• Sophie Vann-Guillon en su visita a España. EFE/ Isabel PeláezSophie Vann-Guillon en su visita a España. EFE/ Isabel Peláez
Sophie Vann-Guillon en su visita a España. EFE/ Isabel Peláez
Cosmética

Valmont lleva 30 años “haciendo magia” en la piel

Sophie Vann-Guillon es la portavoz de la firma: “Sé que las cremas de Valmont son caras, pero pagas por una eficacia que puedes ver muy rápidamente”

Madrid, ene (EFE).- La firma de cosmética Valmont cumple 30 años con hitos tan importantes como la incorporación del agua de glaciar en sus cremas o el uso del ácido nucleico ADN, aunque detrás de esa inspiradora trayectoria reside una historia humana casi igual de interesante con una protagonista moderna, Sophie Vann-Guillon.

 Sophie Vann-Guillon. EFE.

Sophie Vann-Guillon. EFE.

El cliente quiere “vivir auténticas experiencias con la marca”, dice Sophie Vann-Guillon

Valmont

Ella es, junto a su marido, Didier Guillon, la responsable de que Valmont conserve su trasfondo científico y tecnológico sin desatender los nuevos imperativos del mercado, donde se demanda más que nunca”vivir auténticas experiencias con la marca”, explica a Efe Estilo.

El mundo de la cosmética ha sufrido cambios desde la construcción de aquella clínica en Montreux (Suiza) que sembró, en 1985, el germen de la popularidad de la firma, acogida desde entonces por artistas, políticos y celebridades que pueden permitirse el lujo de utilizar cremas que sobrepasan, en algunos casos, los 200 euros.

Auténtico lujo

“La firma es cara, pero pagas por una eficacia que puedes ver”, explica

Sophie Vann-Guillon es consciente de que sus productos no son accesibles para todos los bolsillos, y deshecha, de momento, crear una línea “low cost“, aunque promete consultar a “Easy Jet”, ironiza mientras se toma un refresco y unos cuantos sandwiches en su visita a España, donde se ha desplazado para presentar la nueva línea Expert of the light en el marco del 30 aniversario de Valmont.

Sophie Vann-Guillon durante la presentación en España de la nueva línea de Valmont. EFE/ Isabel Peláez.

Sophie Vann-Guillon durante la presentación en España de la nueva línea de Valmont. EFE/ Isabel Peláez.

Mi pasión son los cosméticos, ¡sí! Ese tipo de cosas superficiales para mujeres, ironiza

“Soy consciente que la firma es cara, pero al fin y al cabo pagas por una eficacia que puedes ver”, justifica Sophie Vann-Guillon, una mujer de piel exquisita que emana brillo a través de una belleza exterior que se refleja, además, en un carácter abierto y espontáneo que utiliza la ironía para restar seriedad a cualquier conversación.

“Mi pasión son los cosméticos y los perfumes, ¡eso es! Todo ese tipo de cosas superficiales para mujeres”, comenta entre risas mientras insta a los periodistas a probar la nueva línea de Valmont.

Suiza, fuente de recursos

Desde aquella famosa crema -su “best-seller”- que lanzó la marca en 1984, Renewing Pack, Valmont ha aprovechado los recursos naturales suizos, como el agua de glaciar o una gran variedad de plantas autóctonas, sin prestar demasiada atención a las tendencias cosmetológicas, a veces “muy engañosas”. “Nuestra pretensión solo es que la piel de las mujeres esté más saludable”, aclara Vann-Guillon.

La marca tiene su propio jardín para cultivar ocho de las plantas que utiliza en sus cosméticos

La obsesión de la marca por preservar el origen natural de sus productos la llevó a crear, en 2002, su propio jardín para cultivar ocho plantas, desde rosa mosqueta hasta ortiga, pasando por malva o caléndula; así, garantizan la calidad de todos los extractos que se incorporan luego a sus productos.

La clínica Valmont en 1985. EFE. Cedida.

La clínica Valmont en 1985. EFE. Cedida.

“Mi fijo en la piel de las mujeres cuando estoy en el aeropuerto o en la calle”

Sophie Vann-Guillon se implica totalmente en el proceso de producción de los cosméticos (que puede durar hasta tres años), aunque la fase que más le gusta es la primera, la pura observación.

“Me fijo en la piel de mujeres a las que me encuentro en el aeropuerto, en las tiendas y en la calle”, asevera, y luego “intento diseñar un producto coherente con la filosofía de Valmont”, que luego ha de adaptarse a los distintos tipos de piel.

Una marca con arte

“En los debates sobre cremas siempre gano yo”

Su marido, Didier Guillon, quien se encarga del desarrollo comercial de la marca, ha trasladado su pasión por el arte contemporáneo a la identidad visual de la firma, que abrió en 2003 varios “spas” en Taipéi, Hong Kong (ambas en China) o Barcelona.

Es fácil imaginar quién de los dos sale victorioso en los debates cosmetológicos que se libran en casa; “¡Yo! Por supuesto”, se apresura a decir Sophie Vann-Guillon, quien comenzó su andadura en Valmont hace catorce años después de trabajar para otras firmas como Óscar de la Renta, Balmain o Yves Saint Laurent.

Como le pasa a otras marcas de lujo, la asignatura pendiente de Valmont son las redes sociales

A pesar de haberse granjeado un sólido puesto en el sector de la cosmética mundial del lujo, Valmont también se ha visto afectada por un problema común entre las firmas: su dificultad para diseñar una estrategia eficaz de comunicación en internet y redes sociales (posee poco más de 300 seguidores en Twitter; 2.650 en Facebook).

Aún así, esperan que el éxito de estos 30 años “haciendo magia” en el mundo de la cosmética no haya hecho más que empezar. Espíritus como el de Sophie Vann-Guillon hacen pensar que a Valmont le quedan, por lo menos, otras tres décadas haciendo felices a muchas mujeres. EFE.

Tagged with: ,
Posted in Belleza

Efe Estilo en Twitter
EFEempresasEfe saludbanner_practica-español-300x125
Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies