• mas infoDos mujeres vietnamitas charlan en el mercado Hoi An (en el centro de Vietnam) sin desprenderse de sus mascarillas y cubiertas con sombrerosDos mujeres vietnamitas charlan  en el mercado Hoi An (en el centro de Vietnam) sin desprenderse de sus mascarillas.EFE/LCDos mujeres vietnamitas charlan en el mercado Hoi An (en el centro de Vietnam) sin desprenderse de sus mascarillas.EFE/LC
  • mas infoUna mujer vietnamita conduce su ciclomotor en la ciudad de Ho Chi Min cubierta de la cabeza a los piesANTIFACES CONTRA EL SOL EN VIETNAMUna mujer vietnamita conduce su ciclomotor en la ciudad de Ho Chi Min cubierta de la cabeza a los pies.EFE/LC
Dos mujeres vietnamitas charlan  en el mercado Hoi An (en el centro de Vietnam) sin desprenderse de sus mascarillas.EFE/LCUna mujer vietnamita conduce su ciclomotor en la ciudad de Ho Chi Min cubierta de la cabeza a los pies.EFE/LC
De las sombrillas de las emperatrices a las mascarillas actuales

Antifaces contra el sol en Vietnam

Tapadas de pies a cabeza. Así salen a la calle la mayoría de mujeres vietnamitas, sobre todo las jóvenes, que han decidido encerrarse en un burka voluntario para protegerse, no de las miradas de los hombres, sino de los rayos del sol

Hanoi (EFE).- Tapadas de pies a cabeza. Así salen a la calle la mayoría de mujeres vietnamitas, sobre todo las jóvenes, que han decidido encerrarse en un burka voluntario para protegerse, no de las miradas de los hombres, sino de los rayos del sol.

Las mujeres vietnamitas comparten con sus congéneres asiáticas la obsesión por una piel blanca y sin manchas, ya que, como pasaba hace siglos, sigue siendo sinónimo de elegancia y distinción y se asocia a las clases altas, que nunca necesitaron trabajar a pleno sol y por tanto siempre lucieron una piel transparente.

Los imprescindibles

Para trabajar en los arrozales o simplemente andar por las calles de un país donde el sol es abrasador es imprescindible un sombrero que te proteja. Ninguno mejor que el tradicional sombrero cónico vietnamita, el Nón Lá, que el periodista Fowler creado por Graham Greene para “El americano impasible” asociaba con los moluscos.

Hecho de hojas y cortezas de árboles enhebradas, es extremadamente ligero y fresco, deja pasar el aire y proporciona abundante sombra. Como, además, está barnizado es impermeable y también protege de la lluvia.

Un icono unisex

Sirve tanto para hombres como para mujeres, sobre todo en el centro y el sur de país, para trabajar en el campo o pasear por la ciudad y se ha convertido en uno de los iconos del país.

Pero la piel asiática genera más melanina que la caucásica y, por lo tanto, se broncea con más facilidad. Es una piel muy diferente a la blanca, con sus pros y sus contras. A las asiáticas la piel se les arruga más tarde, pero a cambio se llenan de manchas antes que las occidentales.

El concepto de belleza en Oriente y en Occidente es muy diferente, pero la lucha por alcanzarla ocupa y esclaviza por igual a las mujeres de ambos territorios.

Aunque las occidentales hemos empezado a temer el sol y a protegernos, estar bronceada sigue siendo sinónimo de estar más favorecida y guapa. En Asia es todo lo contrario y prueba de ello es que el uso de blanqueadores de piel se ha disparado y ha entrado a formar parte del neceser básico de belleza.

En Oriente, al contrario que en Occidente ,  el uso de blanqueadores de piel se ha disparado

 

El antes y el después de la gripe aviar

Las hermosas sombrillas pasaron a la historia con las últimas emperatrices chinas, que reinaron en Vietnam hasta mediados del siglo XIX, porque hasta que la gripe aviar hizo su aparición en Vietnam y, con ella, el uso masivo de mascarillas, las vietnamitas se protegían del sol con su hermoso sombrero cónico y con paraguas, que todavía se ven por la calle aunque en manos de mujeres maduras.

Fotografía de archivo de azafatas de la compañía aérea Cathay Paficic.EFE/Alex Hofford

Fotografía de archivo de varias azafatas de la compañía aérea Cathay Paficic.EFE/Alex Hofford

Desde que a principios de 2012 se detectaran casos de gripe aviar en Vietnam, las mascarillas se hicieron imprescindibles para evitar el contagio.

El miedo a la enfermedad hizo que las mascarillas fueran aumentando su tamaño hasta tapar todo el rostro a partir de los ojos.

Para gustos, colores

Una vez que pasó el peligro de contagio, las vietnamitas decidieron seguir utilizándolas para resguardarse del sol y hoy se pueden encontrar en cualquier bazar con estampados y colores variados para adecuarlos a la indumentaria. Son una parte más del estilismo, sobre todo de las jóvenes.

Como en Vietnam hay más motocicletas que coches y bicicletas y todos llevan casco, la mayoría de las chicas se protegen del sol con el casco, debajo del cual colocan un pañuelo para que les proteja el cuello tanto por delante como por detrás. A ello se suma la mascarilla, camisas de manga larga y unos guantes (sea invierno o verano). Naturalmente, pantalón o falda largos y, si es preciso, calcetines.

Si pasean por la ciudad o trabajan en el campo cambian el casco por el sombrero cónico o cualquier pamela, pero añaden asimismo la mascarilla y los guantes.

Y, como no, el abanico, imprescindible para aliviar el asfixiante calor tropical que tienen que soportar. No son una ni dos, son legión, es la mayoría. Chicas jóvenes y mujeres mayores huyen del sol como del diablo en una lucha diaria que las tiene atrapadas en un burka asfixiante, pero, y esto es lo importante, voluntario.

 

Posted in Tendencias

Efe Estilo en Twitter
EFEverdeEFEagroEFEempresasbanner_EFEtur300x125
Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies