FRANCIA - CINE:CES14 PARIS (FRANCIA), 25/2/2011.- La actriz británica Olivia de Havilland (i) y el ministro francés de Cultura y Comunicación, FréFRANCIA - CINE:CES14 PARIS (FRANCIA), 25/2/2011.- La actriz británica Olivia de Havilland (i) y el ministro francés de Cultura y Comunicación, Fréderic Mitterrand, posan a su llegada a la gala de entrega de los premios anuales de la Academia del Cine francés, los César, en París, Francia, hoy, viernes 25 de febrero de 2011. EFE/Ian Langsdon

Olivia de Havilland, la penúltima estrella del Hollywood dorado

La actriz británica-estadounidense (aunque nacida en Japón) es  la primera en llegar a tan venerable edad, casi seis meses antes que Douglas, que cumplirá sus cien el nueve de diciembre

Madrid, jun (EFE).- De la edad de oro de Hollywood apenas quedan un puñado de representantes, pero lo que se dice estrellas únicamente dos: Olivia de Havilland y Kirk Douglas, y los dos celebran este año su centenario.

Son las dos únicas grandes estrellas vivas de la época clásica de Hollywood, la dominada férreamente por los estudios -Paramount, Metro Goldwyn Mayer, 20th Century Fox, Warner Bros y RKO-, que ataban a los actores con contratos draconianos y les obligaban a mantener una vida glamurosa de cara a la galería.

Olivia de Havilland, una leyenda

Gloria Swanson o Rodolfo Valentino fueron los pioneros de un sistema en el que reinaron Humphrey Bogart, Clark Gable, Gary Cooper, Joan Crawford, John Wayne, Greta Garbo, James Stewart, Cary Grant, Bette Davis, Katherine Hepburn, Rita Hayworth, Ingrid Bergman, Burt Lancaster, Robert Mitchum o Gregory Peck.
Algo más jóvenes, Marilyn Monroe, Audrey Hepburn, Grace Kelly, Elizabeth Taylor, Marlon Brando o Paul Newman.

Newman falleció en 2008 y Taylor en 2011, dejando en aquel momento en el olimpo de los dioses de Hollywood apenas tres grandes nombres: Kirk Douglas y las hermanas Olivia de Havilland y Joan Fontaine.

Dos hermanas con una horrible relación personal debido a su fuerte rivalidad desde el comienzo de sus carreras, que aumentó aún más cuando compitieron en 1941 por el Óscar a la mejor actriz, que consiguió Fontaine por “Suspicion” frente a Havilland, que competía por “Hold back the dawn” -se resarciría con dos estatuillas por “To each his own” y “The Heiress”-.

Incluso Fontaine -que era más joven pero consiguió el Óscar antes- llegó a decir que si ella fuera la primera en morir, De Havilland se cabrearía mucho por perder hasta en ese tema.

Y eso fue lo que pasó. Joan Fontaine falleció en diciembre de 2013, a los 96 años, en California, mientras su hermana permanecía en París, ciudad en la que vive desde hace tiempo.

olivia de havilland

ESTADOS UNIDOS BUSH MEDALLA DE LAS ARTES:GET31.WASHINGTON (ESTADOS UNIDOS).17/11/2008.- El presidente de los Estados Unidos George W. Bush (d) aplaude a la actriz Olivia De Havilland (i) tras hacerle entrega de la Medalla Nacional de las Artes durante una ceremonia celebrada en la Casa Blanca en Washington D.C. hoy lunes 17 de noviembre de 2008. De Havilland ganó dos Oscars y es la última protagonista viva del reparto de “Lo Que el viento se llevó”. EFE/MARK WILSON / POOL

El recuerdo de Hollywood

Con la desaparición de Fontaine, solo los nombres de Douglas y De Havilland mantienen vivo el recuerdo del Hollywood más clásico, el de blanco y negro, el de los grandes melodramas y estrellas aún más grandes.

Solo hay que recordar algunos de los títulos que protagonizaron. “Spartacus”, “Paths of Glory”, “A Letter to Three Wives”, “Ace in the Hole” o “Lust for Life”, en el caso de Douglas; “The Adventures of Robin Hood”, “They Died with Their Boots On” o “The Snake Pit”, en el de Olivia de Havilland, que sin embargo es y será recordada por un único papel, el de la Melanie de “Gone with the wind”.

Más allá de esta pareja centenaria quedan unos cuantos nombres, populares por supuesto, pero sin el aura que rodeó a los más grandes.

Más allá de esta pareja centenaria quedan unos cuantos nombres, populares por supuesto, pero sin el aura que rodeó a los más grandes

Doris Day, con 94 años cumplidos en abril, Jerry Lewis (90), Debbie Reynolds (84) o Kim Novak (83).

De Doris Day se recuerdan sus inolvidables escenas en pijama junto a Rock Hudson o cuando cantó “¿Qué será, será?” en “The man who knew too much” (1956), de Alfred Hitchcock.

De avanzada edad

De Jerry Lewis, su lado más gamberro -“Soy un payaso loco”, reconoció en 2013 en el Festival de Cannes- y sus múltiples caracterizaciones, siempre con un punto estúpido e inocente, como en “The Nutty Professor” (1963).

Y Debbie Reynolds, que protagonizó películas como “Singing’ in the rain” (1952) o “The Unsinkable Molly Brown” (1964) -por la que consiguió su única nominación a un Óscar)-, ha pasado a ser la madre de Carrie Fisher, o mejor aún, de la princesa Leia.

La que más glamour conserva es Kim Novak, a la que Cannes dedicó un homenaje en 2014 que demostró que sigue siendo la rubia perfecta y elegante que conquistó a Hitchcock. Y aunque se retiró del ojo público en 1965, sigue en el recuerdo de los amantes del cine como la protagonista de títulos como “Vertigo” (1958), “Picnic” (1955) o “The man with the Golden Arm” (1956).

Son los últimos nombres del periodo de los grandes estudios, un sistema que desapareció definitivamente en los sesenta y que se llevó consigo el glamour y el estilo de las estrellas clásicas.

Luego llegarían otros grandes nombres de estrellas igualmente grandes, pero con un sabor menos clásico. Aunque aún hay varias en en activo y con ganas de seguir dando muestras de buen cine, como Sophia Loren, de 81 años; Robert Redford, de 79, o Dustin Hoffman, 78. EFE

Tagged with: ,
Posted in Cine&tv

Lo más en EFE Estilo
  • Visto
  • Nube de tags

Madrid, jun (EFE).- De la edad de oro de Hollywood apenas quedan un puñado de representantes, pero lo que se dice estrellas únicamente dos: Olivia de Havilland y Kirk Douglas, y los dos celebran este año su centenario.

Son las dos únicas grandes estrellas vivas de la época clásica de Hollywood, la dominada férreamente por los estudios -Paramount, Metro Goldwyn Mayer, 20th Century Fox, Warner Bros y RKO-, que ataban a los actores con contratos draconianos y les obligaban a mantener una vida glamurosa de cara a la galería.

Olivia de Havilland, una leyenda

Gloria Swanson o Rodolfo Valentino fueron los pioneros de un sistema en el que reinaron Humphrey Bogart, Clark Gable, Gary Cooper, Joan Crawford, John Wayne, Greta Garbo, James Stewart, Cary Grant, Bette Davis, Katherine Hepburn, Rita Hayworth, Ingrid Bergman, Burt Lancaster, Robert Mitchum o Gregory Peck.
Algo más jóvenes, Marilyn Monroe, Audrey Hepburn, Grace Kelly, Elizabeth Taylor, Marlon Brando o Paul Newman.

Newman falleció en 2008 y Taylor en 2011, dejando en aquel momento en el olimpo de los dioses de Hollywood apenas tres grandes nombres: Kirk Douglas y las hermanas Olivia de Havilland y Joan Fontaine.

Dos hermanas con una horrible relación personal debido a su fuerte rivalidad desde el comienzo de sus carreras, que aumentó aún más cuando compitieron en 1941 por el Óscar a la mejor actriz, que consiguió Fontaine por “Suspicion” frente a Havilland, que competía por “Hold back the dawn” -se resarciría con dos estatuillas por “To each his own” y “The Heiress”-.

Incluso Fontaine -que era más joven pero consiguió el Óscar antes- llegó a decir que si ella fuera la primera en morir, De Havilland se cabrearía mucho por perder hasta en ese tema.

Y eso fue lo que pasó. Joan Fontaine falleció en diciembre de 2013, a los 96 años, en California, mientras su hermana permanecía en París, ciudad en la que vive desde hace tiempo.

olivia de havilland

ESTADOS UNIDOS BUSH MEDALLA DE LAS ARTES:GET31.WASHINGTON (ESTADOS UNIDOS).17/11/2008.- El presidente de los Estados Unidos George W. Bush (d) aplaude a la actriz Olivia De Havilland (i) tras hacerle entrega de la Medalla Nacional de las Artes durante una ceremonia celebrada en la Casa Blanca en Washington D.C. hoy lunes 17 de noviembre de 2008. De Havilland ganó dos Oscars y es la última protagonista viva del reparto de “Lo Que el viento se llevó”. EFE/MARK WILSON / POOL

El recuerdo de Hollywood

Con la desaparición de Fontaine, solo los nombres de Douglas y De Havilland mantienen vivo el recuerdo del Hollywood más clásico, el de blanco y negro, el de los grandes melodramas y estrellas aún más grandes.

Solo hay que recordar algunos de los títulos que protagonizaron. “Spartacus”, “Paths of Glory”, “A Letter to Three Wives”, “Ace in the Hole” o “Lust for Life”, en el caso de Douglas; “The Adventures of Robin Hood”, “They Died with Their Boots On” o “The Snake Pit”, en el de Olivia de Havilland, que sin embargo es y será recordada por un único papel, el de la Melanie de “Gone with the wind”.

Más allá de esta pareja centenaria quedan unos cuantos nombres, populares por supuesto, pero sin el aura que rodeó a los más grandes.

Más allá de esta pareja centenaria quedan unos cuantos nombres, populares por supuesto, pero sin el aura que rodeó a los más grandes

Doris Day, con 94 años cumplidos en abril, Jerry Lewis (90), Debbie Reynolds (84) o Kim Novak (83).

De Doris Day se recuerdan sus inolvidables escenas en pijama junto a Rock Hudson o cuando cantó “¿Qué será, será?” en “The man who knew too much” (1956), de Alfred Hitchcock.

De avanzada edad

De Jerry Lewis, su lado más gamberro -“Soy un payaso loco”, reconoció en 2013 en el Festival de Cannes- y sus múltiples caracterizaciones, siempre con un punto estúpido e inocente, como en “The Nutty Professor” (1963).

Y Debbie Reynolds, que protagonizó películas como “Singing’ in the rain” (1952) o “The Unsinkable Molly Brown” (1964) -por la que consiguió su única nominación a un Óscar)-, ha pasado a ser la madre de Carrie Fisher, o mejor aún, de la princesa Leia.

La que más glamour conserva es Kim Novak, a la que Cannes dedicó un homenaje en 2014 que demostró que sigue siendo la rubia perfecta y elegante que conquistó a Hitchcock. Y aunque se retiró del ojo público en 1965, sigue en el recuerdo de los amantes del cine como la protagonista de títulos como “Vertigo” (1958), “Picnic” (1955) o “The man with the Golden Arm” (1956).

Son los últimos nombres del periodo de los grandes estudios, un sistema que desapareció definitivamente en los sesenta y que se llevó consigo el glamour y el estilo de las estrellas clásicas.

Luego llegarían otros grandes nombres de estrellas igualmente grandes, pero con un sabor menos clásico. Aunque aún hay varias en en activo y con ganas de seguir dando muestras de buen cine, como Sophia Loren, de 81 años; Robert Redford, de 79, o Dustin Hoffman, 78. EFE

Efe Estilo en Twitter
Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies