• ¿Conoces a Manuel Piña?
¿Conoces a Manuel Piña?

¿Conoces a Manuel Piña?

Manuel Piña es un autor fundamental de la moda del siglo XX, que llegó a tener tienda en Nueva York y fue figura fundamental de La Movida.

Madrid, nov (EFE).- Pocos conocen a esta figura fundamental de la historia de la moda del siglo XX, un diseñador que impulsó la creación de la pasarela Cibeles, renovó el armario de la nueva mujer del tardofranquismo, abrió su propia tienda en Nueva York y centró sus esfuerzos en crear una sólida industrial nacional de diseño. Pero lo más insólito de la trayectoria de Manuel Piña es, sin duda, él mismo. Autodidacta, con vocación internacional y hecho a sí mismo, esta es la historia de un joven que, con apenas doce años, comienza como dependiente de una tienda de telas en La Mancha y, gracias a mucho esfuerzo y una inusitada creatividad, termina como uno de los diseñadores fundamentales de La Movida.

Primera gran retrospectiva

Ahora el Museo del Traje le dedica su primera gran retrospectiva -hasta el 26 de enero-, “Manuel Piña. Diseñador de Moda 1944-1994“, una muestra formada por 72 piezas, en su mayoría cedidas por el museo que lleva su nombre en su Manzanares natal, y que recorre cronológicamente las etapas fundamentales de su trayectoria.

Manuel Piña es un puente claro entre la moda de vanguardia y las artesanías tradicionales. Cuando el diseño en España está en pañales, él es un verdadero diseñador“, resume a Efe Estilo Juan Gutiérrez, comisario de la muestra junto a Concha Herranz.

El germen de su carrera se sitúa en su traslado a Madrid, donde trabajará como dependiente y comercial, dos puestos que le dotarán de una increíble sensibilidad para adelantarse a las tendencias de moda de mujer y que le impulsarán a abrir su propia fábrica de este tipo de tejidos, pero con un toque “más moderno”.

Ropa femenina y sensual

Manuel Piña

Una de las últimas colecciones de Manuel Pina. PACO CAMPOS/EFE

Con esta apuesta empresarial, Piña concibe ropa “muy femenina, muy sensual“, y piezas con múltiples posibilidades, para que cada mujer “las lleve como quiera, algo que ahora está muy de moda”, pero que entonces fue toda una revolución, argumenta Herranz.

Un vestido en punto de seda de mangas arrastradas, con los colores de la bandera de España, diseñada para una pasarela en Japón, o un sencillo traje de punto negro con un cuello malva inspirado en Miyake, son algunas de las prendas de esta etapa.

Ya entonces consigue la tan ansiada “hermandad entre industria y el diseño“, otro de sus caballos de batalla profesionales, que siempre tuvo las miras puestas en la exportación, algo raro entonces y ahora, explican ambos comisarios.

Recuperación de la artesanía tradicional

La tradición española siempre estuvo en los diseños de Manuel Piña, en las telas de punto artesanal, en sus batas de cola con encaje o en las piezas de macramé.

Ponte tu mejor vestido, píntate los labios, súbete a unos tacones y sal a la calle

Un vestido negro con un Jesucristo en la cruz hecho con esta técnica, o una magnifica falda abullonada y rematada con una extensa cola hecha con la tela típica de cortina manchega, que luego fotografiaría García-Alix, son algunas de las piezas de esta época.

En 1981 abre su propia tienda en Nueva York, y en 1982 crea y desfila junto a otros diseñadores punteros en España en la pasarela que sería el germen de la actual Mercedes Benz Madrid Fashion Week, momento en el que ya está totalmente asentado el concepto de “mujer Piña”.

“Ponte tu mejor vestido, píntate los labios, súbete a unos tacones y sal a la calle. Siempre pensé que mi complicidad con las mujeres, con su fuerza salvaje y su capacidad innata de seducción, por encima de modas, fue lo que me llevó a diseñar para ellas”, solía decir el diseñador.

Fue uno de los diseñadores referentes de La Movida, una época en la que vieron la luz obras más experimentales, como una bata de cola pintada por el artista Costus, un vestido de malla de metal o piezas volumétricas hechas en cuero, denim o materiales plásticos.

En el albor de la década de los 90 firma un contrato por 1.500 millones de euros con una gigante japonés de distribución, que posteriormente tuvo que cancelar, al romper relaciones con la fábrica que realizaba sus prendas en España.

Manuel Piña, una carrera que acaba abruptamente

Manuel Piña

Imagen de archivo de Manuel Pina/EFE

Es entonces cuando se retira, gravemente enfermo de sida, para fallecer en 1994, un abrupto final que ha generado que su figura sea poco conocida para el gran público, aunque muchos diseñadores contemporáneos lo consideren su referente.

“Fue un personaje polémico”, explica Gutiérrez, quien reconoce que en la última de su vida Piña se sintió enormementefrustrado” ya que consideraba que los diseñadores “no podían pensar solo en ser artistas“, sino conocer “profundamente” la materia con la que trabajaban “al nivel de la alta costura”, añade.

Si no hubiera fallecido, su firma estaría “al nivel de, por ejemplo, Jean Paul Gaultier“, explican ambos comisarios, que consideran de justicia esta primera retrospectiva, para acercar al gran público la obra de este diseñador manchego. EFE

.-Efeestilo

Tagged with: ,
Posted in Moda

Efe Estilo en Twitter
EFEEMPRESASEFEturPractica españolEFEagro
Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies