• Cedida por Ainhoa Sánchez. EFE.Cedida por Ainhoa Sánchez. EFE.
  • Cedida por Ainhoa Sánchez. EFE.
  • Cedida por Ainhoa Sánchez. EFE.
  • Cedida por Ainhoa Sánchez. EFE.
Cedida por Ainhoa Sánchez. EFE.Cedida por Ainhoa Sánchez. EFE.Cedida por Ainhoa Sánchez. EFE.Cedida por Ainhoa Sánchez. EFE.
"Wing walking" en España

Bailar entre nubes no es un sueño: la profesión de “wing walker”

Ainhoa Sánchez es la primera y única “wing walker” española; su misión, hacer piruetas y acrobacias a lomos de un avión

Madrid,  ene (EFE)- Ainhoa Sánchez es la primera y única “wing walker” española, y la promotora de que esta modalidad de circo aéreo se importe a España. A 600 metros de altitud ejecuta pasos de danza en la estructura de un avión, y así, entre el parabrisas y las alas del aparato, se convierte “casi en otra parte de él“, dice.

El “wing walking” o circo aéreo permitió a muchos pilotos de la Primera Guerra Mundial ganarse la vida realizando exhibiciones y acrobacias sobre las alas de los aviones, aunque hoy su práctica solo está regulada en seis países: Brasil, Estados Unidos, Canadá, Alemania, Suecia y Reino Unido, aunque España podría sumarse pronto.

Cedida por Ainhoa Sánchez. EFE.

Cedida por Ainhoa Sánchez. EFE.

“Es una sensación de libertad, como estar enamorado a lo bestia. Tu cuerpo segrega mucha adrenalina”, dice Ainhoa Sánchez

Ainhoa Sánchez trabaja junto a la fundación Infante de Orleans, un museo de aviones históricos en vuelo cuyo origen se remonta a 1984, para conseguir un patrocinador que sufrague los gastos de restauración de un biplano de madera y tela de los años treinta con el que podría realizar sus exhibiciones aéreas de “wing walking“, una modalidad en la que debutó hace un año en Irlanda.

Emoción en las alturas

A 240 kilómetros por hora, con el aire golpeándole de frente y el vacío extendiéndose a su alrededor, lo que menos siente es miedo: “Es una sensación de libertad, como estar enamorado a lo bestia. Tu cuerpo segrega mucha adrenalina, me convierto en un trozo más del avión”, dice esta madrileña en una entrevista con Efe Estilo.

Sánchez busca un patrocinador para restaurar un avión que le permita hacer exhibiciones de “wing walking” en España

En 2011, viajó a Reino Unido para experimentar el “wing walking”, una disciplina a la que se había acercado a través de vídeos y documentales, y cuando bajó del avión el piloto que había instruido el vuelo le hizo una oferta de trabajo.

Surgió entre ellos un flechazo profesional que ha permitido a Sánchez combinar sus dos pasiones, la aviación y la danza, aunque para lograr un espectáculo impoluto en las alturas, donde se desenvuelve como un pájaro, tiene que trabajar muy duro en tierra.

Durante varias horas al día, se entrena en circo, pilates y danza clásica, aunque no le puede dedicar a su formación física todo el tiempo que quisiera porque, además, trabaja desde hace años en una empresa de mantenimiento de aviones, un campo que le apasiona.

Solo un sueño: volar

Sánchez diseña sus propios trajes, a juego con los colores del avión

Su empeño en importar el “wing walking” a España, algo que logrará en cuanto un patrocinador se encargue de la restauración del avión en el que pretende subirse, no persigue un beneficio económico: “No me interesa ganar dinero, solo quiero volar”.

Si consigue finalmente formar un equipo acrobático con la fundación Infante de Orleans realizaría exhibiciones de “wing walking” en España, algo que, de momento, solo ha podido hacer en Reino Unido.

La estética supone una parte esencial en esta danza aérea con la que Ainhoa Sánchez surca el cielo, y es ella misma quien diseña sus trajes, siempre a juego con los colores del avión.

Las mallas que luce son de lycra, un material muy flexible, y bajo ellas esconde un mono de seguridad idéntico al que llevan los pilotos de la Fórmula 1, ignífugo y protector contra el frío.

El mimetismo entre Ainhoa Sánchez y el avión con el que ha volado hasta ahora es mágico; juntos, y conjuntados, atraviesan el cielo sin temor, solo abriendo las alas al mundo para que la vida, por un instante, parezca más diminuta desde la abrumadora inmensidad. EFE.

Cedida por Ainhoa Sánchez. EFE.

Cedida por Ainhoa Sánchez. EFE.

Posted in Personajes