. (EFE)

Tagged with: , ,
Posted in Moda

Efe Estilo en Twitter
EFEEMPRESASEFEturPractica españolEFEagro
Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies