Adriana Domínguez y Tamara Falcó/ VERÓNICA ZABALAAdriana Domínguez y Tamara Falcó/ VERÓNICA ZABALA
Por Vero Veritas

Dos rosas para un mismo rosal

Entre pétalos de rosas blancas y la mesa de un alquimista, Tamara Falcó desveló que no es macrobiótica como su madre y Anne Igartiburu anunció que dará las campanadas vestida de Caprile

Madrid (EFE).- Entre pétalos de rosas blancas y la mesa de un alquimista. Adolfo Domínguez, mejor dicho, su hija Adriana, presentó en su impresionante tienda de Serrano 5, “La Cristalización de la Rosa Blanca”. O lo que es lo mismo, su nueva esencia, hecha líquido entre un mar de deseos, que son los que han regado la planta desde que era semilla hasta convertirse en una hermosa flor.

Decoración inspirada en la nueva fragancia de Adriana Domínguez/ VERÓNICA ZABALA

Decoración inspirada en la nueva fragancia de Adriana Domínguez/ VERÓNICA ZABALA

Los invitados se sumergieron en este mundo, algo zen, que tanto le pega ahora a nuestra mística Tamara Falcó, tan etérea ella como la esencia. Dos rosas para un mismo rosal.

Delante de una inmensa mesa de comida macrobiótica, la misma que suelen servir en el restaurante que acoge el establecimiento en la tercera planta, la madrina de la velada desvelaba que ella no sigue esta dieta, a la que se ha hecho adicta su madre, Isabel, cada día más delgada.

Nuestra bloguera, Vero Veritas

Nuestra bloguera, Vero Veritas

La hija del marqués de Griñón no sabe si meterse a monja o seguir el camino de la maternidad. Lo que está claro es que no encuentra el amor carnal. Su máxima es Jesús, con el que ya se siente llena.

Decoración inspirada en la nueva fragancia de Adriana Domínguez/ VERÓNICA ZABALA

Decoración inspirada en la nueva fragancia de Adriana Domínguez/ VERÓNICA ZABALA

Boris Izaguirre y el atractivo Eduardo Noriega dieron cuenta del cátering por ella y sus compañeros, sin fijarse de que compartían mesa y mantel con una sofisticada Alejandra Conde. La hija del ex banquero, heredera de los ojos maternos, es de las que les gusta la discreción. No pasó ni por photocall, aunque su look era más apropiado que el de otras invitadas, a las que Rupert dejó hechas un calvario de extensiones y pelo enredado.

Huyendo de otros enredos, los de la familia de Alba, se mostraron Genovena Casanova y María Eugenia Fernández de Castro, que fueron asaltadas para ver si confirmaban o desmentían que la ex de Cayetano no se habla con otra Eugenia, la duquesita de Montoro. Ambas se dieron mutis por el foro. Esquivaron el lío.

Anne Igartiburu durante el photocall /VERÓNICA ZABALA

Anne Igartiburu durante el photocall /VERÓNICA ZABALA

Entre los invitados a la convocatoria, perfectamente ejecutada por los relaciones públicas Ana Marchessi y Jacob Bendahan –dos cracks-, también estaba la actriz Esmeralda Moya, Juncal Rivero, Nerea Garmendia, Jesús Olmedo y Anne Igartiburu, quien adelantó que para las campanadas volverá a confiar en Caprile. Dará todo al rojo. Y acertará.

Tagged with:
Posted in Blogs

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies