"El médico" se ambienta en la Inglaterra del año 1020
Estrenos de cine

A los chicos de “El médico” les mejora la interpretación rodar bien sucios

“El médico” está basada en el best-seller homónimo de Noah Gordon y dirigida por Philipp Stölzl

Madrid,  dic (EFE).- Rodar una película ambientada en la Edad Media tiene algunos inconvenientes que no todos los actores encajan por igual, sobre todo, por la falta de higiene de la época, pero a los protagonistas de “El médico” ese detalle no solo les anima, sino que les motiva para mejorar su interpretación.

La intérprete Emma Riggby. EFE

La intérprete Emma Riggby. EFE

Tom Payne, protagonista absoluto en el papel de Rob Cole, el primer médico de la saga que lanzara al estrellato al escritor Noah Gordon en 1986; Stellan Skargard, como el barbero que le acoge en sus primeros años, y Olivier Martínez, un espectacular sha de rasgados ojos negros, han hablado con Efe de las particulares condiciones de un rodaje duro, pero, por lo visto, muy divertido.

Mugre en el cuerpo

Localizada en la Inglaterra de 1020, la película presenta a sus protagonistas viviendo en suburbios mugrientos donde las ratas compiten con los humanos por la comida y el agua o la más mínima limpieza brilla por su ausencia. Y hacer creíble la historia pasa, inevitablemente, por unos personajes bien sucios.

El pequeño del grupo, el inglés Payne, es el que más se queja: “Fue realmente molesto, cada día me metían barro debajo de las uñas y yo me lo iba quitando porque me daba mucho asco, y venían los de maquillaje y me ponían más, y mugre y porquerías en las manos, en la cara”.

Escena de "El médico", cinta que ha reunido a actores como Tom Payne y Stellan Skargard. EFE

Escena de “El médico”, cinta que ha reunido a actores como Tom Payne y Stellan Skargard. EFE

“Pues a mi me parece mucho más agradable interpretar a un personaje sucio”, apunta el veterano Skargard, padre de los actores Alexander y Gustaf, “porque si eres un ‘limpio’ tienes que tener todo el rato muchísimo cuidado para no tirarte el café encima, pero si vas de gorrino puedes hacer lo que quieras, lanzarte al suelo y rebozarte, y encima mejoras al personaje“.

“Pero prometo que me duchaba cada noche”, apunta el sueco entre los gestos de broma de sus compañeros.

Uno de los actores, Payne, explica que aparecer tan sucio fue muy molesto, “cada día me metían barro debajo de las uñas”, se queja

Aunque para Skargard, lo más incómodo con diferencia fue “la ropa interior medieval, muy pegajosa y muy grande: yo no podía encontrar nada ahí dentro”, añade volviendo a provocar risas.

“La ropa interior medieval es muy pegajosa y grande”, comenta divertido otro de los intérpretes, Skargard

Aclara que, en realidad, no le molestó el maquillaje, pero sí las pelucas: “Cuando ruedas en el desierto, la arena se adhiere al pegamento y no te imaginas lo incómodo que eso llega a ser, aunque el que más sufrió por eso fue Olivier”.

Aproximarse al personaje

Para el francés no fue un inconveniente trabajar a 40 grados: “Mi familia proviene de Andalucía, de España, y de Marruecos, y a mi me va mejor el calor que el frío; para mi no es problema, sí lo fue para mi barba, que se despegaba todo el rato”.

Hacer creíble la historia pasa, inevitablemente, por unos personajes bien sucios. EFE

Hacer creíble la historia pasa, inevitablemente, por unos personajes bien sucios. EFE

El esposo de la también actriz Halle Berry y reconocido “sex symbol” francés, que interpreta al tirano Ala ad-Daula, asegura que le encanta disfrazarse, “me siento como un niño -dice-. Y todo me estimula, los ojos pintados, el caballo, el olor del caballo, los trajes. Eso es mucho mejor que la pantalla azul (sobreimpresiones)”.

“Es cierto que todo esto, con ser sumamente desagradable, te hace sentir mucho más próximo al personaje, te acostumbras al final y te ayuda en tu interpretación”, apunta Payne, que pasadas las dos de la tarde pide un café, provocando las risas del equipo español que le informa de que, en España, a esa hora se suele tomar el aperitivo.

“Si no estuviera trabajando, ya me tomaría mi caña y mi tapita”, responde, prudente, Payne.

En este punto, el director de la película que es un alemán (muy alemán, según sus colaboradores), desvela que, aunque se llevaron bien en todo el rodaje, hubo un momento “de conflicto”.

El director presenta a los protagonistas en lugares y ambientes mugrientos. EFE

El director presenta a los protagonistas en lugares y ambientes mugrientos. EFE.

“Los de maquillaje le dijeron que en el siglo XI todo el mundo tenía una dentadura fatal y no esos dientes blancos y perfectos de Tom, por lo que necesitaba prótesis de plástico, pero él no quería, decía: ‘¡por favor, por favor!’, y al final tuvimos que confiar en que el resto de porquería que lo rodeaba hiciera olvidar esta ‘libertad narrativa‘”, se ríe Solzl.

A Emma Riggby, la protagonista femenina, “también le dejastéis tener los dientes blancos”, se chiva Payne: “Si no me hubieran consentido a mi, hubiéramos parecido la bella y la bestia”, afirma, abriendo mucho unos increíbles ojos azules.

Ojos que, ciertamente, hacen olvidar el resto de mugre de su caracterización y disminuyen considerablemente la preocupación por la falta de higiene. EFE.

Tagged with: ,
Posted in Cine&tv

Lo más en EFE Estilo
  • Visto
  • Nube de tags

Madrid,  dic (EFE).- Rodar una película ambientada en la Edad Media tiene algunos inconvenientes que no todos los actores encajan por igual, sobre todo, por la falta de higiene de la época, pero a los protagonistas de “El médico” ese detalle no solo les anima, sino que les motiva para mejorar su interpretación.

La intérprete Emma Riggby. EFE

La intérprete Emma Riggby. EFE

Tom Payne, protagonista absoluto en el papel de Rob Cole, el primer médico de la saga que lanzara al estrellato al escritor Noah Gordon en 1986; Stellan Skargard, como el barbero que le acoge en sus primeros años, y Olivier Martínez, un espectacular sha de rasgados ojos negros, han hablado con Efe de las particulares condiciones de un rodaje duro, pero, por lo visto, muy divertido.

Mugre en el cuerpo

Localizada en la Inglaterra de 1020, la película presenta a sus protagonistas viviendo en suburbios mugrientos donde las ratas compiten con los humanos por la comida y el agua o la más mínima limpieza brilla por su ausencia. Y hacer creíble la historia pasa, inevitablemente, por unos personajes bien sucios.

El pequeño del grupo, el inglés Payne, es el que más se queja: “Fue realmente molesto, cada día me metían barro debajo de las uñas y yo me lo iba quitando porque me daba mucho asco, y venían los de maquillaje y me ponían más, y mugre y porquerías en las manos, en la cara”.

Escena de "El médico", cinta que ha reunido a actores como Tom Payne y Stellan Skargard. EFE

Escena de “El médico”, cinta que ha reunido a actores como Tom Payne y Stellan Skargard. EFE

“Pues a mi me parece mucho más agradable interpretar a un personaje sucio”, apunta el veterano Skargard, padre de los actores Alexander y Gustaf, “porque si eres un ‘limpio’ tienes que tener todo el rato muchísimo cuidado para no tirarte el café encima, pero si vas de gorrino puedes hacer lo que quieras, lanzarte al suelo y rebozarte, y encima mejoras al personaje“.

“Pero prometo que me duchaba cada noche”, apunta el sueco entre los gestos de broma de sus compañeros.

Uno de los actores, Payne, explica que aparecer tan sucio fue muy molesto, “cada día me metían barro debajo de las uñas”, se queja

Aunque para Skargard, lo más incómodo con diferencia fue “la ropa interior medieval, muy pegajosa y muy grande: yo no podía encontrar nada ahí dentro”, añade volviendo a provocar risas.

“La ropa interior medieval es muy pegajosa y grande”, comenta divertido otro de los intérpretes, Skargard

Aclara que, en realidad, no le molestó el maquillaje, pero sí las pelucas: “Cuando ruedas en el desierto, la arena se adhiere al pegamento y no te imaginas lo incómodo que eso llega a ser, aunque el que más sufrió por eso fue Olivier”.

Aproximarse al personaje

Para el francés no fue un inconveniente trabajar a 40 grados: “Mi familia proviene de Andalucía, de España, y de Marruecos, y a mi me va mejor el calor que el frío; para mi no es problema, sí lo fue para mi barba, que se despegaba todo el rato”.

Hacer creíble la historia pasa, inevitablemente, por unos personajes bien sucios. EFE

Hacer creíble la historia pasa, inevitablemente, por unos personajes bien sucios. EFE

El esposo de la también actriz Halle Berry y reconocido “sex symbol” francés, que interpreta al tirano Ala ad-Daula, asegura que le encanta disfrazarse, “me siento como un niño -dice-. Y todo me estimula, los ojos pintados, el caballo, el olor del caballo, los trajes. Eso es mucho mejor que la pantalla azul (sobreimpresiones)”.

“Es cierto que todo esto, con ser sumamente desagradable, te hace sentir mucho más próximo al personaje, te acostumbras al final y te ayuda en tu interpretación”, apunta Payne, que pasadas las dos de la tarde pide un café, provocando las risas del equipo español que le informa de que, en España, a esa hora se suele tomar el aperitivo.

“Si no estuviera trabajando, ya me tomaría mi caña y mi tapita”, responde, prudente, Payne.

En este punto, el director de la película que es un alemán (muy alemán, según sus colaboradores), desvela que, aunque se llevaron bien en todo el rodaje, hubo un momento “de conflicto”.

El director presenta a los protagonistas en lugares y ambientes mugrientos. EFE

El director presenta a los protagonistas en lugares y ambientes mugrientos. EFE.

“Los de maquillaje le dijeron que en el siglo XI todo el mundo tenía una dentadura fatal y no esos dientes blancos y perfectos de Tom, por lo que necesitaba prótesis de plástico, pero él no quería, decía: ‘¡por favor, por favor!’, y al final tuvimos que confiar en que el resto de porquería que lo rodeaba hiciera olvidar esta ‘libertad narrativa‘”, se ríe Solzl.

A Emma Riggby, la protagonista femenina, “también le dejastéis tener los dientes blancos”, se chiva Payne: “Si no me hubieran consentido a mi, hubiéramos parecido la bella y la bestia”, afirma, abriendo mucho unos increíbles ojos azules.

Ojos que, ciertamente, hacen olvidar el resto de mugre de su caracterización y disminuyen considerablemente la preocupación por la falta de higiene. EFE.

Efe Estilo en Twitter
Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies