• mas infoMICHELLE OBAMA, VESTIDA DE SPORT, BAILANDOEFE/OLIVIER DOUTIERRYEFE/OLIVIER DOUTIERRY
  • mas infoSORAYA SAINZ DE SANTAMARÍA EN UN ACTO ELECTORALLA VICEPRESIDENTA DEL GOBIERNO EN UN GESTO DIVERTIDOEFE/JJGUILLÉN
  • mas infoSANTOS BAILANDO EN UN ACTO ELECTORALJUAN MANUEL SANTOS BAILANDOEFE/MAURICIO DUEÑAS
  • mas infoEL MINISTRO DE ECUADOR BAILANDO AGARRADO CON UNA MUJERCORREA BAILANDO EN UN ACTO ELECTORALEFE/GUILLERMO LEGARIA
EFE/OLIVIER DOUTIERRYEFE/JJGUILLÉNEFE/MAURICIO DUEÑASEFE/GUILLERMO LEGARIA

¡Mira quién baila!

Soraya Sáenz de Santamaría y su baile nos traen a la memoria el ritmo de políticos como Barack Obama, Bill Clinton o Rafael Correa

Madrid 7 oct (EFE).- Los conocidos como “viernes de pasión” del Consejo de Ministros han dado paso a “¡Mira quién baila! en versión politizada y teniendo como protagonista a la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, quien ayer cambió la Moncloa por un plató de televisión y su adusto gesto por el baile de la temporada.

LA VICEPRESIDENTA DEL GOBIERNO HABLANDO POR TELÉFONO CON GAFAS DE SOL

EFE/JUANJO MARTÍN

Con vaqueros desgastados, zapatos de plataforma y chaqueta de terciopelo suelta, la vicepresidenta se marcó un baile en “El Hormiguero” que congregó ante la pantalla a más de 3,1 millones de espectadores, “minuto de oro” de la audiencia televisiva de la noche, en la que los televidentes demostraron estar deseosos de comprobar que la portavoz del Consejo de Ministros sabe cómo cambiar el paso.

En un ambiente distendido, no dudó en sacudirse la melena y repetir unos pasos que desarrolló con soltura y buen humor, demostrando que el baile es una de sus aficiones.

“Durante mucho tiempo ella ha sido la encargada de explicar noticias negativas, recortes” y ahora ha tenido la oportunidad de que se pueda distinguir entre “esta imagen seria e institucional y demostrar que también es una persona con aficiones”, asegura Toni Aira, director del Master en Comunicación Política e Institucional de IdEC de la Universidad Pompeu Fabra.

El profesor recuerda en tono humorístico que al hilo de las desfavorables noticias que tenía que transmitir la la vicepresidenta tras el Consejo de Ministros sus comparecencias se empezaron a denominar “viernes de pasión”.

Fuera de contexto

“El baile se relaciona con un momento de alegría y distensión y con él los políticos buscan sorprender y sacar de contexto su imagen”, dice Aira.

Y sin duda, Sáenz de Santamaría, se lo paso muy bien y no dudo en escribir un mensaje en su cuenta de Twitter, tras el programa: “Gracias al equipo de @El_Hormiguero y a todos por seguirme esta noche ¡Ha sido un placer! #SorayaEH”.

Cambiando el paso

 

Aira explica que los políticos tienen una imagen “distante y se desenvuelven con un tono y en escenografía institucional que tiene que ver poco con el día a día del resto de los ciudadanos”, una actitud que les aleja de quienes pretenden atraer.

“Estamos en una era de campaña permanente y los políticos están siempre en una clave de actuación”, y añade que cuanto más se acerca la fecha de las elecciones el esfuerzo por identificarse con el electorado es mayor.

El baile se relaciona con algo agradable, con un momento de ocio. “Se trata de transmitir empatía”, apunta Aira. “Nadie baila obligado”.

LA PRIMERA DAMA DE ESTADOS UNIDOS BAILANDO

EFE/OLIVIER DOUTIERRY

Los políticos buscan la humanización y normalización de su imagen pública, indica Toni Aira mientras recuerda cómo Bill Clinton y Al Gore bailaron al ritmo de “La Macarena” de “Los del Río”, en varias Convenciones Demócratas antes de ser reelegidos como presidente y vicepresidente de Estados Unidos en 1996.

“Los americanos son los que marcan la pauta y van más allá en la comunicación política, que llevan en va en paralelo a la tecnología”, explica.

La fórmula de integrar información y entretenimiento para llegar a las audiencias trae a la memoria la imagen sexy de Barak Obama, sin corbata, bailando en el programa de Elle DeGeneres, en el que también su esposa Michelle, cuya espontaneidad está fuera de toda duda, dio rienda suelta a su afición por el baile.

Sin ir más lejos en abril no dudó en subirse al escenario y bailar junto a los miembros del programa de televisión “Así que sabes bailar” (“So You Can Dance”, en inglés) durante la 137 edición de la carrera anual de los huevos de Pascua celebrada en la Casa Blanca, una imagen divertida que dio la vuelta al mundo.

¿Dónde está el límite? “En el ridículo y en hacer algo que parezca muy artificial”, advierte el comunicador.

Marcar los límites

El objetivo es transmitir una imagen fresca, “diferente y desenfadada”, más cuando el político está fuera de contexto frente a millones de telespectadores que vigilan sus gestos y generan audiencia.

El hecho de que Sáenz de Santamaría, “no haya bailado superperfecto, la ayuda más”, en un escenario en el que “todo está calculado y sus asesores miden con detalle qué puede sumar y qué restar a su imagen. En el caso de Soraya, sumaba”.

Cuando los expertos en comunicación intentan proyectar la imagen de un político siempre tienen presente hasta dónde puede llegar el candidato. “No todo el mundo puede hacer todo”, subraya.

“Los políticos son personas y, sin embargo, a veces parecen ‘aliens’, por ello, no dudan en mostrar aficiones que les acercan al resto de los mortales”, concluye Aira.

Ellos lo saben y así lo hizo el presidente ecuatoriano Fernando Correa o actual presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, durante sendos actos electorales antes de ser elegidos. EFE

 

Tagged with: , ,
Posted in Personajes

Efe Estilo en Twitter
EFEverdeEFEagroEFEempresasEfe salud
Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies