La tecnología llega hasta el origen mismo de una prenda: la creatividad. EFE/Caroline BlumbergLa tecnología llega hasta el origen mismo de una prenda: la creatividad. EFE/Caroline Blumberg

Neuronas virtuales para diseñar moda

No sabemos cómo será la moda del futuro, pero sí los cerebros que la diseñarán. ¿Tiene la mente humana los días contados en el sector textil?

Madrid, may 2018 (EFE).- Primero fueron los “wearables” y los tejidos inteligentes y, ahora, el matrimonio entre la moda y la tecnología concibe a diseñadores virtuales. Sistemas de inteligencia artificial capaces de analizar millones de datos e interiorizar capacidades humanas, con las que diseñan moda y asesoran en estilo.

Parecía que todo lo que necesitaba un diseñador para llegar alto era creatividad, visión comercial y un buen respaldo económico. Pero la inteligencia artificial se posiciona, poco a poco, como la nueva herramienta imprescindible para responder a la eterna pregunta: ¿qué quiere de verdad el consumidor?

Inteligencia Artificial, una diseñadora a la que seguir muy de cerca

En estos sistemas ya trabajan empresas como MiEscaparate, StyleSage o IBM, reunidas en Campus Madrid para la cuarta edición de EcommFashion. Un evento organizado por Fashionbiz 2.0 que fomenta el encuentro entre tecnología y moda, cuyas fronteras están cada vez más difusas.

“El reto siempre ha sido mejorar nuestras capacidades y superar nuestros límites, pero si podemos crear algo que lo hace todo mucho mejor que nosotros, ¿por qué no hacerlo?”, planteaba Jaime Calero, consultor de firmas de retail y viaje en IBM iX.

Su sistema de Inteligencia Artificial, que se llama Watson, es capaz de replicar capacidades humanas como el habla, la escucha, la lectura, la vista o la conversación, y combinarlas con el análisis de patrones como el tono de voz o el sentimiento implícito de lo que dice una persona, para responder en consecuencia.

disenar moda

La tecnología llega hasta el origen mismo de una prenda: la creatividad. EFE/Erik S. Lesser

Entre sus aplicaciones, Watson puede dar soporte a una de las fases más complejas del diseño de moda: la búsqueda de inspiración. Para ello, analiza bases de datos de moda y realiza recomendaciones, por ejemplo, sobre el patrón más popular en la última temporada o el color Pantone que triunfó la década pasada.

Watson también puede ejercer de dependiente virtual. De hecho, nació para encontrar en Internet una prenda determinada cuando el cliente no puede contar con la comunicación directa con otro ser humano. Cuesta imaginar que el buscador de una tienda “online” sea capaz de responder a una petición como: “Necesito una chaqueta para viajar a Patagonia en abril del año que viene”. Pero es posible.

Diseñar moda según el Big Data

La búsqueda de tendencias comerciales y el análisis de mercado es la especialidad del sistema creado por StyleSage, una plataforma de Big Data orientada a la analítica de moda.

Su aliada es una técnica de Inteligencia Artificial conocida como “Aprendizaje Supervisado”, que consiste en la creación de “redes neuronales profundas en las que cada neurona es como una cebolla, con capas que imitan capacidades humanas”, explica Francisco Javier Ordóñez, científico de datos de la empresa.

“El reto siempre ha sido mejorar nuestras capacidades y superar nuestros límites, pero si podemos crear algo que lo hace todo mucho mejor que nosotros, ¿por qué no hacerlo?”, planteaba Jaime Calero

La primera capa se corresponde con la vista, que permite al sistema “ver” si el producto mostrado es una chaqueta o un pantalón, si tiene el cuello mao, manga de murciélago, y cualquier otro atributo que una persona pueda distinguir.

O, mejor dicho, más atributos de los que el mayor experto en moda sería capaz de identificar, porque el sistema de StyleSage obtiene su conocimiento de una base de más de 300 millones de prendas, con un incremento de un millón semanal. Que tiemble Ana Wintour.

De cerebros digitales a personal shoppers

Estos asistentes digitales son la cara empresarial de una tecnología que también vive en aplicaciones móviles. Es el caso de Mi Escaparate, una start-up española cuyo software inteligente rastrea las tiendas y encuentra ropa similar a la prenda subida por el usuario.

La tecnología llega hasta el origen mismo de una prenda: la creatividad. EFE/Caroline Blumberg

Aunque seguramente no pueda dar con trajes parecidos al “look” papal de Rihanna en el MET Gala, sí hará lo propio con esos zapatos que has visto en el metro o ese abrigo de lujo que, confías, debe tener una copia “low cost” en algún recodo del gran armario que es Internet.

Jorge Ramírez y Alejandro Germán son los jóvenes detrás de esta útil aplicación que, tal como explican, nació y crece en una habitación con un ordenador personal normal y corriente.

Su caso es la prueba de que la Inteligencia Artificial está al alcance de cualquiera que maneje medianamente programación, gestión de big data y matemáticas. O, en su defecto, que tenga un amigo con esos conocimientos.

En cualquier caso, el bolsillo no es un impedimento para dar vida a una mente virtual y enseñarle todo lo que hay que saber sobre moda. Un sector donde la digitalización ya no solo difunde las tendencias, sino que también las crea. EFE

Tagged with: , ,
Posted in Moda

Efe Estilo en Twitter
EFEEMPRESASEFEturPractica españolEFEagro