Myriam Yébenes lanza su primer libro Myriam Yébenes lanza su primer libro "Cómo gustarte y gustar"/ Foto cedida por Actitud de Comunicación
"CÓMO GUSTARTE Y GUSTAR"

Myriam Yébenes: “Todos tenemos algo bello”

La empresaria y bloguera, Myriam Yébenes, lanza, a raíz de su bitácora, su primer libro “Cómo gustarte y gustar”, un manual de consejos de belleza, donde muestra especial atención a la idea de que “todos tenemos algo bello”, como bien nos inculcó el clásico de Disney, “La bella y la bestia”

Madrid, may (EFE).- La empresaria y bloguera, Myriam Yébenes, lanza, a raíz de su bitácora, su primer libro “Cómo gustarte y gustar”, un manual de consejos de belleza, donde muestra especial atención a la idea de que “todos tenemos algo bello”, como bien nos inculcó el clásico de Disney, “La bella y la bestia”.

En una entrevista con Efe Estilo, la autora, que es directora del Instituto Maribel Yébenes, un centro de estética que fundó su madre hace 40 años, ha afirmado que el atractivo de una persona es “un conjunto” de factores: “mirada, sonrisa, labios, piernas y, sobre todo, actitud”.

"Cómo gustarte y gustar", el primer libro de la experta en belleza Myriam Yébenes/ Foto cedida por Actitud de Comunicación

“Cómo gustarte y gustar”, el primer libro de la experta en belleza Myriam Yébenes/ Foto cedida por Actitud de Comunicación

Relaciona con la belleza desde la infancia por la empresa familiar, Yébenes hace especial hincapié en la “sonrisa”, un gesto que llama la atención y con el que se puede -asegura- “conquistar” al mundo.

Yébenes hace especial hincapié en la “sonrisa”, un gesto que llama la atención y con el que se puede -asegura- “conquistar” al mundo

Sentirse “bien” consigo mismo al mirarse al espejo lo considera esencial, pero lo “fundamental” para esta experta es el hecho de “salir a la calle con confianza y seguridad”.

En cuanto al aspecto físico, la empresaria afirma que “no hay que vivir obsesionado” con ello: “una cosa es cuidarse, preocuparse por tener una imagen limpia y una piel hidratada, pero no hay que pasarse queriendo cambiar todo lo que uno tiene”, añade.

Myriam Yébenes, quien insiste en que “tenemos que querernos”, explica que el “peor enemigo” es “uno mismo”, y es que, en la lista de requisitos para triunfar en belleza, “lo primero” es que una persona “se guste”.

El secreto es aceptarse con las virtudes y defectos y, sobre todo, “potenciar” lo mejor de cada uno. “El ingrediente más importante es lucir siempre una sonrisa y tener buen humor”, desvela Yébenes.

Cuidarse desde jóvenes

A la hora de mantenerse, afirma que, desde hace poco tiempo, se cuidan “más los hombres”, y explica que, cuando un hombre se esmera, lo hace de forma “muy disciplinada”. “La belleza ya no entiende de sexos. Un hombre también tiene arrugas, flacidez y la piel deshidratada”, asegura.

En cuestiones de edad, los catorce o quince años son los “ideales” para empezar a cuidarse, según recomienda la autora, quien añade que es el momento “perfecto” para comenzar a utilizar algo “básico”, como un “tónico” para limpiar la piel.

A partir de los veinte, Yébenes aconseja “añadir” al ritual un contorno de ojos y una crema hidratante. De igual forma, a los treinta, siempre están los centros de estética que “abren sus puertas” para ayudar a combatir la flacidez o las manchas.

Como explica en su libro, Myriam Yébenes sostiene que la edad de la piel ha cambiado “mucho” hoy en día y, en muchas ocasiones, “no coincide con la edad biológica”. “Hay mucha gente de más de cuarenta años con una piel de una persona de treinta, y a la inversa”, añade.

Y es que la diferencia que existe entre comenzar a “mantenerse” en la juventud a hacerlo en la edad adulta está en los “resultados” que se obtienen, ya que, si se lleva a cabo cuando se es “más joven”, después es “más sencillo” combatir los signos de envejecimiento.

Constancia y constancia

Los consejos que la bloguera da sobre cuidados “básicos” están basados en la “constancia”: “los tratamientos son eficaces siempre que se hagan diariamente. Un pequeño gesto por la mañana y por la noche llevan a un final feliz”.

El tiempo que lleva un ritual “adecuado” en casa dura, únicamente, entre “diez o quince” minutos y se rige por el uso obligatorio del “tónico”, un producto al que Yébenes define como “insustituible”. “Si no se utiliza, el resto de productos que se apliquen no penetrarán correctamente y perderán eficacia”, concluye. EFE.

Posted in Belleza

EFEempresasEfe saludbanner_practica-español-300x125

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies