La portada de la revista Vanity Fair.CEDIDALa portada de la revista Vanity Fair.CEDIDA

El incombustible Plácido Domingo, hombre del año para Vanity Fair

En enero cumplirá los 75 años, pero Plácido Domingo sigue esquivando la jubilación: sus carrera repleta de éxitos, su voz versátil que le permite ejercer de barítono y tenor y su más de medio siglo en la cima operística le han valido el reconocimiento de “personaje del año” de la revista Vanity Fair

“Es el hombre de hierro de la ópera”, dijo Joseph Volpe, exdirector de la Metropolitan Opera, de la voz que ha grabado más discos de ópera de la historia, que logró 80 minutos de aplausos en Viena en 1991 por su interpretación de Otelo, o que se hizo con el premio Príncipe de Asturias de las Artes, la Orden del Imperio Británico, la Legión de Honor y el doctorado “honoris causa” por 14 universidades.

Plácido Domingo es historia, pero también presente, y a pesar de sus 74 años, seguirá cantando hasta que sienta que no puede hacerlo más: “Yo empecé cantando con mujeres que podrían haber sido mis abuelas. Ahora canto con las que podría ser mis nietas. Al turno de las bisnietas, creo que no llego”, reconoce el tenor a Vanity Fair, que hoy está en el quiosco.

La vida es ópera

“Nadie se va a morir por eso” porque el público “ya se está preparando”, cuenta Domingo, quién además de cantar dirige la Ópera Dorothy Chandler Pavilion, en los Ángeles, donde tiene contratos hasta la temporada 2018/2019: “Calculaba que a los 40 me jubilaría. Pero si el público llena el teatro y le gusta y veo resultados positivos, tengo que seguir haciéndolo”.

 “Cataluña necesita a España como España necesita a Cataluña”

El próximo 21 de enero, con motivo de su 75 aniversario, organizará en Madrid una celebración para sus amigos íntimos, sus tres hijos, sus nietos y su mujer, la soprano mexicana Marta Ornelas.

Ornelas, que decidió retirarse de la ópera para ocuparse de los hijos de la pareja, volvió como directora de escena en los años 90, porque “tiene un ojo fenomenal para la estética”, asegura.

La portada de la revista Vanity Fair.CEDIDA

La portada de la revista Vanity Fair.CEDIDA

El tenor y barítono se interesa por la actualidad política del país y manifiesta que, aunque de “los dos grandes partidos” no le guste “todo”, hay elementos que se pueden compaginar y apunta a que el gran desafío es qué va a pasar con “los nuevos partidos”,  que ganan terreno en una escena política tradicionalmente bipartidista.

De política y fútbol

El tenor se pronuncia sobre la independencia de Cataluña y afirma que “Cataluña necesita a España como España necesita Cataluña” y argumenta que “personas muy importantes han hecho declaraciones respecto a que Cataluña no se puede independizar”.

Domingo, apostilla: “Mi bisabuelo era de Ibiza; mi abuelo y mi padre de Barcelona, y mi abuela de Aragón; mi madre era vasca y yo nací en Madrid. Yo me considero español y estoy muy orgulloso de Madrid, mi ciudad, y de Barcelona, donde viví tanto tiempo”.

En su faceta más personal, y pasional, Domingo se confiesa gran seguidor del fútbol, no en vano pone voz al himno del club blanco: “La ópera tiene que llegar al alma como el fútbol. No hay que entender el idioma, es pura emoción”, compara.

“Parece difícil que ganemos la liga, pero no lo es”, opina el tenor, quién también recalca que el año pasado el Real Madrid perdió la Liga “por un gol que metió Messi” y dejó de jugar la final de la Copa de Europa “por un gol de la Juventus”, por lo que, en su opinión, la recomendación es clara: ¡Hombre, que dejemos de perder por un gol!”.EFE

Tagged with:
Posted in Personajes

Efe Estilo en Twitter
EFEverdeEFEagroEFEempresasEfe salud
Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies