Semana Santa, dulce penitencia

Semana Santa, dulce penitencia

El huevo de Pascua de chocolate gana terreno a la tradicional torrija.

Madrid, mar (EFE).- Como cada año, la Semana Santa llega cargada de planes de vacaciones, procesiones y una larga y dulce lista de pastelería típica que encabezan las torrijas y los pestiños, seguidos de cerca por las tradicionales monas.

Los huevos de Pascua ganan adeptos

Frente a estos puntales de la gastronomía religiosa, el huevo de chocolate, más arraigado en culturas europeas y anglosajonas, gana terreno entre los paladares españoles. Así lo certifica a Efe Paul Hector Bossier, un chocolatero belga que ha hecho de su negocio Chocolala, un pequeño trozo de Bélgica en Madrid.

Un arbol en Alemania con más de 10.000 huevos de pascua EFE/Martin Schutt

Un arbol en Alemania con más de 10.000 huevos de pascua EFE/Martin Schutt

Desde que abrió este taller de chocolate artesano, la gente le demanda “cada vez más huevos” de Pascua. Los suyos están elaborados “con chocolate de semilla de cacao criollo procedente de Costa de Marfil”, aunque bajo petición también los realiza con cacao ecológico forastero de República Dominicana, “menos plano, más delicado y con un pico de sabor”, explica.

Dentro de cada huevo introduce otros más pequeñitos, de praliné y guirlache con avellanas caramelizadas, que elabora él mismo y los remata con una decoración atractiva de líneas, flores o estrellas.

La Torrija manda

La reina de todos los dulces es, sin duda, la torrija, una receta que consiste en infusionar rebanadas de pan con leche, canela y limón, aunque los ingredientes varían según cada autor, para luego pasarlas por huevo y freírlas en abundante aceite.

Este manjar es el más demandado en Semana Santa aseguran desde el Horno de San Onofre, una de las pastelerías con más antigüedad de la capital -1972-, que comienzan a prepararlas el mismo miércoles de ceniza, tal y como marca la cuaresma.

Torrija de leche/IMagen cedida por el Horno de San Onofre/EFE

Torrija de leche/IMagen cedida por el Horno de San Onofre/EFE

En vez de pan elaboran un “pan enrriquecido”, similar añ brioche que embeben en leche o en vino, indica a Efe Molina Guerrero, miembro del equipo del Horno de San Onofre.

Aunque las más solicitadas son las de leche, esta decana pastelería también las preparan con vino, una modificación de la receta más tradicional, cuyo origen es, al parecer, herencia de la picaresca española, que en época de cuaresma sorteaban la prohibición de tomar alcohol, escondiéndolo en una sabrosa torrija.

Desde hace años incorporaron la “Torrija del Príncipe”, una receta incluida en uno de los recetario de las cocinas de Palacio Real, que consiste en una torrija tradicional de leche pero rellena de chocolate.

Aunque el éxito de su consumo no está tanto en la receta como en el tiempo que haga, según Guerrero: Cuando hace buen tiempo “no apetece tanto” comer dulce, menos unas consistentes torrijas, pero si hace frío, y la calle está a rebosar debido a las procesiones, lo más probable, es que al final del día no quede ni una torrija a la venta.

 

Tagged with: ,
Posted in Gourmet

Efe Estilo en Twitter
EFEturbanner_practica-español-300x125EFEempresas
Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies