El estrés es el nuevo ingrediente principal de las vacaciones. EFE/Jorge ZapataEl estrés es el nuevo ingrediente principal de las vacaciones. EFE/Jorge Zapata

Vacaciones: estrés continuo

El descanso y la desconexión, dos ambiciosos objetivos vacacionales que pueden acabar convirtiendo los días de descanso en una fuente de estrés.

Madrid, (EFE).- La Semana Santa se plantea como un descanso, un momento para romper con la rutina antes de que llegue el verano, pero las expectativas pueden jugar una mala pasada, convirtiendo el relax en estrés, y haciendo que estas vacaciones desgasten incluso más que el trabajo o los estudios.

“La felicidad exprés en apenas unos días se convierte casi en una obligación adquirida y en una necesidad imperiosa”, explica Verónica Rodríguez, directora de Coaching Club, un centro de terapia donde se enseña a los pacientes a superar momentos de crisis, como la adolescencia, las décadas de los 40 y 50, o la vuelta de las vacaciones.

vacaciones fuente de estrés

La adaptación al lugar de destino produce estrés durante las vacaciones. EFE/Fernando Villar

La depresión “post vacacional” tiene un nuevo compañero, el estrés que se experimenta durante las vacaciones, y que resulta en un incremento del “agotamiento” en las jornadas de “supuesto” descanso, un fenómeno que se produce debido a las expectativas vacacionales, y a los cambios en los ritmos que, además de ser drásticos, se mantienen por muy poco tiempo.

El estrés antes, durante y después de las vacaciones

Esta tensión se empieza a generar en la fase de los preparativos, y es que organizar del viaje y hacer la maleta son los primeros detonantes de ese “desgaste”, que se incrementa con los atascos, un clásico en las carreteras en estas fechas.

“La felicidad exprés en apenas unos días se convierte casi en una obligación adquirida y en una necesidad imperiosa”, explica Verónica Rodríguez

Una vez en el lugar de destino, la situación empeora por la necesidad de adaptación al nuevo lugar, un esfuerzo que, aunque pueda resultar imperceptible, hace mella en nuestras energías. Además, desde Coaching Club aseguran que la “convivencia con la familia” es uno de los “desafíos” más destacables de estas jornadas “por el inhabitual número de horas que se comparten”, especialmente si hay niños pequeños.

Todo esto lleva a un “aumento” de la ansiedad y, con ellas, de las visitas a las terapias después de los periodos vacacionales, algo que se puede evitar siguiendo unos consejos.

Combatir el estrés vacacional

En primer lugar, desde Coaching Club recomiendan “no imponerse como meta el hacer muchas cosas”, algo muy común en periodos de descanso cortos, y que crea frustración cuando no se lleva a cabo todo lo planeado, por lo que es mejor “dejar margen” a la “sorpresa” y la “improvisación”.

Desconectar la tecnológica es otro de los grandes retos del relax, que requiere “alejarse del mundo virtual”, cortando o reduciendo, en la medida de lo posible, el uso del teléfono móvil y del correo electrónico, para dedicarnos enteramente al ocio.

No imponerse como meta hacer muchas cosas, desconectar de la tecnología y darnos espacio, claves para disfrutar de las vacaciones

Por último, en Coaching Club explican que es un “error” tomarse las vacaciones como una “oportunidad” para “solucionar” problemas con la familia, pareja o amigos, y explican que lo correcto es “darnos un espacio y un tiempo para poder despejarnos mentalmente”, lo que garantizará el éxito pleno de las vacaciones.EFE

Tagged with: ,
Posted in Tendencias

Efe Estilo en Twitter
EFEverdeEFEagroEFEempresasbanner_EFEtur300x125
Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies