• mas infoModelo con transparencia negra sobre el rostroEFE/IAN LANGSDONEFE/IAN LANGSDON
  • mas infoModelo con diseño de GaultierDesfile de Jean Paul Gaultier en ParisEFE/IAN LANGSDON
  • mas infoUna modelo luce un estilo punk, de GaultierDesfile de Gaultier en ParisEFE/IAN LANGSDON
EFE/IAN LANGSDONEFE/IAN LANGSDONEFE/IAN LANGSDON

Punkies, “haute couture”

Nunca, desde su nacimiento y auge en los 70 y 80 del siglo pasado, se marchó del todo, porque lo que fue movimiento ético y estético, el punk, una de las más influyentes referencias sociales y culturales de las últimas décadas, no ha dejado de asomar la cresta cada cierto tiempo desde entonces

Madrid, 8 feb (EFE).- Hace escasos días ha vuelto a ocurrir, en esta ocasión bajo el cielo plomizo de París, al amparo de su Semana de la Moda, que dos veces al año, con frío y calor, en invierno y en verano, sienta en el “front row” de los desfiles de los grandes de la alta costura a cuantos son alguien en tan exclusivo y rentable club.

Si antes fueron Versace, el Balmain de Christophe Decarnin, Alexander McQueen o un provocador Riccardo Tisci tras su aterrizaje en ese templo del clasicismo que era hasta entonces Givenchy, entre otros grandes “couturiers”, ahora han sido John Galliano para Martin Margiela y un reincidente Jean Paul Gaultier los que han vuelto a la estética de la tachuela, el cuero y los cuadros escoceses en sus diseños para la primavera y el verano de 2016.

Jean Paul Gaultier sale a saludar tras su desfile de alta costura en Paris

EFE/IAN LANGSDON

Una estética que a finales de los 70 tomaba las calles del East Village neoyorkino, peligrosas y poco glamurosas en aquellos días, plagadas de garitos, como el mítico CBGB, en los que los Ramones, New York Dolls, Television, Patti Smith, Iggy Pop y The Stooges, entre otros iconos punk, hicieron de su música una muy libre y descarada declaración de intenciones.

Rebeldes porque sí

La rebeldía y provocación de su música, unido a un ideario político radical, tuvo su correspondencia inmediata en una no menos radical nueva forma de vestir, en la que primaba el “do it yourself”, “háztelo tú mismo”, que en muy poco tiempo ganó adeptos entre aquellos jóvenes cabreados con lo que ocurría a su alrededor.

Jean Paul Gaultier sale a saludar tras su desfile de alta costura en Paris

EFE/IAN LANGSDON

Chicos y chicas con sus cabezas rapadas o con llamativas crestas multicolores, que vestían pantalones pitillo con jirones y camisetas agujereadas, con lemas provocativos impresos en el pecho o la espalda, botas militares, piercins, tatuajes, chupas de cuero “tuneadas” con tachuelas e imperdibles, además de camisas y otras prendas confeccionadas con el tradicional cuadro escocés o tartán.

Prendas y estéticas que, reinterpretadas, ocupan hoy un lugar destacado en cualquier armario que presuma de estar al día. De ellas y de ellos, jóvenes y no tan jóvenes.

El viaje del punk

Los punkies cruzaron pronto el charco, en dirección a la vieja Europa, haciendo de Londres su segunda casa. Allí los Sex Pistols grabaron su legendario disco “God Save the Queen”, con la efigie de Isabel II impresa en su portada, y una avispada y siempre provocadora Vivienne Westwood convirtió la estética punk en moda y negocio, exportándola a otros muchos rincones del planeta.

Jean Paul Gaultier sale a saludar tras su desfile de alta costura en Paris

EFE/IAN LANGSDON

A ese Londres en el que reinaba la gran dama del punk que ha sido siempre Westwood, propietaria junto a su compañero Malcolm McLaren, músico, empresario y otras muchas cosas más, de la muy visitada tienda de ropa “Sex”, que mudaría más tarde en “Seditionaries”, en el 430 de la calle King’s Road, del siempre moderno barrio de Chelsea, viajó a principios de los 70 un jovencísimo, y ya “enfant terrible” de la moda, Jean Paul Gaultier.

Oxigénate

El ya rubio oxigenado Gaultier quedó impresionado por tan transgresora estética, inspirada en la energía de la calle y los clubes nocturnos. El impacto en el ya iconoclasta joven parisino fue tal que no tardó en imitarla, en volcarla en sus diseños, que subieron a la pasarela de la alta costura a la primera de cambio. No sin polémica.

Jean Paul Gaultier sale a saludar tras su desfile de alta costura en Paris

EFE/IAN LANGSDON

Y así ha sido una y otra vez desde entonces. La última hace apenas unos días, cuando Gaultier mostró en París, en un desfile ambientado en un club nocturno, y en el que rindió un homenaje a la cantante Edwige Belmore, su musa, “el más bello ángel platino jamás conocido”, fallecida en septiembre pasado, cómo quiere que vistan las mujeres este año cuando el buen tiempo y el calor hagan su aparición.

Hay un hombre en tu exterior

Emulando la estética de Edwige Belmore, la mujer Gaultier de esta primavera-verano se mostrará andrógina, muy punki, con prendas de hombre adaptadas a su silueta, como chaquetas que se convierten en vestidos, con abundancia de cremalleras y tachuelas, pantalones pitillo en cuero o raso negro, y estampados en blanco y negro o animal.

Jean Paul Gaultier sale a saludar tras su desfile de alta costura en Paris

EFE/IAN LANGSDON

Mujeres con ojos maquillados en tonos oscuros y cortes de pelo muy punkis, con melenas cardadas o muy cortas, y teñidas en una amplia gama de colores, entre los que destaca el rubio platino.

En su tercera colección para la firma belga Martin Margiela, el siempre extravagante John Galliano, antes exhibicionista y hoy casi invisible, mostró una colección de inspiración oriental con toques punkis. Un punk refinado aunque a veces estrambótico y ambiguo, en el que sobresale un complemento estrella: las medias de rejilla.

Diseño de Galliano para Martín Margiela

EFE/MARTÍN MARGIELA

La moda de inspiración punk pasó pues de la calle a las pasarelas, y de ahí a las grandes cadenas de moda “low cost”, sin olvidarse de los museos, que han dedicado al movimiento importantes exposiciones.

Es el caso del Metropolitan de Nueva York, que en 2013 inauguró “PUNK: Chaos to Couture” (PUNK: del caos a la alta costura), con el propósito de explicar cómo su espíritu “destructor” influyó con el paso del tiempo en iconos del lujo y el glamour como Chanel, Dior o los citados Galliano y Gaultier, cuya biografía, publicada en 2010, lleva un título clarificador: “Punk Sentimental”. EFE

 

 

Tagged with:
Posted in Moda

Efe Estilo en Twitter
EFEEMPRESASEFEturPractica españolEFEagro
Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies