Tres años de investigación, muchos kilómetros de por medio y la necesidad de dar visibilidad y poner en valor a la artesanía española. La FábricTres años de investigación, muchos kilómetros de por medio y la necesidad de dar visibilidad y poner en valor a la artesanía española. La Fábrica/EFE

Artesanos en España: el poder de las manos

Los artesanos recorren nuestra geografía en todas direcciones, guardianes del buen hacer tradicional, donde las manos y las materias primas marcan el compás de oficios en peligro de extinción

Madrid, may (EFE).- Manos, delicadas, fuertes, intensas para expresar sentimientos, expertas para manejar materiales con los que crear piezas únicas, obras de arte del diseño y de la artesanía de oficios casi olvidados, que se resisten a desaparecer y que se actualizan con aportaciones de nuevos diseñadores.

Tres años de investigación, muchos kilómetros de por medio y la necesidad de dar visibilidad y poner en valor a los artesanos de España es lo que ha llevado a Macarena Navarro-Reverter a escribir “España a mano” (La Fábrica), una guía en la que traslada a través de nueve sectores el buen hacer de los artesanos de norte a sur, de este a oeste.

artesanos espana

La cantante estadounidense Madonna posa con un traje de inspiración torera a su llegada a la 57 edición de los premios Grammy en el Staples Center de Los Ángeles, California (EEUU), febrero de 2015. EFE/Michael Nelson

Artesanos en España

La cerámica, el textil, el metal, la piedra, la piel, el vidrio, la gastronomía, la madera y las fibras naturales son los sectores que demuestran que artesanía está en una empanada de Pontevedra o los encurtidos del mercado de Vallecas (Madrid); en una boina o un boto campero; del mármol al virtuosismo necesario para trabajar el vidrio.

“El libro contiene el componente social de proteger unos oficios que están desapareciendo y el espíritu viajero de descubrirlos en cada destino”, indica en una entrevista a Efe Macarena Navarro.

“Mientras que en Europa la artesanía está considerada como un producto de lujo, en España lo asociamos al folclore y a mercadillo de “hippies”, comenta la autora del libro, que advierte de que en algunos de los casos “solo hay una tercera generación que controla el oficio y que no tiene continuidad con lo que puede llegar a desaparecer”.

El libro ensalza los valores de los artesanos, su determinación ante las dificultades y a vivir creyendo en lo que hacen, aunque Navarro también destaca el error de algunos que no han sabido adaptarse a los nuevos tiempos. “Es difícil actualizar un producto que se ha quedado anticuado”, aunque es “necesario” para su supervivencia y “posible, porque algunos lo han hecho”.

artesanos espana

Tres años de investigación, muchos kilómetros de por medio y la necesidad de dar visibilidad y poner en valor a la artesanía española/EFE

Actualizarse o desaparecer

En paralelo a la crisis económica han surgido nuevos creadores que saben de diseño, pero no del oficios artesanos, lo que ha abierto sinergias en las que cada uno aporta lo que sabe. El resultado, una maravilla de trabajo en común”, como es el caso del Centro Cerámico Talavera (Toledo) que colabora con la diseñadora de moda Ana Locking o con el interiorista Guille García de la Hoz. “Cuando la producción y el diseño se unen, se produce la magia”.

Surgen nuevos consumidores con nuevas demandas que avivan diseños y actualizan actividades, es el caso de Macael (Almería), una población dedicada al mármol, que después de la crisis de la construcción han reconvertido la piedra natural en vajillas para los mejores restaurantes.

artesanos espana

Tres años de investigación, muchos kilómetros de por medio y la necesidad de dar visibilidad y poner en valor a la artesanía española. La Fábrica/EFE

O el caso de La Macha, donde un bombero graba para la firma de joyería William Henry, pequeñas navajas con diseños exclusivos.

Una adaptación y renovación de actividad a la que se ha sumado Fernández y Roche, la casa sevillana creada en el XIX, la única integral de sombreros de España, en la que ahora casi el 70% de su producción va dirigida a suministrar sombreros la comunidad judía ortodoxa de Estados Unidos.

“Es difícil vivir de la artesanía y el libro es una manera de dar visibilidad a oficios a punto de desaparecer y a economías locales”, explica Macarena Navarro, quien apunta que la artesanía es cultura “como la gastronomía o un monumento y debemos aprovechar que somos un gran destino turístico para potenciarla”.

Una profesión de futuro

La escritora reclama formación para potenciar nuevas-antiguas profesiones como una “salida profesional” y la actualización del concepto artesanía. “La gente valora el precio de lo que compra, no la calidad”, señala.

El tiempo pasa y algunas tradiciones se pierden, lucir mantón de Manila ya no es tan habitual. La reina Letizia ha sabido adaptarlo, y en lugar de colocarlo sobre los hombros, ha optado por adaptarlo como falda o como vimos el verano de 2017, como vestido.

artesanos espana

Tres años de investigación, muchos kilómetros de por medio y la necesidad de dar visibilidad y poner en valor a la artesanía española/EFE

Ángeles Espinar es la única bordadora que ostenta la Medalla al Mérito de las Bellas Artes y emplea una media de seis meses en bordar a mano esta tradicional prenda. Su hija es la tercera generación de bordadoras que desde 1925 da vida a este oficio en su taller de Sevilla. “El cuarenta por ciento de su producción sale al extranjero”, cuenta Macarena Navarro.

Valorados más fuera que dentro

La investigadora se lamenta de que la artesanía española se valore más fuera que dentro de nuestras fronteras. “Los primeros botos camperos que lució Kate Middelton los confeccionó Manuel Cejudo en su taller de Huelva”, mientras que recuerda que Madonna recurrió al buen hacer de Daniel Roqueta para diseñar el traje taurino que lució en 2015 en el vídeo “You can dance”.

Firmas como Loewe, Dolce & Gabanna, Hermès o Carolina Herrera recurren a los artesanos españoles para decorar sus pieles, ponerle suela a sus alpargatas o a la dulzura del textil de Mantas de Ezcaray para confeccionar sus prendas.

“Nos hemos vuelto compulsivos comprando, porque como es barato, después lo tiramos”, comenta con cierta decepción Navarro, quien añade que los artesanos mantienen una “filosofía de la sostenibilidad, entendida desde el punto de vista ecológico al trabajar con medios naturales del entorno” y no introducir elementos tóxicos en sus creaciones.

El lujo se ha convertido en experiencias, por sencillas que nos parezcan. “Ya no es el oro por el oro.  El lujo es ir a un pueblo de Asturias y tomarte un queso de cabrales, rodeado de montañas. En ese momento estás viviendo un lujo.  El lujo es vivir en las emociones”, concluye Macarena Navarro-Reverter.

Talleres pequeños en los que el amor por el oficio nace y se preserva trabajando con elementos naturales. Piezas delicadas confeccionadas con manos diestras, minuciosas, a veces ajadas que dan visibilidad a oficios que hay que preservar. EFE

Tagged with: , , ,
Posted in Tendencias

Efe Estilo en Twitter
EFEverdeEFEagroEFEempresasbanner_EFEtur300x125
Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies