EFE/CEDIDA POR PHOTOESPAÑAEFE/CEDIDA POR PHOTOESPAÑA
La primera retrospectiva del fotógrafo llega a España

Cecil Beaton, una mirada renacentista en PhotoEspaña

La belleza dominó su universo y la moda fue el vehículo que utilizó para plasmar los ideales estéticos que le convirtieron en uno de los fotógrafos más importantes del siglo XX

Madrid, jun (EFE).-  Cecil Beaton (Londres, 1904-Salisbury, 1980) sentó las bases de la fotografía actual con el empleo de espejos en el manejo de la luz o el mimo con el que trataba los fondos, que él mismo pintaba.

Fue un hombre del Renacimiento. Fotógrafo, dibujante, escenógrafo y diseñador de vestuario para el teatro y la gran pantalla, publicó 38 libros sobre fotografía y viajes, así como seis volúmenes de diarios. Una versatilidad que se advierte nada más adentrase en la primera retrospectiva dedicada al fotógrafo en España, gracias a la Fundación Canal y a PhotoEspaña.

Cecil Beaton, un artista del Renacimiento, por primera vez en PhotoEspaña

“Cecil Beaton. Mitos del siglo XX” muestra la agudeza visual y la creatividad de uno de los grandes artistas multidisciplinares contemporáneos que creó vanguardia e inmortalizó a iconos de la cultura, de la realeza, de la aristocracia europea o del mundo de Hollywood, en ambientes sofisticados y exquisitos, pero la valía de Beaton radica también en su propia reinvención.

cecil beaton photoespaña

El fotógrafo Cecil Beaton EFE/CEDIDA POR PHOTOESPAÑA

De su temprana pasión por la fotografía, que manifestaba retratando a su madre y a sus hermanas, a las que vestía con historiados trajes y hacía posar ante fondos elaborados por sí mismo, Beaton captó el mundo de su tiempo: de la diversión de las décadas de 1920 y 1930 a documentar horrores de la Segunda Guerra Mundial o a dejarse seducir por los activistas que agitaron Londres durante la década de 1960.

Y así, mientras en los años 30 refleja cierta influencia del surrealismo, en los 40 se sumerge (tomó más de diez mil fotografías, más que cualquier fotógrafo de la época) en la destrucción de la Segunda Guerra Mundial y dejó testimonio de la desolación en edificios derruidos, niños hospitalizados o recluidos en orfanatos, en un Londres asediado por los bombardeos, captado con un sentido de la composición que provoca una terrible belleza.

cecil beaton photoespaña

La actriz Marilyn Monroe retratada por Beaton EFE/CEDIDA POR PHOTOESPAÑA

La guerra hizo madurar a Beaton y marcó un punto de inflexión en su carrera. Su estilo de vida se sosegó y su fotografía abandonó los brillos y aderezos para dejar paso al retrato, el fuerte de esta exposición de fotografía que recoge 116 retratos a personajes del mundo del arte, la cultura, el cine, la moda, la sociedad y la política, aunque su labor como retratista comenzó mucho antes.

Beaton, que nació humilde y se hizo dandi genuino, a la medida de sus ideales estéticos, hizo de la belleza su universo y horizonte, por eso la muestra de PhotoEspaña le dedica un apartado a este concepto.

María Callas, Joan Crawford o Marilyn Monroe fueron retratadas por su objetivo en hoteles de Nueva York y sus fotos publicadas en revistas como Look, Illustrated, Harper’s Baazar o Vogue.

“Desde que tengo memoria he deseado ser bella. Mientras miraba las fotografías anoche, me di cuenta de que lo fue durante un tiempo y gracias a ti”, le declaró Hepburn, rendida a la maestría del fotógrafo inglés

Actrices y actores deseaban posar para él, como Gary Cooper o Buster Keaton, a los que Beaton alojaba ante fondos de escaleras de madera, la trastienda de los escenarios.

Musas como Greta Garbo, a quien le propuso matrimonio, o Audrey Hepburn a la que conoció cuando diseñó los decorados y el vestuario de la versión cinematográfica de My Fair Lady, y que le valió dos premios Óscar, que se sumarían al obtenido en 1957 por el vestuario de la película Gigi.

“Desde que tengo memoria he deseado ser bella. Mientras miraba las fotografías anoche, me di cuenta de que lo fue durante un tiempo y gracias a ti”, le declaró Hepburn, rendida a la maestría del fotógrafo inglés.

Y del cine al arte, la exposición de la Fundación Canal de Madrid incluye retratos de pintores como Pablo Picasso, Salvador Dalí o Francis Bacon; escultores como Henry Moore o Alberto Giacometti; músicos como Mick Jagger, Igor Stranvinsky o María Callas; bailarines como Rudolf Nureyev o Marta Graham; o escritores, poetas, filósofos, dramaturgos como Truman Capote o Jean Cocteau.

Llegó un momento en que su fama era tal que todo el mundo quería un retrato de Beaton. No hubo personalidad relevante que escapara al escrutinio de su cámara

Llegó un momento en que su fama era tal que todo el mundo quería un retrato de Beaton. No hubo personalidad relevante que escapara al escrutinio de su cámara.

Fotografió a los grandes iconos de la moda, como Elsa Schiaparelli, Coco Chanel, Diane Vreeland, Christian Dior o Cristóbal Balenciaga, del que dijo que era “un verdadero líder” y que sus vestidos nunca pasarían de moda “porque se apoyan en sólidos cimientos. Balenciaga es un español serio y abstemio, un arquitecto magistral que trabaja con líneas imperecederas”.

A los 30 años Beaton ya era el fotógrafo preferido del mundo de la moda y su objetivo seguía revelando personas debajo de los personajes.
La empresaria Helena Rubinstein, fundadora de la compañía de cosméticos homónima, o las supermodelos inglesas Leslie Lawson (Twiggy), Jean Schrimpton o Penélope Tree, modelo de Vogue y mus del fotógrafo David Bailey.

cecil beaton photoespaña

La baronesa Fiona Thyssen-Bornemisza EFE/CEDIDA POR PHOTOESPAÑA

Cecil Beaton, a quien sus orígenes de clase media siempre le hicieron sentirse inseguro y que huyó toda su vida de la educación popular que a sus ojos había recibido, su cámara le sirvió como tarjeta de visita para acceder a un mundo al que deseaba pertenecer y hacerse un hueco en él, y lo consiguió.

Fue el fotógrafo de boda de la millonaria norteamericana Wallis Simpson, divorciada dos veces, que se casó con Eduardo VIII de Inglaterra, quien dejó el trono por su amor.

Años más tarde volvería a palacio para retratar a la princesa Isabel (futura reina Isabel II) ante la cuna de su hijo, el príncipe Carlos, al que mira embelesada. Una conexión entre fotógrafo y retratada que le llevaría a realizar las fotografías oficiales de la coronación de Isabel II en 1953.

Fue el fotógrafo de boda de la millonaria norteamericana Wallis Simpson, divorciada dos veces, que se casó con Eduardo VIII de Inglaterra, quien dejó el trono por su amor

También posaron para él otros miembros de la realeza como la Reina Sofía o de la aristocracia, como la Duquesa de Alba o la baronesa Fiona Thyssen-Bornemisza, una de las modelos más populares e icónicas de su época. Era una de las favoritas de Beaton.

La lista es eterna: personalidades como Jaqueline Kennedy, el torero Luis Miguel “Domínguín”, Sir Winston Churchill o el general Eisenhower dan cuenta del monumental corpus fotográfico del artista que hizo de la apreciación de la belleza la máxima de su existencia.
“La belleza es la palabra más importante del diccionario. Es sinónimo de perfección, esfuerzo, verdad, bondad”, decía y así la vivía.EFE

Tagged with: , , ,
Posted in Personajes

Efe Estilo en Twitter
EFEverdeEFEagroEFEempresasEfe salud
Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies