Brianda Fitz James, nieta de la duquesa de Alba, diseña un reloj para Swatch. S./EFEBrianda Fitz James, nieta de la duquesa de Alba, diseña un reloj para Swatch. S./EFE

Brianda Fitz James: “Cada año soy más feliz”

Brianda Fitz James Stuard ha dado su particular toque a un nuevo diseño de Swatch, un reloj con una imagen de leyenda y fantasía

Madrid, may 2017 (EFE).- Brianda Fitz James Stuard es nieta de la duquesa de Alba, hija Jacobo y Eugenia Fernández de Castro, diseñadora desde hace años a la que es imposible, a pesar de sus propios méritos, no mencionar tras su nombre su árbol genealógico.

Brianda Swatch

Brianda Fitz James, nieta de la duquesa de Alba, diseña un reloj para Swatch. S./EFE

Brianda Fitz James

Su nuevo trabajo es un diseño para la firma de relojes Swatch, dentro de la colección Pop, un encargo que surgió de un encuentro en la Bienal del Venecia, y que ha mantenido casi en “secreto” desde hace dos años. “No podía hablar de él y ahora parece que ha salido de la nada”, comenta satisfecha con el resultado.

Su vinculación con la firma, confiesa que le viene desde niña, momento en el que alguien le regalo uno de los icónicos relojes de la firma. Ahora le parece increíble ser ella la protagonista de un diseño que tiene que ver con su afición a la literatura fantástica y a su fascinación por Melusine, hija de Elinás, rey de Escocia, y del hada Presina, mitad mujer y mitad serpiente. Fantasía y elegancia a partes iguales.

“Para crearlo pensé en cosas que me entusiasmaran de pequeña y rápido encontré esta historia que me atraía tanto cuando era niña”, comenta. Advierte que para ella el tiempo es “fascinante. Unas veces pasa muy rápido, tanto que no te das ni cuenta”.

Brianda Swatch

Brianda Fitz James, nieta de la duquesa de Alba, diseña un reloj para Swatch. S./EFE

Advierte de su obsesión por los animales, “mi casa parecía un zoologico”, comenta al contar los ocho gatos y tres perros que había en ella, quizá haya sido una influencia determinante para decantarse por el mito de Melusine. “Ella es todo un secreto, rara y misteriosa”.

Brianda se licenció en diseño de moda a los 21 años, “muy joven”, aunque su sueño era estar vinculada a las Bellas Artes, una razón que la llevó hasta Nueva York a estudiar pintura. Al volver, trabajó creando estampados en “La casita de Wendy”  y de ahí surgió su propia firma que más que encaminada a la moda, la dirigió hacia la ilustración y la creación de estampados.

“Lo raro hubiera sido que dijera que quería ser abogada”, dice la diseñadora

Asegura que la influencia familiar la ha llevado a desarrollar esa vena creativa que va ampliandose. “Lo raro hubiera sido que dijera que quería ser abogada”. “Mi trayectoria no ha sido una sorpresa” para su familia, dice, mientras recuerda como confeccionaba portadas de libros junto a su hermano o sus ratos de dibujo cuando eran niños.

Se reconoce bastante “contenta” de llegar hasta donde está. “Cada año soy más feliz y consigo lo que me propongo”. Entre sus proyectos más próximos está la edición de un libro de literatura infantil, su primer proyecto con las letras que le llena de ilusión, y algún otro del que prefiere no hablar “porque se gafa”, comenta entre sonrisas. EFE

 

Tagged with: ,
Posted in Personajes

Efe Estilo en Twitter
EFEverdeEFEagroEFEempresasEfe salud
Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies