Las Las "cajas de cambios" son un regalo original con un fin solidario. EFE/CEDIDA
Regalos solidarios

Regalos con cabeza y con corazón

Si la Navidad es una época de pensar en los otros, ¿por qué limitarse a amigos y familiares y no ir un paso más allá?
Entidades sin ánimo de lucro ofrecen múltiples posibilidades para solucionar el dilema de qué regalar y a la vez permiten generar pequeños impactos sociales para impulsar grandes cambios

Entidades sin ánimo de lucro ofrecen múltiples posibilidades para solucionar el dilema de qué regalar y a la vez permiten generar pequeños impactos sociales para impulsar grandes cambios.

Esta Navidad es posible regalar algo que guste, ayude y también conciencie. Los obsequios solidarios permiten rescatar los valores de esta época del año, ayudando al prójimo, sin por ello renunciar a colocar algo debajo del árbol. Estas son algunas ideas:

“Delicatessen” sociales

El proyecto Caja de Cambios es una iniciativa sin ánimo de lucro de la Asociación Microísmos que ofrece cajas sorpresa temáticas con un lote de productos de alta calidad de fabricación local, artesanal o hechos en centros especiales de empleo.

En su paquete “gourmet” podemos encontrar exquisiteces desde una botella de ginebra “bio” a un té especial de comercio justo. La caja de cosmética nos brinda la posibilidad de cuidarnos con productos ecológicos, y la caja especial de creatividad es una selección de productos de papelería y “do it yourself“, para que las mentes más inquietas construyan su propio regalo.

También niños y bebés pueden gozar de su propia Caja de Cambios con productos adaptados a la infancia, con la que reciben su ración de ilusión envuelta en cartones.

Este año sacan a la venta, por segunda vez, una edición especial de Caja de Cambios para Navidad, que incluye cinco regalos: un pañuelo de seda y lino de comercio justo, un kit con una técnica japonesa para cultivar plantas sin macetas, un juego, una caja de bombones artesanales y un aceite de almendras y Azahar de Ajedrea.

La solidaridad, se viste

Una de las pulseras personalizables de Mifabula

Una de las pulseras personalizables de Mifabula

La fundación Vicente Ferrer tiene una línea de ropa producida por la fotógrafa y diseñadora sevillana Irene Meritxell, creada a partir de las fotografías realizadas en India durante el rodaje de la película “Vicente Ferrer”.

En la tienda virtual de la fundación, podemos encontrar los elementos necesarios para crear un fondo de armario solidario. La venta de camisetas, vestidos y complementos ayudan a continuar la labor de la asociación mejorando las condiciones de vida de los grupos más desfavorecidos de la India.

Otra opción para Navidad es regalar emociones grabadas. Las pulseras personalizadas de mi Mifabula permiten combinar creatividad y solidaridad, si optamos por grabar nuestro mensaje personal con el tipo de letra diseñada por Anna Vives.
Utilizando esta fuente en la personalización de la joya, se dona un 10 % del valor del complemento a la fundación que lleva su nombre, para que continúe con su trabajo de potenciación de los valores de igualdad social.

Regalos venidos de Oriente

La agencia de la ONU para los refugiados palestinos,la UNRWA, se ha propuesto que este año regalemos “por partida doble”. La estrella de la tienda digital son las “kufiyas”, que han pasado de ser un símbolo de solidaridad con el pueblo palestino a un accesorio de moda. Los pañuelos palestinos son elaborados en múltiples colores en la última fábrica de este tipo que queda en Cisjordania.

En su bazar “online”, podemos también encontrar pendientes bordados a mano, monederos, adornos navideños y bolsos que “valen mucho y cuestan muy poco”.

Una kufiya palestina, vendida en la tienda de la UNRWA

Una kufiya palestina, vendida en la tienda de la UNRWA

Desde África, con amor

¿Por qué no regalar algo de creatividad “massai”? La ONG Afrikable ofrece la posibilidad de comprar regalos elaborados a mano, producidos localmente por las comunidades a las que está destinada la ayuda, que reciben por su trabajo formación, clases de alfabetización, becas de estudio para mayores y comedor y otros servicios básicos como asistencia médica y acceso a agua potable.

Tres grupos de mujeres se encargar de elaborar muñecos, collares, baberos y sandalias, impregnando la esencia de África en ellos.

Las creaciones únicas reflejan los colores de la cuna de la humanidad: el verde del campo, el amarillo de la cosecha, el azul del cielo y el blanco que simboliza la paz entre las tribus, a la vez que permiten el empoderamiento de estas mujeres y aseguran unas condiciones de vida básicas para la comunidad.

Sonrisas contra la enfermedad

Para los más pequeños la Fundación Juegaterapia ha diseñado “los muñecos más bonitos del mundo”, unos juguetes exclusivos inspirados en los pequeños que día a día luchan contra el cáncer.

Los Baby Pelones lucen en su cabeza un pañuelo con diseños originales ideados por rostros conocidos como El Hombre de Negro, Rossy de Palma, Amelia Bono y Vicky Martín Berrocal, así como un pañuelo estampado ideado por María, una de las pequeñas luchadoras que combaten día a día la enfermedad.

Los beneficios de la venta de estos juguetes servirán para que Juegaterapia siga normalizando la vida de los niños con cáncer y luchando contra el estigma que aún supone la enfermedad en la sociedad.

Rossy de Palma ha diseñado uno de los pañuelos de los "baby pelones"

Rossy de Palma ha diseñado uno de los pañuelos de los “baby pelones”

También para ayudar a hacer frente y gestionar más fácilmente la manera de afrontar la enfermedad, los Doctores Sonrisa, de la Fundación Theodora, tienen a la venta una recopilación de cuentos y cartas surgidos de una charla sobre la empatía, el optimismo o la sorpresa, con Carme Ruscalleda y José Gómez, Jorge Blass, Lary León, Santi Balmes, Teresa Perales, Toni Acosta y Toni Garrido.

Los “sanadores de la risa” han aunado las historias en el libro “Felices ¡por narices!”, cuyos beneficios son destinados a aportar color, risas y humanidad a la estancia de los niños hospitalizados.

Un amigo de lo más invisible

La tradición navideña de hacer un regalo desde el secretismo puede trasladarse a una nueva dimensión. Compañeros de oficina y grupos de amigos siguen la tradición del “amigo invisible”, pero también se puede agasajar desde el anonimato a una comunidad perdida en la sabana africana o a un niño que vive en un campo de refugiados.

Unicef ha puesto en marcha el “Regalo Azul” que, lejos de ser un obsequio “simbólico”, ofrece regalar productos reales a los niños, como vacunas, mosquiteras o lápices. El Papá Noel anónimo decide qué regalar, y Unicef lo enviará donde más se necesite. Además, se puede llegar de paso al corazón de otra persona enviándole una tarjeta donde cuentas el regalo que has hecho en su nombre.

La UNRWA permite comprar una manta por diez euros, un colchón por diecinueve o una bomba de drenaje por 600 euros para ayudar a los refugiados palestinos a pasar el invierno.

En esta época del año, los hogares sufren grandes inundaciones durante las fuertes lluvias y ayudar a estas personas a pasar el frío del invierno y proporcionarles un poco de comodidad, frente a los rigores de la situación, sí tiene precio. EFE

Tagged with: , ,
Posted in Tendencias

Efe Estilo en Twitter
EFEverdeEFEagroEFEempresasbanner_EFEtur300x125
Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies