• Antonio Najarro y Teresa Helbig, tándem creativo en el Ballet Nacional
Antonio Najarro y Teresa Helbig, tándem creativo en el Ballet Nacional

Antonio Najarro y Teresa Helbig, tándem creativo en el Ballet Nacional

La diseñadora catalana y el director del Ballet Nacional de España unen moda y danza sobre el escenario.

Madrid, 6 jun (EFE).- Con un atrevido giro estético, Antonio Najarro estrena Alento y Zaguán, espectáculo que exhibe el vestuario que mejor define la danza española y, por qué no, también las tendencias. “La mujer luce prendas vaporosas, el hombre ceñidas, ambas vanguardistas, gracias a la creatividad de Teresa Helbig”.

Alento y Zaguán, que se estrena el próximo 12 de junio en el Teatro de la Zarzuela de Madrid, “es fusión, contradicción y vanguardia”, explica en una entrevista a EFE Antonio Najarro, director del BNE, quien cuenta que siempre le ha gustado subir la moda al escenario. “Mi sello lleva un vestuario muy de la calle, lejos de los requisitos que marcan los cánones para bailar”.

JamesRajotte/Imagen cedida por el BNE/EFE

JamesRajotte/Imagen cedida por el BNE/EFE

El otro pilar del tándem creativo, la diseñadora Teresa Helbig explica, que “los trajes deben respetar los movimientos de los bailarines, lo que exige patrones en equilibrio y tejidos con volumen para que la danza luzca en todo su esplendor”.

El último espectáculo de Najarro, con música de Fernando Egozcue, es “arriesgado, fusiona flamenco, jazz, blues y tango argentino”, dice Helbig, quien, entre risas, cuenta que “una cosa es hacer vestidos y otra bien distinta, hacer vestidos con movimiento ideados exclusivamente para bailar”.

Tras cuatro años al frente de BNE, Najarro ha considerado que era el momento de arriesgar y de hacer una coreografía lejos de lo que hasta ahora había realizado.

“Es un espectáculo con guiños y recuerdos a todas las coreografías que he puesto en pie, una muestra muy concreta de los estilos y personalidades de los bailarines”, dice el creador.

El vestuario es sencillo, coloreado en rosa palo y tonos empolvados con muchos metros de tela para que “la bailarina pueda volar”, describe Narrajo.

La mujer de Alento y Zaguán es seductora y fuerte. Viste con “creps de georgette”, puntilla de algodón y apuntes de metal, mientras que el hombre, con un patrón muy ceñido, se muestra sensual y canalla ataviado con terciopelo verde y pañuelos rosas. “Aún más transgresor resulta el varón vestido en azul marino y cuero negro”, puntualiza la diseñadora.

Para la elaboración de este vestuario, Helbig ha intentado huir del volante, aunque ha confeccionado una bata de cola cerrada y muy ceñida con más de 600 metros de tela, cremallera de metal y cuello alto, prenda estrella del espectáculo.

En sus espectáculos, Najarro suele elegir un vestuario muy de calle, actual. “Huyo de la teatralidad, por ello, en esta obra aparece una bata de cola estilizada, confeccionada con una puntilla maravillosa que bien podría ser un traje de noche o un maravilloso vestido de novia”, dice el director del BNE.

Todo el vestuario de los bailarines está coordinado, pero son piezas distintas arropadas de un halo sofisticado y un punto roquero. “En las prendas de las bailarinas hay sensualidad gracias a un tul color “nude” con flores de algodón bordado en zonas estratégicas”, desvela Helbig.

Presente en el ADN de las colecciones de esta diseñadora catalana, el metal dorado también brilla sobre el escenario. “Algunos de los modelos lucen un cinturón de cuero con tachuelas, lo que otorgan a la bailarina una pose femenina a la par que rebelde”, cuenta Najarro.

Aunque esta acostumbrada a confeccionar vestidos para mujeres, a Helbig le ha resultado más complicado hacer el vestuario de las bailarinas que el de los bailarines, “sobre todo para poner en alza el movimiento”, asegura la diseñadora que se inició en el mundo de la moda de forma autodidacta, tras crecer entre las agujas y telas del taller de costura de su madre.

“Alento y Zaguán es contradicción, raza, glamur y jazz”, resume Najarro, quien con esta obra pretende reflejar lo que hoy ocurre en la danza y en el flamenco. “Todos los tejido, teñidos, pinturas y plisados son muy actuales. La referencia al flamenco es actual, cuando la gente vea el espectáculo, estará viendo novedad y tendencia como si se tratara de una pasarela”.

Satisfecho con el nuevo vestuario, Najarro dice que Helbig ha realizado un exquisito diseño rebosante de elegancia, con contrastes provocadores y seductores, dejándose llevar por la partitura musical y la coreográfica, toda una oda a la belleza.EFE

 

Tagged with: , ,
Posted in Moda

Efe Estilo en Twitter
EFEEMPRESASEFEturPractica españolEFEagro
Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies