• mas infoAdriana Ugarte (Sira Quiroga) en una escena de "El tiempo entre costuras".BOOMERANG TVAdriana Ugarte (Sira Quiroga) en una escena de "El tiempo entre costuras".BOOMERANG TVAdriana Ugarte (Sira Quiroga) en una escena de "El tiempo entre costuras".BOOMERANG TV
Adriana Ugarte (Sira Quiroga) en una escena de "El tiempo entre costuras".BOOMERANG TV
La moda reescribe en la serie la historia de España

Las costuras con alma que arrasan los lunes

La ingenuidad inicial de Sira Quiroga (Adriana Ugarte) en “El tiempo entre costuras” y su evolución se refleja en el vestuario diseñado por la alemana Bina Daigeler

Madrid (EFE).- La ingenuidad inicial de Sira Quiroga (Adriana Ugarte) en “El tiempo entre costuras” evoluciona hacia una abrumadora seguridad, fruto de un desengaño. Esa mutación, motivada también por la dificultad de sobrevivir en un país extranjero, se refleja en el vestuario diseñado por la alemana Bina Daigeler.

Una escena de "El tiempo entre costuras"/BOOMERANG TV

Una escena de “El tiempo entre costuras”/BOOMERANG TV

El hilo argumental de la serie que desbancó a “Isabel” (La 1) el pasado lunes se mueve entre el drama, el amor y la necesidad de sobreponerse a los obstáculos, por muy abruptos que se presenten.

Vestidos que definen estados de ánimo

El perfil de Sira Quiroga, una modista madrileña que acaba desempeñando tareas de espionaje para los ingleses, se transforma a lo largo de la serie, a la vez que los vestidos que definen sus estados de ánimo

Una escena de "El tiempo entre costuras"/BOOMERANG TV

Una escena de “El tiempo entre costuras”/BOOMERANG TV

La personalidad manipulable de la protagonista al inicio de la trama, basada en la novela homónima de María Dueñas, encaja bien con los trajes sencillos y discretos con los que la creadora Bina Daigeler colabora en la confección “de un carácter determinado”.

Después, en sus viajes a Marruecos y Portugal, Sira Quiroga se convierte en una mujer vital, moderna y renovada, así que su ropero refleja “esa nueva fuerza”, explica la diseñadora a Efe Estilo.

150 trajes nuevos y 1.200 alquilados

La artista alemana, con varias nominaciones a los Goya por su dirección en el vestuario de películas como “Todo sobre mi madre” (Almodóvar, 1999) y “Princesas” (León De Aranoa, 2005), ha trabajado con 150 trajes nuevos y 1.200 trajes alquilados para “amasar” el carisma de una mujer que huye del Madrid previo a la Guerra Civil con un novio que la abandona en Tánger, robándole todo su dinero.

Este mazazo emocional es el comienzo de una vida nueva que la reconducirá por caminos insospechados hasta convertirla en una espía con identidad marroquí. En este punto, el vestuario de “El tiempo entre costuras” se vuelve más fastuoso, ya que Sira Quiroga se meterá en la piel de una tangerina dispuesta a recabar información entre las clientas alemanas que acuden a su taller de moda.

Los turbantes, sombreros y trajes de seda se suceden en esta historia que guarda coherencia con los acontecimientos históricos y con el guardarropa de la época. “He consultado los libros de historia para no cometer ningún error”, confiesa la diseñadora, quien ha tenido especial dificultad con algunos bordados, sombreros y gasas, que requerían de especial cuidado y mimo.

La moda reescribe la historia de España

“La ternura” que ha dedicado a su trabajo se ha complementado con la inspiración en revistas, fotografías de la época y diseñadoras como Chanel.

“El tiempo entre costuras” relata la osadía de una modista hecha a sí misma que se ve obligada a abandonar su afable identidad para descubrir su verdadero yo en un mundo en el que la moda y los acontecimientos reescriben la historia de España.

Adriana Ugarte en una escena ambientada en Marruecos /BOOMERANG TV

Adriana Ugarte en una escena ambientada en Marruecos /BOOMERANG TV

La teleserie de Antena 3 da testimonio de una vida cualquiera que recorre distintos escenarios de España, Marruecos y Portugal hasta regresar a un país donde el color de las prendas toma el mismo tono grisáceo y austero de las calles y de las almas sumidas en la dureza y el conservadurismo de la dictadura franquista.

Bina Daigeler colabora en esta superproducción con un vestuario que consigue reflejar “la vitalidad y la fuerza” de Sira Quiroga, pero, además, en este año de trabajo ha logrado que el público -cinco millones de espectadores en el primer capítulo- quede anonadado no solo con la belleza de Adriana Ugarte, las exóticas ubicaciones y la complejidad de la trama, sino también con el estilo de Sira Quiroga.

La intérprete principal, Adriana Ugarte, inmersa en el diseño de una línea de lencería con encajes antiguos que verá la luz a finales de año, ha alabado la labor de la diseñadora y el matiz “conmovedor” de cada prenda. En especial, ha agradecido la comodidad de los zapatos de tacón Unisa, que le han permitido “salir ilesa” de escenas en las que había muchas carreras. EFE

 

Tagged with: ,
Posted in Cine&tv

Lo más en EFE Estilo
  • Visto
  • Nube de tags

Madrid (EFE).- La ingenuidad inicial de Sira Quiroga (Adriana Ugarte) en “El tiempo entre costuras” evoluciona hacia una abrumadora seguridad, fruto de un desengaño. Esa mutación, motivada también por la dificultad de sobrevivir en un país extranjero, se refleja en el vestuario diseñado por la alemana Bina Daigeler.

Una escena de "El tiempo entre costuras"/BOOMERANG TV

Una escena de “El tiempo entre costuras”/BOOMERANG TV

El hilo argumental de la serie que desbancó a “Isabel” (La 1) el pasado lunes se mueve entre el drama, el amor y la necesidad de sobreponerse a los obstáculos, por muy abruptos que se presenten.

Vestidos que definen estados de ánimo

El perfil de Sira Quiroga, una modista madrileña que acaba desempeñando tareas de espionaje para los ingleses, se transforma a lo largo de la serie, a la vez que los vestidos que definen sus estados de ánimo

Una escena de "El tiempo entre costuras"/BOOMERANG TV

Una escena de “El tiempo entre costuras”/BOOMERANG TV

La personalidad manipulable de la protagonista al inicio de la trama, basada en la novela homónima de María Dueñas, encaja bien con los trajes sencillos y discretos con los que la creadora Bina Daigeler colabora en la confección “de un carácter determinado”.

Después, en sus viajes a Marruecos y Portugal, Sira Quiroga se convierte en una mujer vital, moderna y renovada, así que su ropero refleja “esa nueva fuerza”, explica la diseñadora a Efe Estilo.

150 trajes nuevos y 1.200 alquilados

La artista alemana, con varias nominaciones a los Goya por su dirección en el vestuario de películas como “Todo sobre mi madre” (Almodóvar, 1999) y “Princesas” (León De Aranoa, 2005), ha trabajado con 150 trajes nuevos y 1.200 trajes alquilados para “amasar” el carisma de una mujer que huye del Madrid previo a la Guerra Civil con un novio que la abandona en Tánger, robándole todo su dinero.

Este mazazo emocional es el comienzo de una vida nueva que la reconducirá por caminos insospechados hasta convertirla en una espía con identidad marroquí. En este punto, el vestuario de “El tiempo entre costuras” se vuelve más fastuoso, ya que Sira Quiroga se meterá en la piel de una tangerina dispuesta a recabar información entre las clientas alemanas que acuden a su taller de moda.

Los turbantes, sombreros y trajes de seda se suceden en esta historia que guarda coherencia con los acontecimientos históricos y con el guardarropa de la época. “He consultado los libros de historia para no cometer ningún error”, confiesa la diseñadora, quien ha tenido especial dificultad con algunos bordados, sombreros y gasas, que requerían de especial cuidado y mimo.

La moda reescribe la historia de España

“La ternura” que ha dedicado a su trabajo se ha complementado con la inspiración en revistas, fotografías de la época y diseñadoras como Chanel.

“El tiempo entre costuras” relata la osadía de una modista hecha a sí misma que se ve obligada a abandonar su afable identidad para descubrir su verdadero yo en un mundo en el que la moda y los acontecimientos reescriben la historia de España.

Adriana Ugarte en una escena ambientada en Marruecos /BOOMERANG TV

Adriana Ugarte en una escena ambientada en Marruecos /BOOMERANG TV

La teleserie de Antena 3 da testimonio de una vida cualquiera que recorre distintos escenarios de España, Marruecos y Portugal hasta regresar a un país donde el color de las prendas toma el mismo tono grisáceo y austero de las calles y de las almas sumidas en la dureza y el conservadurismo de la dictadura franquista.

Bina Daigeler colabora en esta superproducción con un vestuario que consigue reflejar “la vitalidad y la fuerza” de Sira Quiroga, pero, además, en este año de trabajo ha logrado que el público -cinco millones de espectadores en el primer capítulo- quede anonadado no solo con la belleza de Adriana Ugarte, las exóticas ubicaciones y la complejidad de la trama, sino también con el estilo de Sira Quiroga.

La intérprete principal, Adriana Ugarte, inmersa en el diseño de una línea de lencería con encajes antiguos que verá la luz a finales de año, ha alabado la labor de la diseñadora y el matiz “conmovedor” de cada prenda. En especial, ha agradecido la comodidad de los zapatos de tacón Unisa, que le han permitido “salir ilesa” de escenas en las que había muchas carreras. EFE

 

Efe Estilo en Twitter
Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies