Imagen de un miriñaque,  forma de falda amplia utilizada por las mujeres a lo largo del siglo XIX para resaltar su figura.EFE/Santi OteroImagen de un miriñaque, forma de falda amplia utilizada por las mujeres a lo largo del siglo XIX para resaltar su figura.EFE/Santi Otero
Un bifaz de medio millón de años, reflexión sobre la belleza

La búsqueda de la belleza desde el origen de la humanidad

Desde la simetría de un bifaz tallado por nuestros antepasados hace dos millones de años, a los cosméticos de última generación basados en células madre

Burgos (EFE).- La búsqueda de la belleza ha perseguido al ser humano desde sus orígenes, desde la simetría de un bifaz tallado por nuestros antepasados hace dos millones de años a los cosméticos de última generación basados en células madre, como se muestra en la exposición inaugurada hoy en el Museo de la Evolución Humana (MEH).

Bajo el título “La belleza, una búsqueda sin fin”, la exposición comisariada por Quionia Herrero plantea en Burgos un recorrido por este concepto ligado al pensamiento humano y a nuestra propia biología.

Naturaleza y matemáticas, vinculadas a las proporciones y la simetría

La naturaleza y las matemáticas, vinculadas a las proporciones y la simetría, han sido y son las claves de la belleza, según se puede apreciar en esta exposición.

Arranca con una explicación práctica de la “proporción áurea” que, según Herrero, muestra la atracción del hombre por el “equilibrio y la simetría”.

 La proporción áurea “muestra la atracción del hombre por el “equilibrio y la simetría”

Es algo que se remonta a nuestros antepasados más lejanos como desmuestran los bifaces de piedra tallados por el ‘Homo Ergaster’, que no eran más eficaces por tener esa forma simétrica pero que, por algún motivo y, seguramente, por esa búsqueda natural de la belleza, los tallaban así.

belleza-origen-humanidad

Fotografía de la exposición “La belleza, una búsqueda sin fin”. EFE/Santi Otero

En el Museo de la Evolución Humana, en cuya exposición permanente se muestra ‘Excalibur’, el bifaz de medio millón de años de antigüedad encontrado en los yacimientos de Atapuerca, no podía faltar una de estas piezas en la exposición sobre la belleza.

Esta piedra tallada es una de las 150 piezas de un muestrario que podrá verse hasta enero del 2014 para hacer reflexionar al visitante sobre el concepto de la belleza desde sus inicios hasta nuestros días.

A esa evolución pertenece la conocida como ‘Joya del Silo’, un brazalete de oro de la Edad del Bronce encontrada en la Sala del Caos de la Sierra de Atapuerca, declarada Patrimonio de la Humanidad, o una colección de collares egipcios y diademas romanas, de la colección de Raffel Pagés, que refleja cómo ha cambiado el modelo de las cosas que utilizamos para potenciar la belleza.

En este sentido, se muestra también a grandes rasgos la evolución de las prendas de vestir desde un típico traje “charro” tradicional de Salamanca a una túnica nigeriana propia del siglo XIX.

La importancia de la modificación del propio cuerpo como “lienzo”

Más allá de los objetos, Quionia Herrero ha señalado la importancia que ha tenido a lo largo de la evolución la modificación del propio cuerpo como “lienzo” sobre el que dibujar con distintos pigmentos que también se muestran en el MEH.

El análisis de la evolución de la cosmética permite comprender las claves de la belleza, ya que su propio término procede del “cosmos”, que los antiguos entendían como parte de un diálogo entre el hombre y el universo y no fue hasta el siglo XIV cuando se separó formalmente de la medicina.

Numerosas instituciones públicas y privadas han colaborado con la cesión de piezas para esta exposición temporal del MEH, que la empresa L’Oreal proyecta hacia el futuro con la presentación de algunas de sus últimas investigaciones con células madre e ingeniería de tejidos.

Cosmética en desarrollo sobre piel reconstruida

Con un guiño al químico francés Eugene Schueller, inventor del primer tinte sintético del cabello que dio origen a L’Oreal, la exposición muestra también un “kit de piel reconstruida” sobre la que se prueban en la actualidad los cosméticos en desarrollo.

La exposición “La belleza, una búsqueda sin fin” se enmarca en la celebración del tercer aniversario del MEH que han visitado ya más de 744.000 personas y que enlaza con los yacimientos de la sierra de Atapuerca donde este mes de julio se sigue excavando y rastreando a nuestros antepasados más antiguos. EFE

 

 

Tagged with:
Posted in Belleza

Efe Estilo en Twitter
EFEempresasEfe saludbanner_practica-español-300x125
Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies