Paula Echevarría, protagonista de Velvet. Antena3TV/EFEPaula Echevarría, protagonista de Velvet. Antena3TV/EFE

“Velvet” ha regresado con mujeres fuerte, libres y valientes

Las mujeres de “Velvet” se transforman y empiezan a tomar sus propias decisiones para ser felices e independientes

Madrid, oct (EFE).- “Velvet”, una de las series más exitosas de la pasada temporada, ha regresado convertida en una historia “de personajes”, con una protagonista Ana, de la que Paula Echevarría, dice se que mostrará “más completa, con voz y voto”, con Aitana Sánchez Gijón, doña Blanca, alejándose de convencionalismos, y una Cristina, Manuela Velasco, más segura de sí misma.

Paula Echevarría y Miguel Ángel Silvestre vuelven a ser la pareja televisiva de moda. EFE

Paula Echevarría y Miguel Ángel Silvestre vuelven a ser la pareja televisiva de moda. EFE

“Velvet” ha sido el programa más visto en su reencuentro con los telespectadores que siguieron los avatares de estos personajes de los sesenta y las galerías en las que trabajan. El productor Ramón Campos ha señalado que las historias centradas entre el “melodrama y comedia romántica” quieren concentrarse ahora en “algunos de los personajes”.

Cumplir un sueño

Paula Echevarría ha comentado que su personaje, modista en unas galerías, se hace en esta temporada “una mujer mucho más completa”, porque cumple su “sueño” de diseñar ropa, en concreto los uniformes de una línea aérea, lo cual le hará tener “mayor responsabilidad, además de voz y voto en las decisiones de la empresa”.

Eso no la alejará de su antiguo amor, Alberto, recién casado con Cristina (Manuela Velasco); de hecho, el personaje de Miguel Ángel Silvestre se verá afectado por los celos ante la relación de Ana con un joven piloto de aerolíneas interpretado por Peter Vives, ha explicado Echevarría.

“Las discusiones con el dueño de las galerías, Alberto, comienzan siendo profesionales y acaban en un tono de pareja, y tendrán un tono de comedia”.

Aitana Sánchez Gijón, doña Banca, da rienda suelta a sus pasiones. EFE

Aitana Sánchez Gijón, doña Banca, da rienda suelta a sus pasiones. EFE

Uno de los nuevos personajes de la serie está interpretado por Ángela Molina (Isabel), antigua amiga de don Emilio, y madre de Alberto, todo un misterio. Una de las mujeres “valientes y luchadoras” que llegan a “Velvet, ha explicado Teresa Fernández-Valdés, que acaba de ser incluida por la revista “The Hollywood Reporter” entre los cinco profesionales europeos más relevantes en el campo de la producción de series televisivas.

Nuevos son también el dependiente Jonás Linares (Llorenc González) y Sara Ortega, una mujer de negocios en un mundo de hombres interpretada por Juana Acosta, que define su personaje como una “mujer libre de verdad”, lo que en una época como la que transcurre la serie “no era nada fácil”.

La “transgresión” de esta potente empresaria que hará negocios con el dueño de las galerías Velvet ser verá a partir del cuarto episodio y vendrá, además de por su forma de vestir, con pantalones y sombreros, por su trato directo con los hombres, a “los que no le importa abordar en un bar”, dice la actriz colombiana.

Para el personaje de Aitana Sánchez-Gijón, el regreso a “Velvet” será “muy tórrido”, por su relación con Max (Maxi Iglesias).

“Doña Blanca se suelta por fin la melena y empezamos a verla en una dimensión distinta a la primera temporada”, ha apuntado la actriz sobre la jefa de las costureras de las galerías, a quien se podrá ver en escenas de cama por primera vez en la serie.

En “Velvet” continuará también Amaia Salamanca, que entró “pisando fuerte” en el tramo final de la anterior entrega y que ahora, tras el embarazo real de la actriz, que se integró en las tramas de la serie, seguirá con su personaje de Bárbara, una de las “malas” de la ficción, algo que “divierte” a una actriz a la que siempre le ha tocado “sufrir” con su personajes. EFE

Tagged with:
Posted in Cine&tv

Lo más en EFE Estilo
  • Visto
  • Nube de tags

Madrid, oct (EFE).- “Velvet”, una de las series más exitosas de la pasada temporada, ha regresado convertida en una historia “de personajes”, con una protagonista Ana, de la que Paula Echevarría, dice se que mostrará “más completa, con voz y voto”, con Aitana Sánchez Gijón, doña Blanca, alejándose de convencionalismos, y una Cristina, Manuela Velasco, más segura de sí misma.

Paula Echevarría y Miguel Ángel Silvestre vuelven a ser la pareja televisiva de moda. EFE

Paula Echevarría y Miguel Ángel Silvestre vuelven a ser la pareja televisiva de moda. EFE

“Velvet” ha sido el programa más visto en su reencuentro con los telespectadores que siguieron los avatares de estos personajes de los sesenta y las galerías en las que trabajan. El productor Ramón Campos ha señalado que las historias centradas entre el “melodrama y comedia romántica” quieren concentrarse ahora en “algunos de los personajes”.

Cumplir un sueño

Paula Echevarría ha comentado que su personaje, modista en unas galerías, se hace en esta temporada “una mujer mucho más completa”, porque cumple su “sueño” de diseñar ropa, en concreto los uniformes de una línea aérea, lo cual le hará tener “mayor responsabilidad, además de voz y voto en las decisiones de la empresa”.

Eso no la alejará de su antiguo amor, Alberto, recién casado con Cristina (Manuela Velasco); de hecho, el personaje de Miguel Ángel Silvestre se verá afectado por los celos ante la relación de Ana con un joven piloto de aerolíneas interpretado por Peter Vives, ha explicado Echevarría.

“Las discusiones con el dueño de las galerías, Alberto, comienzan siendo profesionales y acaban en un tono de pareja, y tendrán un tono de comedia”.

Aitana Sánchez Gijón, doña Banca, da rienda suelta a sus pasiones. EFE

Aitana Sánchez Gijón, doña Banca, da rienda suelta a sus pasiones. EFE

Uno de los nuevos personajes de la serie está interpretado por Ángela Molina (Isabel), antigua amiga de don Emilio, y madre de Alberto, todo un misterio. Una de las mujeres “valientes y luchadoras” que llegan a “Velvet, ha explicado Teresa Fernández-Valdés, que acaba de ser incluida por la revista “The Hollywood Reporter” entre los cinco profesionales europeos más relevantes en el campo de la producción de series televisivas.

Nuevos son también el dependiente Jonás Linares (Llorenc González) y Sara Ortega, una mujer de negocios en un mundo de hombres interpretada por Juana Acosta, que define su personaje como una “mujer libre de verdad”, lo que en una época como la que transcurre la serie “no era nada fácil”.

La “transgresión” de esta potente empresaria que hará negocios con el dueño de las galerías Velvet ser verá a partir del cuarto episodio y vendrá, además de por su forma de vestir, con pantalones y sombreros, por su trato directo con los hombres, a “los que no le importa abordar en un bar”, dice la actriz colombiana.

Para el personaje de Aitana Sánchez-Gijón, el regreso a “Velvet” será “muy tórrido”, por su relación con Max (Maxi Iglesias).

“Doña Blanca se suelta por fin la melena y empezamos a verla en una dimensión distinta a la primera temporada”, ha apuntado la actriz sobre la jefa de las costureras de las galerías, a quien se podrá ver en escenas de cama por primera vez en la serie.

En “Velvet” continuará también Amaia Salamanca, que entró “pisando fuerte” en el tramo final de la anterior entrega y que ahora, tras el embarazo real de la actriz, que se integró en las tramas de la serie, seguirá con su personaje de Bárbara, una de las “malas” de la ficción, algo que “divierte” a una actriz a la que siempre le ha tocado “sufrir” con su personajes. EFE

Efe Estilo en Twitter
Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies