Alicia Borrás es una de las modelos maduras que recupera su espacio en la moda. EFE/Ugo CameraAlicia Borrás es una de las modelos maduras que recupera su espacio en la moda. EFE/Ugo Camera

La mujer madura vuelve a ser icono de estilo

La mayoría supera los 50 años y algunas rozan los 90, así son las nuevas musas de la moda, mujeres maduras que demuestran que la belleza no tiene edad.

Madrid, sep 2017 (EFE).- Desde Madrid hasta Milán, la pasarela se rinde a las mujeres maduras, modelos que marcaron tendencia en décadas pasadas y que ahora, rozando los 50 años o superando los 70, recuperan su lugar en la moda para hacer de ella una industria más diversa, donde la belleza también se encuentra en arrugas y canas.

En los últimos años, la moda y, en general, el mundo de la imagen, parecía estar vetado a las imperfecciones, entendiendo como tal cualquier tipo de “anomalía” física y, por supuesto, arrugas y canas.

Una práctica que ahora parece llegar a su fin de la mano de mujeres como Alicia Borrás, coronada como Miss España en 1965, y quien, a sus 72 años, ha vuelto a subirse a la pasarela para el desfile de Roberto Verino, en la última edición de Mercedes-Benz Fashion Week Madrid.

Belleza juvenil y madura comparten pasarela

Borrás desfiló con dos estilismos: un vestido rojo de corte midi y un elegante conjunto de noche en negro, sin más accesorio que un cinturón, y su pelo, corto, ondulado y plateado, que lució como el mejor símbolo de la elegancia aprendida con la edad.

La modelo, que llegó a desfilar para grandes firmas internacionales como Dior, Chanel o Yves Saint Laurent, abandonó la profesión a los 27 años y la retomó en 2014, nada más y nada menos que de la mano de la firma de lencería Andres Sarda, y desde entonces ha seguido inspirando a firmas como Desigual y medios de comunicación del sector, como S Moda, que contó con ella para una editorial.

Borrás es la veterana de una lista de mujeres maduras, en su mayoría rozando los 50, que están demostrando que no hay edad límite para ser un icono de estilo.

Este fenómeno (en todos los sentidos de la palabra) se repite fuera de la frontera española. Hace un par de días, Versace subió a la pasarela de la Semana de la Moda de Milán a las primeras “top models”, como Naomi Capmbell, Cindy Crawford, Carla Bruni, Helena Christensen y Claudia Schiffer, imagen mundial de la moda en las décadas de los años 80 y 90, y todas por encima de los 45, que cerraron uno de los desfiles más memorables de la firma.

Un gesto con el que Donatella Versace, su directora creativa, quiso rememorar a su hermano y fundador de la casa italiana, Gianni Versace; y que también le valió, quizás sin quererlo, para mandar al mundo un potente mensaje: que la belleza con los años no se pierde, sólo se enriquece.

La mujer madura, icono de estilo “high-end” y “low-cost”

Lejos de ser una novedad, esta batalla contra los asfixiantes cánones de belleza empezó a librarse en 2014, cuando la diversidad empezó a verse como el mejor “marketing”, y la moda se vio obligada a ponerse al día, abriendo su exclusivo círculo a figuras como la modelo Winnie Harlow, que padece vitíligo, o Valentina Sampaio, una brasileña transexual que podría ser el nuevo fichaje de Victoria’s Secret.

mujer madura icono estilo

Alicia Borrás desfiló para Roberto Verino en la pasada edición de MBFWM. EFE/Ugo Camera

Ese mismo año, mujeres como la nonagenaria Iris Apfel o la sexagenaria Jacky O’Shaughenessy, se convirtieron en imagen de documentales de moda y campañas publicitarias de firmas como American Apparel, mientras Lanvin, Gucci o Dolce & Gabbana repetían la estrategia con Tziporah Salamon, Vanessa Redgrave y Sofía Loren, todas ellas entrando en los ochenta.

Hace poco más de un mes, Zara, una de las enseñas más populares de Inditex, marcó un tanto a favor de la madurez con su campaña “Timeless” (atemporal), formada por una serie de fotografías de estilo minimalista, protagonizadas por tres mujeres que hace mucho abandonaron los 20 años, edad media de las modelos que posan para la firma.

Las maniquíes Malgosia Bela, de 40 años, Yasmin Warsame, de 41, y Kristina de Coninck, de 53, hicieron las veces de percha para las prendas de la firma, en una editorial donde aprovechaban los diseños “atemporales” para reflexionar sobre el paso del tiempo.

“Me gusto mucho más a mí misma ahora que hace 10 o 20 años”, explica Bela en uno de los vídeos de la campaña, a lo que añade “es una paradoja: ganas confianza, y te estás haciendo mayor”.

En plena transición hacia una moda que represente a todos, no es de extrañar que diseñadores y marcas estén poniendo en el punto de mira a las mujeres maduras, modelos famosas en décadas pasadas que, con los años, han adquirido esa belleza especial que sólo se consigue con experiencias de vida.EFE

Tagged with: , ,
Posted in Moda

Efe Estilo en Twitter
EFEEMPRESASEFEturPractica españolEFEagro
Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies