• mas infoMeredith Parmalee con un ovillo de lana sobre el podioMeredith Parmalee correrá la maratón de Nueva York mientas teje una bufanda. CedidaMeredith Parmalee correrá la maratón de Nueva York mientas teje una bufanda. Cedida
  • Meredith Parmelee tejerá una bufanda color turquesa con los dedos.Cedida
  • mas infoMeredith Parmelee alza en ovillo de lana en un pequeño podio intalado en una pista deportivaMeredith Parmelee alza en ovillo de lana en el podio.Meredith Parmelee se sube al podio.Cedida
  • mas infoMeredith Parmalee se ata los cordones de las zapatillas al lado de su ovilloUn momento del entrenamiento de Parmalee para la maratón de Nueva York. Cedida
Meredith Parmalee correrá la maratón de Nueva York mientas teje una bufanda. CedidaMeredith Parmelee tejerá una bufanda color turquesa con los dedos.CedidaMeredith Parmelee se sube al podio.CedidaUn momento del entrenamiento de Parmalee para la maratón de Nueva York. Cedida
Tejedores a la carrera

La maratón de Nueva York, con un ovillo a cuestas

Cerca de 60.000 corredores, 42 kilómetros y una bufanda color turquesa, la que tejerá con los dedos la americana Meredith Parmalee, este domingo, mientras recorre las calles y avenidas de la Gran Manzana en la maratón más famosa del mundo, en una carrera que, además, tiene un propósito solidario

Madrid, oct (EFE).- Meredith Parmalee, una estudiante americana de Negocios Internacionales, de 22 años, sólo espera que, el domingo, el cielo amanezca sin nubes en Nueva York. La lluvia podría complicar la hazaña de tomar la salida de la carrera con un ovillo turquesa bajo el brazo y rematarla, horas después, con una bufanda en mano, además del previsible dolor de piernas.

La idea nació casi en broma, cuenta Parmalee, quién colabora con We Are Knitters desde que en el año 2014, en una estancia como estudiante en España, hiciese prácticas en la empresa que vende materiales para tejer.

Meredith estira los músculos en las gradas de una pista de atletismo, con un ovillo de lana naranja en sus manos

Una sesión de estiramiento con ovillo.Cedida

“Fue una idea que lancé en We Are Knitters, nos lo tomamos un poco a risa, pero luego le fuimos dando forma y ahora estamos todos muy comprometidos”, explica la joven que, esponsorizada por la compañía, ya ha recaudado 3.500 dólares destinados a la Sociedad de Leucemia y Linfoma.

Las agujas se quedan en casa

La bufanda la tejerá con los dedos, ya que las agujas están prohibidas por temas de seguridad: “De todas maneras, tejer con agujas sería una tarea mucho más complicada que hacerlo con las manos, que es más sencillo porque no hay que aprender muchas puntadas. Solo tienes que utilizar cuatro dedos dejando fuera los pulgares”, señala la joven.

No será la única que tendrá que coordinar dedos y pies. Parmalee tiene constancia de que participará en la carrera David Babcock, de 43 años.

Meredith Parmalee trenza lana color turquesa con los dedos

Meredith Parmalee ya había corrido tres medias maratones, pero sin que el ovillo entrase en juego.Cedida

“Él ya ha corrido otras maratones, como la de Kansas, en 2013, y tiene el récord Guinness por ‘La bufanda más larga tejida en una maratón’, eso me motiva y espero poder ser yo quien ostente ese récord a partir de ahora” cuenta la americana, que ha seguido al veterano corredor-tejedor en Youtube para aprender de sus métodos y su destreza.

También ha tenido que tirar de la plataforma de vídeos para aprender a tejer con los dedos, aunque las agujas ya las manejaba desde los 10 años: “Me enseñó mi abuela, pero no es una actividad que haya practicado muy a menudo. Volví a retomarla el año pasado cuando me incorporé a trabajar con We Are Knitters”, señala.

Reto “runner”

La joven ya había participado anteriormente en tres medias-maratones en Boston, Brooklyn y Madrid, aunque la gran carrera de Nueva York es “un reto” que la ha llevado a entrenar a diario ampliando las distancias, y a fabricar una bufanda por día, una por cada entrenamiento.

“Las deshago y utilizo el mismo hilo para el siguiente entrenamiento, si no, ya me hubiese juntado con decenas de bufandas” cuenta Parmalee, matizando que las prendas de abrigo crecen muy rápido porque solo se pueden hacer del ancho de una mano.

Meredith corre mientras teje con sus dedos.Cedida

Meredith corre mientras teje con sus dedos.Cedida

La acción de tejer ayuda a la corredora a concentrarse o a evadirse de la carrera, según lo que necesite, pero al mismo tiempo tiene sus inconvenientes, y el peor de ellos es la “logística del ovillo”.

Un rollo de ovillo

Parmalee llevará el hilo alrededor de la muñeca, a modo de brazalete y lo irá desenredando poco a poco, una decisión tomada después de que el ovillo acabase rodando por el suelo en sus entrenamientos, con bastante frecuencia.

“Lo que vaya tejiendo lo envolveré en mi cuello y en mi cintura, eso me ayudará a soportar el frío, porque hay que tener en cuenta que a estas alturas las temperaturas son bajas en Nueva York y además hay viento. Eso sí, espero que no llueva”, explica.

“Tejer hace que me olvide un poco de los minutos y kilómetros que pasan”, cuenta la joven, que también es consciente de que el ovillo ralentizará algo su ritmo, y espera acabar la carrera en un tiempo cercano a las tres horas.

“Claro que tengo miedo a distraerme, pero he entrenado mucho y muy duro y creo que lo tengo controlado”, confiesa la corredora, esperanzada en que, cuando la maratón termine, ella tenga una larga bufanda color turquesa entre sus manos.EFE

Tagged with:
Posted in Tendencias

Efe Estilo en Twitter
EFEverdeEFEagroEFEempresasbanner_EFEtur300x125
Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies