Por la joyería han pasado chatones de la reina Victoria Eugenia y una corona ducal

Bárcena, el universo de la joya antigua

El gemólogo Ernesto Gutiérrez, más anticuario que joyero, abandera en España, el universo de la joya antigua a los mandos de Bárcena

Madrid, (EFE).- El gemólogo Ernesto Gutiérrez, más anticuario que joyero, abandera en España, el universo de la joya antigua a los mandos de Bárcena. Profesión que ha aprendido junto a su padre, Alfredo Gutiérrez, que a sus 70 años y en un segundo plano, sigue muy de cerca la evolución del negocio.

Una aventura que comenzó en la década de los 80 en una modesta tienda en el centro comercial Puerta de Toledo, en Madrid. Ahora, treinta años después, la firma Bárcena, joyería por la que han pasado chatones de la reina Victoria Eugenia y una corona ducal, se ha convertido en el joyero de cabecera de actrices, aristócratas y jóvenes que demandan piezas únicas y de calidad para lucir todos los días.

SORTIJA DECÓ DE ORO Y BRILLANES/ BÁRCENA

Brazalete de  oro, plata, esmalte azul y brillantes.S.XIX / BÁRCENA

EFE ESTILO— ¿Cuál es el origen de las joyas antiguas que habitan en las vitrinas de Bárcena?.

ERNESTO GUTIÉRREZ– Por lo general, son de personas que han heredado piezas y desean venderlas, bien por necesidad económica o bien porque no son de su gusto. También las hay que las ponen en venta para evitar disputas familiares. Otra vía para nutrir nuestros escaparates son las subastas, los anticuarios, otros joyeros y señoras, sin herederos, que venden sus joyas para disfrutar del dinero en vida.

EE— ¿Qué es tendencia hoy?.

EG— La joyería está influenciada por el mundo de la moda, por las pasarelas internacionales. Y siguiendo su estela se llevan las piezas grandes y coloridas, las flores, los insectos, las cruces inspiradas en el siglo XVII y las coronas medievales.

EE— ¿Qué tipo de joya se demanda?.

EG— Sobre todo piezas para regalo y toda la joyería que acompaña a las novias, desde el anillo de pedida hasta los pendientes de boda, pasando por los aderezos de las madrinas. Ahora se ve que hay mucho interés por las pulseras y los broches.

EE— ¿Existen tendencias dentro de la joya antigua?.

EG— Sí, la joya antigua vive junto al latido de la moda. Por ejemplo, si la firma Dolce&Gabanna sube a la pasarela collares dorados y brocados, la clienta demanda justamente eso. Es más, con motivo de la película del “Gran Gatsby”, se hizo una fiesta en España y hubo clientes que vinieron a por joyas de los años 20 para lucir en ese evento.

EE— ¿Qué les diferencia de los demás?.

EG— Nuestra gran baza es que abarcamos joyas desde el Renacimiento hasta los años 50, un abanico de estilos y épocas en el que es fácil encontrar piezas de máxima tendencia.

EE— ¿Cómo se valora la joya antigua?.

EG– Se valora el conjunto en sí. Además de los materiales y piedras preciosas que dan un valor intrínseco a la joya, la rareza, la firma del orfebre y los punzones con los que ha sido tallada.

EE— ¿Tienen más valor las joyas antiguas que las nuevas?.

EG— Si las tuviéramos que hacer ahora, indudablemente su valor sería mucho más, son piezas realizadas a mano con una técnica de orfebrería exquisita. Ya casi no existen orfebres que hagan trabajos de estas características. Ahora la mayoría de las piezas, salvo excepciones, son fabricadas en serie.

EE— ¿Por qué se compra una joya usada?.

EG— Porque son piezas únicas, la gente busca esa diferencia. El diseño de la joya antigua no se encuentra en la moderna. A las piezas antiguas hay que llegar, el comprador de joya antigua ha sido un comprador de joya moderno que busca algo más.

Sortija Decó de onix y brillantes/BÁRCENA

Sortija Decó de platino, onix y brillantes/BÁRCENA

EE— ¿Tiene piezas que han pertenecido a familias aristocráticas?.

EG– No lo sé, a Bárcena llegan los herederos y desean permanecer en el anonimato, más si es un persona de la nobleza. En las subastas se suele saber de quien son las joyas, porque se les da un valor añadido, pero por nuestras manos han llegado a pasar una corona ducal española y un chatón que perteneció a la Reina Victoria Eugenia.

EE— ¿Cuáles son sus joyas favoritas?.

EG– Las de la época Art-Decó, me gustan las líneas rectas y sencillas.

EE— ¿Tiene en la retina una pieza que le haya costado vender?

EG— Si, hay piezas que sí y otras que no he vendido porque son del Renacimiento y las atesoro con la idea de hacer una exposición o un libro. Vendo piezas, no soy coleccionista. En este mundo hay una máxima: vende y arrepiéntete, pero vende.

EE— ¿Compra joyas en función de la demanda o de su propio gusto?.

EG— Adquiero las cosas que me gustan y que tienen calidad. Estudio los materiales y si la pieza me enamora la compro, son impulsos.

EE— ¿Tras más de veinte años estudiando la joya antigua, se ha planteado hacer joyas propias?.

EG— No, ojalá supiese diseñar. Me nutro del trabajo de otros.

Anillo de serpiente art decó/BÁRCENA

Brazalete de serpiente art decó de oro, plata y brillantes. S.XIX/BÁRCENA

EE— ¿La crisis también afecta a la joyería?.

EG— Sí, claro que sí, aunque también hay personas que ahora invierten en piezas únicas.

EE— ¿A qué joyero admira?.

EG— Admiro a Cartier, ha creado un precedente en la evolución de la joyería. Esta firma ha ido siempre por delante, ha creado tendencia.

EE— De las joyas de las Casas Reales europeas, ¿Cuáles le gustan?.

EG— No tengo muy estudiados a los joyeros reales, pero la corona inglesa tiene un buen arsenal y la holandesa, últimamente, también ha exhibido una colección muy buena. España posee un joyero modesto y contenido, pero cuenta con maravillosa tiaras. EFE

 

 

Tagged with:
Posted in Moda

Efe Estilo en Twitter
EFEEMPRESASEFEturPractica españolEFEagro
Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies